Blogs Ver todos los posts

De monjes y empresarios

Como me embarqué en hacer mis contribuciones en estilo fílmico, la musa que me asiste a veces cuando leo, me inspiró al leer la introducción de un libro fuera de lo común, donde se hace referencia al documental “Home”, película que recorre la historia de nuestra tierra y muestra el impacto del hombre en ella. El libro es un diálogo entre el monje Anselm Grün y el empresario Jochen Zeitz: “Dios, el dinero y la conciencia”, editado por San Pablo, Buenos Aires 2011.

A Anselm Grün lo conoce ya el público por sus libros de espiritualidad y autoayuda, en los que aprovecha los aportes de la psicología. Como monje benedictino, en una Abadía cerca de Würzburg, le toca también administrar la economía y las finanzas de su comunidad de trescientos monjes y empleados.

Jochen Zeitz hace más de veinte años que dirige la empresa Puma, conocida por sus artículos deportivos. La marca Puma tiene representación a nivel global, con más de nueve mil colaboradores directos y más de ciento cincuenta mil empleados, tan sólo en los establecimientos que fabrican los productos Puma. La cifra de transacciones de esta empresa multinacional oscila en los 2,5 mil millones de euros.
El libro mencionado tiene 12 capítulos y mi intención es dar unas pinceladas al menos de algunos de ellos. El primer capítulo trata de la “Sustentabilidad”. Aborda el tema de la producción – en su mayor parte industrial – con criterios ecológicos. Ya no se trata de hacer diagnósticos. Ya están hechos: Rio, Club de Roma, Kyoto, Copenhague. La cuestión está en crear una nueva visión global, tanto por parte de empresarios como de los consumidores.

Lo interesante es que, para entrar en diálogo, ambos dialogantes han hecho la experiencia desde la situación del otro. Zeitz pasó un tiempo en el monasterio de Anselm Grün, y éste un día entero en la empresa Puma. Zeitz remarca que su permanencia en el monasterio le permitió reflexionar y ocuparse de los grandes temas existenciales: la libertad, la muerte, la soledad y el sentido de la vida. Todo esto tiene que ver con “un aspecto – dice - que solemos olvidar cuando estamos inmersos en nuestra agitada vida ciudadana es lo que podría llamarse el arte de vivir”. Grün, por su parte, confiesa: “No sólo pueden aprender de nosotros los empresarios como usted; también nosotros aprendemos de las empresas. Cuando pasé un día entero en la empresa Puma junto al padre Mauritius, participando de la teleconferencia a nivel mundial sobre las metas que se fijaban ustedes para los próximos años, me impresionó profundamente la claridad con que abordaban los objetivos de largo alcance. En nuestro entorno todo es más lento”. En el libro el empresario da cifras, de las que sólo extraigo lo siguiente: el uso de materiales totalmente sustentables en las colecciones textiles y en los embalajes. “De tal forma – afirma – es posible ahorrar setecientas veinte toneladas de bolsas de plástico al año, lo que corresponde a un ahorro de veintinueve millones de saquitos y a una superficie de mil canchas de fútbol”.

Pero, a su medida, también los monjes buscan una economía sustentable, con criterios ecológicos y energías renovables, en la administración, los talleres y los cultivos. San Benito dice que con su trabajo, los monjes estructuran, de modo creativo, la relación entre el hombre y la naturaleza.

La lectura de estos diálogos resulta, aparte de amena, muy aleccionadora.

El documental Home (financiado con 10 millones de Euros, por un grupo de empresa de las que forma parte Puma) repite el estribillo: “es demasiado tarde para ser pesimistas”. “Home” significa que este planeta es nuestro “Hogar”, y al hogar se lo cuida. También el profeta bíblico nos exhorta a hacer de él un “casa habitable para todos”.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.