Columnistas Ver todas las columnas

2018

"Así es la vida. Es frágil, preciosa e impredecible y cada día es un regalo, no derecho adquirido. Tengo 27 años. No me quiero ir. Amo mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero está todo fuera de mi control.", de Holly Butcher, una joven australiana que murió de cáncer el pasado 3 de enero.

Llega el año nuevo y nos embarcamos en 365 días para intentar cambiarlo todo. Sí, por lo menos por unas semanas, el espíritu del libro blanco de estos 12 meses nos invita a proponernos de todo tipo de cosas. Desde desafíos relacionados con la salud como hacer una dieta y hacer más ejercicio a cuestiones personales como utilizar mejor el tiempo libre, disfrutar más la vida, enojarse menos, y la lista sigue, interminable. Pero, ¿realmente nos proponemos todas estas cosas como si hoy fuera nuestro último día?

Es que pensamos en que la vida es eterna y que tendremos muchos años nuevos más por delante. Entonces, arrancamos los primeros días de enero con el nuevo calendario para "cambiar" todo lo que nos molesta, lo que nos hace mal, y nos olvidamos que no es una cuestión de "época del año" sino de actitud hacia la vida.

"(?) Todo es TAN insignificante cuando miras la vida como un todo. Estoy viendo mi cuerpo perderse justo delante de mis ojos sin nada que pueda hacer al respecto y todo lo que deseo por ahora es que pueda tener un cumpleaños o Navidad más con mi familia, o simplemente un día más con mi novio y mi perro. Sólo uno más", dice en su carta de despedida Holly Butcher.

"Solo quiero que la gente deje de preocuparse tanto por las tensiones pequeñas e insignificantes de la vida y traten de recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo, así que hagan lo que puedan para que su tiempo sea digno y grandioso, sin mierda", continua diciendo en su carta donde intenta hacernos ver que la vida es algo finito y que cada momento es importante. No intentemos capturarlo en una máquina dice Butcher, sino apreciémoslo de verdad. Dejemos que nos llene.

"Además, recordá que si algo te está haciendo sentir mal, tenés el poder de cambiarlo: en el trabajo o en el amor, o lo que sea. Tené las agallas para cambiar. No sabés cuánto tiempo tenés en la Tierra, así que no lo desperdicies siendo miserable. Sé que eso se dice todo el tiempo, pero no podría ser más cierto".

Las palabras de esta joven seguramente las has escuchado en muchas ocasiones. Vivir el momento, algo que se repite constantemente pero que a la vez nos resulta muy difícil.

Butcher atravesó todo un proceso para llegar a su muerte. Ella sabía que se avecinaba y eso la hizo pensar en lo grandioso que es estar vivo. Quizás nosotros no sepamos cuando nos vamos, no sabemos la hora ni el día, esa es nuestra mayor incertidumbre. Pero sabemos que vendrá.
¿Estamos viviendo la vida que queremos? El calendario cambió, pero la vida es todos los días, sin importar la fecha. Algo en lo que pensar no hoy sino siempre. ¡Feliz 2018!

Para acceder a la carta completa de Holly Butcher ingresa a : https://www.clarin.com/sociedad/quedaba-ano-vida-carta-conmovio-mundo-27-anos-quiero-ir_0_HyN-lsAmG.html

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.