Columnistas Ver todas las columnas

La Tierra, nuestro hogar común

Imagen de Globalvision.com
Foto: Imagen de Globalvision.com
«Conectar a las personas con la naturaleza», el tema del Día Mundial del Medio Ambiente 2017, nos anima a salir al aire libre y adentrarnos en los espacios naturales para apreciar su belleza y su valor, y a impulsar el llamamiento a la protección de la Tierra, nuestro hogar común.

El Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebró ayer 5 de junio, es el evento anual más importante para promover la acción en favor del medio ambiente.
En las últimas décadas, los avances científicos, junto con el aumento de los problemas ambientales —como el calentamiento de la Tierra—, nos están ayudando a entender las formas innumerables en que los sistemas naturales sostienen nuestra prosperidad y bienestar.

Por ejemplo, los océanos, bosques y suelos del planeta actúan a modo de enormes reservas de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano; los agricultores y pescadores aprovechan los recursos naturales de la superficie terrestre y submarina para suministrarnos alimentos; y los científicos desarrollan medicamentos a partir del material genético derivado de los millones de especies que componen la impresionante diversidad biológica de la Tierra.

Miles de millones de habitantes de las zonas rurales de todo el mundo pasan su jornada diaria «en conexión con la naturaleza» y son plenamente conscientes de que dependen del suministro de agua natural y de que la naturaleza les provea de su modo de subsistencia gracias a la fertilidad del suelo. Estas personas son quienes sufren primero las amenazas que los ecosistemas afrontan, ya se trate de la contaminación, del cambio climático o de la sobreexplotación.

Por lo general, es difícil asignar un valor monetario a los dones de la naturaleza. Como ocurre con el aire limpio, no solemos apreciarlos hasta que pasan a ser un bien escaso. No obstante, los economistas están desarrollando maneras de medir el valor multimillonario de los denominados «servicios de los ecosistemas», que abarcan desde la actividad de los insectos que polinizan los árboles frutales de los huertos californianos, hasta los beneficios espirituales, para la salud o en términos de ocio que aporta hacer senderismo por un valle del Himalaya, indican desde la Organización de las Naciones Unidas.
La destrucción de nuestros bosques
La deforestación es la pérdida o destrucción de los bosques naturales, principalmente debido a actividades humanas como la tala y quema de árboles para madera, la limpieza de la tierra para el pastoreo del ganado, habilitación de tierras para la agricultura, operaciones de minería, extracción de petróleo, construcción de presas, expansión de las ciudades u otros tipos de desarrollo y expansión de la población.

En definitiva, podríamos decir que la deforestación es la utilización y pérdida de los bosques para otros fines como agrícolas, industriales o urbanos.

De acuerdo con la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), se estima que 7,3 millones de hectáreas de bosques se pierden cada año.

Desde la era industrial, cerca de la mitad de los bosques originales del mundo han sido destruidos y se han puesto en peligro a millones de animales y seres vivos. A pesar de las mejoras en la educación, la información y el conocimiento general de la importancia de los bosques, la deforestación no se ha reducido mucho, y todavía hay muchas comunidades e individuos que destruyen las tierras forestales para su beneficio personal.

Los bosques cubren el 31% de la superficie terrestre de nuestro planeta. Producen oxígeno vital y proporcionar viviendas para las personas y la vida silvestre. Muchos de los animales más amenazados del mundo viven en los bosques, y 1,6 millones de personas dependen de los bosques que les ofrecen sus beneficios, incluyendo alimentos, agua potable, ropa, medicina tradicional y refugio.

La deforestación ha sido siempre una práctica de muchas comunidades en desarrollo y ha contribuido en gran medida a la civilización, tal como la conocemos hoy en día. Por desgracia, parte de los efectos nocivos de la deforestación es causada por la codicia, malas prácticas agrícolas y el abandono de los gobiernos.

