Columnistas Ver todas las columnas

VIH: La epidemia se cobra menos vidas, pero la falta de diagnóstico es el principal obstáculo

La epidemia mundial del VIH se cobró menos vidas en 2015 que en ningún otro momento en casi veinte años. Los programas de prevención han reducido el número anual de nuevas infecciones de VIH a 2,1 millones en 2015, lo que constituye un descenso del 35% desde el año 2000. La considerable expansión del tratamiento antirretrovírico ha reducido el número de muertes por causas relacionadas con el VIH a aproximadamente 1,1 millones en 2015 – un 45% menos que en 2005.

Tras haber logrado detener la propagación del VIH e invertir la tendencia, los dirigentes mundiales han fijado metas prioritarias para 2020 con objeto de acelerar la respuesta al VIH y poner fin al SIDA de aquí a 2030.

Con motivo del Día Mundial del Sida conmemorado el 1° de diciembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado nuevas directrices sobre el autoanálisis del VIH para mejorar el acceso al diagnóstico de la infección y su utilización eficaz.

Según un nuevo informe dado a conocer por la institución sobre los progresos realizados, la falta de diagnóstico del VIH representa un obstáculo importante para poner en práctica la recomendación de ofrecer tratamiento antirretrovírico (TAR) a todas las personas infectadas.

El informe revela que actualmente más de 18 millones de personas con VIH reciben TAR y que un número similar todavía no tiene acceso al tratamiento; la mayoría de ellas desconoce su estado serológico. El 40% de las personas con VIH (más de 14 millones) desconocen su condición respecto del virus. Muchas de ellas son personas que corren un riesgo más elevado de infectarse con el VIH y a menudo tienen dificultades para acceder a servicios de análisis existentes.

«Millones de personas con VIH todavía no pueden acceder a un tratamiento vital, que además puede prevenir la transmisión del VIH a otras personas», dice la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. «El autoanálisis del VIH debería permitir a muchas más personas conocer su estado serológico y obtener información sobre cómo recibir tratamiento y acceder a los servicios de prevención».

El autoanálisis permite que las personas utilicen la saliva o la sangre obtenida mediante un pinchazo en el dedo para conocer su estado en privado, en un entorno que les resulte cómodo. Los resultados están listos en 20 minutos como máximo. Se aconseja a aquellos que hayan obtenido un resultado positivo que acudan a un centro de salud para realizar una prueba de confirmación. La OMS recomienda ofrecer a estas personas información, dirigirlas hacia los servicios de apoyo y remitirlas rápidamente a los servicios de prevención, tratamiento y atención.

El autoanálisis del VIH es una manera de llegar a más personas cuya infección no ha sido diagnosticada y representa un avance para dotarlas de capacidad de acción y decisión, realizar un diagnóstico en una etapa más temprana antes de que se manifieste la enfermedad, acercar los servicios a donde vive la gente y crear una demanda de pruebas de detección del VIH. Esto es particularmente importante para las personas que se encuentran con obstáculos a la hora de acceder a servicios existentes.

Entre 2005 y 2015, la proporción de personas con VIH que conocían su estado serológico aumentó de 12% a 60% en todo el mundo. El aumento del uso de las pruebas de detección del VIH en todo el mundo ha conseguido que el 80% de las personas diagnosticadas con la infección del VIH reciban TAR.
Bajo porcentaje de cobertura
La cobertura sigue siendo baja entre ciertos grupos de la población. Por ejemplo, la tasa de cobertura mundial en lo que concierne al análisis, la prevención y el tratamiento del VIH es más baja entre los hombres que entre las mujeres.

Los hombres representan solo el 30% de las personas que se han sometido a las pruebas de detección del VIH. Como consecuencia, los hombres seropositivos tienen menos probabilidades de que se les diagnostique la infección y se les administre tratamiento antirretrovírico y tienen más probabilidades de morir por causas relacionadas con el VIH que las mujeres.

Sin embargo, algunas mujeres también se ven excluidas. Las adolescentes y mujeres jóvenes en África oriental y austral están expuestas a tasas de infección que pueden llegar a ser ocho veces más elevadas que las de sus pares masculinos. Menos de una de cada cinco jóvenes (de 15 a 19 años) conoce su estado serológico.

La cobertura también sigue siendo baja entre las «poblaciones clave» y sus parejas – en particular los hombres que tienen relaciones homosexuales, los profesionales del sexo, las personas transgénero, los consumidores de drogas inyectables y los reclusos -, que representan aproximadamente el 44% de los 1,9 millones de nuevas infecciones por VIH entre los adultos cada año.

Hasta el 70% de las parejas de personas infectadas por el VIH son seropositivas. Actualmente, muchas de ellas no se hacen las pruebas de detección. Las nuevas directrices de la OMS proponen formas de ayudar a las personas seropositivas a informar a sus parejas de su estado y animarlas a someterse a las pruebas.

«Proponiendo el autoanálisis del VIH, podemos ofrecer a la gente los medios para conocer su estado serológico y también informar a sus parejas y animarlas a someterse a las pruebas de detección», dice el Dr. Gottfried Hirnschall, Director del Departamento de VIH/Sida de la OMS. «Esto debería contribuir a que más personas conozcan su estado y puedan actuar en consecuencia. El autoanálisis será especialmente interesante para las personas que pueden experimentar dificultades a la hora de acceder a las pruebas de detección en entornos clínicos y que tal vez prefieran el autoanálisis como método de detección».

Se ha demostrado que el autoanálisis casi duplica la frecuencia del análisis del VIH entre los hombres que tienen relaciones homosexuales y estudios realizados recientemente en Kenya han revelado que las parejas de embarazadas utilizaban dos veces más las pruebas de detección del VIH cuando se les proponía el autoanálisis en lugar del método habitual.

Actualmente, 23 países cuentan con políticas nacionales que preconizan el autoanálisis del VIH. Aunque muchos otros países están desarrollando políticas, la aplicación a gran escala del autoanálisis del VIH sigue siendo limitada. La OMS apoya la distribución gratuita de kits de autoanálisis del VIH y otros enfoques que permiten la compra de kits de autoanálisis a un precio asequible. La OMS también está trabajando para reducir todavía más el costo para ampliar el acceso. Las nuevas directrices tienen por objeto ayudar a los países a intensificar la aplicación.

La OMS ayuda a tres países en África austral que han empezado a aplicar a gran escala el autoanálisis a través del proyecto STAR, financiado por UNITAID, y muchos otros países están considerando este enfoque innovador para llegar a las personas a las que se deja atrás.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.