Columnistas Ver todas las columnas

La importancia de ser donante voluntario

La Dra. Vanina Verónica Cirelli pertenece al staff del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan. Estuvo en nuestra ciudad en el marco de la Campaña de Donación de Sangre realizada por la Fundación David Verón hace dos semanas. Durante una entrevista con diario El Entre Ríos, despejó algunas dudas sobre la donación voluntaria.
Dra. Vanina Verónica Cirelli
Foto: Dra. Vanina Verónica Cirelli
Primero digamos que estas campañas móviles del Banco de Sangre del Hospital Garrahan se realizan desde 2006. Recorren barrios de Capital Federal, Gran buenos Aires y algunas provincias. Desde 2011 casi todos los donantes del hospital son voluntarios. Un dato interesante es que el 80% de la sangre que abastece al hospital proviene de estas campañas. Gracias a eso a los familiares de los chiquitos que lo necesitan no se les pide dadores de sangre, algo muy importante, ya que el Garrahan es un hospital de referencia a nivel nacional, y muchas veces los pacientes llegan solo con su núcleo familiar más cercano y se les complica conseguir donantes.

A la vez, el hecho de ser donante voluntario crea conciencia en la población sobre la importancia de un acto tan noble, y de esa forma evitan omitir alguna información importante para cuidar su salud o la del receptor, como podría hacerlo alguien que se siente obligado a ser dar sangre porque se lo pidieron.

Esta campaña móvil es, sin dudas, un verdadero servicio extramuros. En lugar de esperar a que la gente vaya al hospital, los profesionales del Garrahan acercan el hospital a la gente, para cumplir un fin solidario que en ocasiones puede salvar la vida de una persona y en otras facilitar su recuperación.

-¿Cuáles son los principales temores de quien va a donar sangre?

-Hay muchos mitos más que temores. Uno de los más grandes, aunque ya no se escucha tanto, es si me contagio algo. Es imposible que un donante se contagie algo, porque son todos materiales descartables.

-Me imagino que los materiales (aguja y jeringa) se abren delante del paciente…

-Exactamente, así que imposible que se contagie algo. Otro de los grandes mitos es si me puede bajar la tensión, el peso, si puedo donar habiendo tenido determinadas enfermedades, por ejemplo si habiendo tenido hepatitis puedo o no donar…

-A ver, aclaremos.

-El criterio de selección de donantes fue cambiando a lo largo de los años y seguirá cambiando. El criterio actual establece que hay que tener entre 18 y 65 años de edad; los menores pueden donar desde los 16 siempre que vayan acompañados de uno de sus padres y preste el consentimiento; concurrir con DNI; que se encuentre bien de salud, que no haya estado cursando en la última semana alguna enfermedad infectocontagiosa (gripe, resfrío, gastroenteritis, por ejemplo); tiene que haber transcurrido al menos seis meses desde la última intervención quirúrgica o endoscopía; si tienen alguna enfermedad sistémica (como la diabetes), pueden donar sangre siempre y cuando no sean insulinodependientes.

-Sería la diabetes Tipo I conocida como Infantojuvenil.

-Exacto, porque para la donación el problema no es la enfermedad, sino la insulina. Por otra parte, si quien va a donar consume algún tipo de medicamento, hay que consultarlo con las instituciones. Hay algunas que han tenido inconvenientes. Nosotros no hemos tenido problemas; son pocos los medicamentos que ocasionan dificultad con la donación de sangre, y esto es a nivel internacional. Están fuera de los medicamentos habituales, son drogas más complejas. Tampoco tienen que tener enfermedades importantes en los órganos blanco, por ejemplo si alguien tuvo problemas de corazón, si tiene antecedentes de infarto, o problemas de vasos importantes que irrigan al corazón, al Sistema Nervioso Central, al hígado, al riñón, etc, no pueden donar sangre. Tampoco quienes tuvieron encefalopatías o ACV. Pero frente a enfermedades más comunes es importante que consulten porque en general pueden donar, como ocurre con la hipertensión arterial, siempre y cuando esté controlada.
Cuando el donante se acerca se le hacen muchas preguntas, destinadas a dos objetivos: preservar la salud del donante y la salud del paciente. Hay preguntas ordenadas de acuerdo a enfermedades que tiene en ese momento, para ver si con la donación le provocamos algún problema al donante; otras son para cuidado del paciente. Habíamos dicho que es imposible que el donante se contagie alguna enfermedad, pero el receptor sí, porque recibe un componente biológico de otra persona. Entonces, se toman muchos cuidados para tratar de disminuir en forma importante un contagio.

-Incluso digamos, creo que vale la aclaración, que más allá del cuestionario donde uno puede decir algo por error o incluso mentir, después a la sangre se la analiza minuciosamente.

-Para tratar de disminuir cualquier enfermedad a nivel transfusional se pueden llegar a tener un montón de recaudos. No existe la palabra evitar algún contagio, desgraciadamente. No es un problema de tecnología sino que es un tema de procedimientos. Con la suma de un montón de cuidados se disminuye la probabilidad. Parte de esos cuidados radica en las preguntas; por ejemplo una parte está relacionada a las relaciones sexuales de los donantes. Hay enfermedades como la Hepatitis B y el HIV que se contagian por esta vía. Si alguien estuvo en el último año en una situación de riesgo como para adquirir alguna de ellas, puede ser que no salga en los análisis de laboratorio, por eso es la entrevista tan rigurosa, y al final le explicamos qué significa el período de ventana. Por eso son tan importantes los donantes voluntarios; ellos han sido concientizados, saben en qué situaciones han estado expuestos al contagio de alguna enfermedad y que lo ideal es que en ese momento no donen y más adelante pueden hacerlo sin ningún problema.

-Una de esas situaciones de riesgo es haberse realizado un tatuaje.

-Tatuajes, piercing, acupuntura, haber estado en contacto con materiales cortopunzantes que a su vez pueden haber estado en contacto con sangre de otra persona.
En cuanto a los tatuajes o la acupuntura, si bien sabemos que actualmente las agujas son descartables, todavía no se ha cambiado desde el ministerio la norma de que tiene que haber pasado un año desde su realización para poder donar sangre.

-Quien tiene talasemia menor (conocida como Anemia Mediterránea) ¿Puede ser donante?

-De sangre, no. Sus glóbulos rojos son más chiquitos y duran menos de lo habitual. Su propio cuerpo está tratando de no estar nunca anémico, y para donar sangre no solo no hay que estar anémico, sino que hasta tienen que sobrar glóbulos. Son muy pocas las veces donde pueden tener valores adecuados para donar, pero no es recomendable, porque tienen una enfermedad de la sangre y lo único que estamos haciendo es provocarle todos los síntomas de la anemia. No está bueno para el paciente ni para el donante. Lo que si pueden donar es plaquetas.

-¿En la campaña acá en Colón realizan ese procedimiento?

-No, en las campañas móviles no porque no podemos trasladar las máquinas.

Los interesados en realizar una colecta de sangre en su lugar de trabajo, universidad, parroquia o ciudad, pueden comunicarse a promocion@garrahan.gov.ar o llamar al (011) 41226007.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.