Gran parte de la calidad de vida que disfrutamos, se la debemos a los bosques. También es el hogar de más de la mitad de todas las criaturas y organismos de nuestro planeta. Desde la comida a los medicamentos que pueden salvar vidas, los bosques dan a la humanidad una variedad de regalos que contribuyen en gran medida a nuestra calidad de vida actual.

Las principales consecuencias de la deforestación, según indica el sitio areaciencia.com, son:

-La pérdida de la biodiversidad. Esta es probablemente la consecuencia más grave de la deforestación. En pocas palabras, significa la destrucción y la extinción de muchas especies de plantas y animales, muchos de los cuales siguen siendo desconocidos y cuyos beneficios se quedarán sin descubrir.

-La desertización: Cuando se eliminan los bosques, la cobertura del suelo, que consiste principalmente en la vegetación, se elimina también. Esto deja el suelo desnudo y expuesto a condiciones extremas producidas por el calor del sol y el agua de lluvia, convirtiéndose en desierto. Los suelos forestales son húmedos, pero sin protección de los árboles que bloquean el sol se secan rápidamente. Los árboles también ayudan a perpetuar el ciclo del agua mediante la devolución de vapor de agua a la atmósfera. Sin árboles que cumplan esta misión, muchas tierras forestales puede convertirse rápidamente en desiertos estériles.

-Inundaciones: La deforestación puede dar lugar a cuencas que ya no son capaces de sostener y regular los flujos de agua de ríos y arroyos. Los árboles son muy eficaces en la absorción de grandes cantidades de agua, manteniendo la cantidad de agua en las cuencas hidrográficas a un nivel manejable. El bosque también sirve como cobertura contra la erosión. Una vez que el bosque desaparece, el agua puede dar lugar a inundaciones, muchas de los cuales han causado desastres en muchas partes del mundo.

-Desaparición de las selvas tropicales: Un estudio estima que si seguimos ha este ritmo de deforestación, las selvas tropicales podrían desaparecer por completo dentro de cien años.

-Cambio Climático: La deforestación también impulsa el cambio climático. Los árboles bloquean los rayos del sol durante el día y mantiene el calor durante la noche. Esta alteración da lugar a cambios de temperaturas más extremas que pueden ser perjudiciales para las plantas y los animales. Los árboles también juegan un papel fundamental en la absorción de los gases de efecto invernadero que aumentan el calentamiento global. Menos bosques significa mayores cantidades de gases de efecto invernadero que entran en la atmósfera y como consecuencia de esto se produce un aumento en la temperatura media de la tierra.

-Tierra no apta para agricultura y ganadería: La mayor parte de las áreas que han sido sometidos a la deforestación se convierten en inadecuadas para el uso agrícola y ganadero a largo plazo. Una vez privados de su cubierta forestal, las tierras se degradan rápidamente en su calidad, perdiendo su fertilidad y arabilidad.
La solución más rápida a la deforestación sería simplemente dejar de cortar árboles. Aunque las tasas de deforestación han disminuido un poco en los últimos años, las realidades financieras hacen que sea poco probable que se dejen de cortar.

Una solución más viable es manejar con cuidado los recursos forestales mediante el corte y la replantación para asegurarse de que los ambientes forestales permanecen intactos. El corte que se produzca debe equilibrarse mediante la plantación de árboles suficientemente jóvenes para reemplazar a los más viejos talados. El número de nuevas plantaciones de árboles está creciendo cada año, pero el total sigue siendo mucho menor a los árboles que se pierden.

Las empresas y los consumidores pueden jugar un papel muy importante en la deforestación. Si los consumidores se preocupan por comprar productos ecológicos, de empresas que están libres de deforestación para su fabricación, muchas empresas, sabiendo el gusto de los consumidores y su presión hacia estos productos, tomarían alternativas para ser libres de deforestación. Esta estrategia ha producido progresos alentadores por ejemplo, en el aceite de palma sin deforestación. Además, esto anima a los proveedores de las empresas productoras a producir productos agrícolas, madera y papel con un impacto mínimo sobre el medio ambiente.

Debido a la naturaleza y el alcance de la destrucción de los bosques, los esfuerzos para detener las actividades humanas pueden complementarse con las leyes y reglamentos a nivel gubernamental y de organización. Por mucho que la gente cada vez se dan cuenta de las consecuencias de la deforestación, algunas personas se centran más en las ganancias económicas inmediatas a expensas del daño ambiental que producen a largo plazo.

La deforestación también puede ser contrarrestada mediante la concienciación y la sensibilización. Sensibilización y campañas educativas pueden ser una simple, pero viable solución.

Otra estrategia es el uso de papel, plástico y productos de madera reciclados, así como la adopción de un consumo responsable. Esto significa que habrá una menor dependencia de los recursos naturales y de los árboles.
En Entre Ríos, energía eléctrica a través de paneles solares
En el marco del Día Mundial del Ambiente, Enersa inauguró dos paneles fotovoltaicos, que producirán energía eléctrica a partir de la luz solar, y el excedente de la energía generada será inyectado a la red de distribución. A través del decreto 4.315 de 2016 el gobernador Bordet, resolvió fomentar y declarar de Interés Provincial la instalación y uso de pequeñas generaciones de energía eléctrica a partir de fuentes renovables y sustentables, como la eólica, solar, gases de vertedero e hidráulica, entre otras, en el marco de la reglamentación nacional.

"Entendemos que el agua, aire y la luz solar son indispensables en las nuevas formas de generar energía y esto requiere de estímulos para quienes utilizan este tipo de energías", agregó Bordet.

Los dos paneles fotovoltaicos que se inauguraron ayer fueron adquiridos por Enersa e instalados en sus almacenes de Bulevar Racedo 500, en la ciudad de Paraná: uno de 5,5 kw y otro de 12,5 kw de potencia. Estos paneles producirán energía eléctrica a partir de la luz solar, y el excedente de la energía generada será inyectado a la red de distribución.

Además, se prevé la instalación de una Estación Generadora Eléctrica a partir de Energía Solar de origen Fotovoltaico, en la localidad de Ceibas, fruto del convenio entre Enersa y la Secretaría de Energía.

La norma legal establece el reglamento de condiciones para que las pequeñas generaciones puedan incorporarse a la red eléctrica de distribución en baja tensión e inyectar sus excedentes.

En ese marco, un usuario pequeño - generador es el titular de un suministro conectado al servicio público de distribución de energía eléctrica en Entre Ríos con potencia contratada inferior a 50 kW y que a la vez es titular de un equipamiento de generación eléctrica con fuente de energía renovable conectado en paralelo a la red de distribución en baja tensión.

Los equipamientos de pequeña generación, son instalaciones de generación de energía eléctrica con fuentes renovables: eólica; solar; geotérmica; hidráulica; biomasa; gases de vertedero; de plantas de depuración; biogás.

La capacidad instalada permitida a cada usuario pequeño - generador que desee conectar su equipamiento de generación a una red de distribución, estará sujeta a las limitaciones respecto a la capacidad del punto de conexión (no podrá exceder la potencia contratada y autorizada para el suministro).

El usuario pequeño generador que desee inyectar sus excedentes de energía eléctrica a la red de distribución, deberá presentar una solicitud que debe como mínimo contener los datos técnicos de los generadores, una declaración jurada del titular del suministro y el instalador responsable sobre los cumplimientos de los requisitos técnicos y asunción de la responsabilidad de funcionamiento de las instalaciones de generación y una solicitud de conexión donde se incluyan los datos técnicos de la generación.

Por otra parte, únicamente podrá ser autorizada la conexión de pequeños generadores en redes de baja tensión, teniendo en cuenta las categorías de pequeñas potencias (potencia menor 10 kW. Tensión monofásica o trifásica); o medianas potencias (rango igual o mayor 10 kW y menor 50 kW. Tensión trifásica). Además, se debe tener en cuenta que la potencia del generador deberá ser igual o inferior a la potencia contratada por el usuario a la distribuidora.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.