Blogs Ver todos los posts

Papa Francisco, ¿una inminente visita a Vietnam?

El nombramiento de Mons. Pietro Parolin como Secretario de Estado renueva el tema de las relaciones de la Santa Sede con la República Socialista de Vietnam, que a la vez posibilitará una mayor presencia de los católicos en la realidad social de ese país, con una población cercana a los cien millones de habitantes, donde los católicos tuvieron un incremento del 15,73% entre 2002 y 2009 (de 5.314.628 a 6.150 726).

Siendo subsecretario de la Sección para las relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado, Mons. Pietro Parolin, encabezó en 2004 una delegación vaticana a Vietnam, cuyos objetivos fueron “dialogar con las autoridades gubernamentales para promover las relaciones recíprocas y tratar las cuestiones de las relaciones entre Iglesia y Estado, y, al mismo tiempo, visitar a la comunidad católica.”. Después de aquella visita Giovanni Cubeddu, en 30 Giorni, le hace una entrevista donde hace mención de una “reciente resolución del Comité central del Partido comunista, en la que los católicos vietnamitas son considerados como ‘ciudadanos a todos los efectos’ y se asegura la voluntad del Gobierno de ‘responder a las exigencias espirituales de esa parte de la población que profesa una fe religiosa’”. En otro pasaje de la entrevista afirma que “desde las primeras visitas de la delegación de la Santa Sede hasta hoy han pasado quince años y no cabe duda de que se han hecho progresos. Hemos sabido que en algunas regiones las autoridades han solicitado la colaboración de las religiosas para cuidar a los enfermos de sida; en otras, se han autorizado nuevos ingresos en Institutos religiosos. Son síntomas de una actitud más abierta hacia la Iglesia católica. Creo, sin embargo, que queda aún mucho camino por hacer. Por tanto, espero que se profundice y continúe el diálogo, y que con el diálogo crezcan la comprensión y la confianza. La Iglesia sólo pide que pueda ejercer libremente su misión, poniéndose generosamente al servicio del país y de sus habitantes”.

En 2007 encabeza otra delegación, después de la cual eleva un informe a Benedicto XVI: “El apretado programa de coloquios con las autoridades vietnamitas – escribe - tuvo su momento crucial en las tres sesiones de trabajo con el Comité para Asuntos Religiosos, presidido ad interim por Nguyên The Doanh. Luego las visitas de cortesía al primer viceministro de Asuntos Exteriores, Le Cong Phung, al vicepresidente de la Comisión para Asuntos Exteriores del Comité Central del Partido Comunista de Vietnam, Pham Xuan Son, y al presidente del Comité para Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Vu Mao.”

Respecto a los católicos vietnamitas, Mons. Parolin termina el informe confesando que “en todas estas ocasiones siempre me impresionó profundamente la manera de rezar de las personas, recatada, atenta y devota y, al mismo tiempo, muy participativa comunitariamente: niños y adultos, jóvenes y viejos, hombres y mujeres cantan y responden juntos. Me impresionaron el amor, el apego y la fidelidad al obispo de Roma, sentimientos de los que recibimos pruebas continuas. Es una Iglesia valiente, dinámica, llena de vitalidad, de la que son señales, entre otras cosas, los numerosísimos candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa. Es una Iglesia que trabaja a favor de la sociedad y cuida de quienes están necesitados, mientras que desea poderle dedicar más compromiso al ámbito educativo y social, para ofrecer una aportación cada vez más cualificada y eficaz al país y a todos sus habitantes, prescindiendo de que sean creyentes o no, o que pertenezcan a uno u otro grupo religioso. Es una Iglesia, en fin, que toma conciencia de los problemas ligados a la rápida industrialización del país y al tumultuoso desarrollo económico y que quiere prepararse para responder a esta nueva situación, para seguir siendo sal y levadura e iluminar a todos con el gozoso anuncio del Evangelio”.

En 2009 Giani Valente le hace una entrevista a Pierre Nguyên Van Nhon, presidente de los obispos vietnamitas, quien esperaba una pronta visita del Papa Benedicto XVI a su país, confirma que el primer acercamiento lo hizo el Cardenal Roger Etchegaray en 1989 y que “desde entonces, ha habido visitas oficiales. Monseñor Pietro Parolin, el subsecretario de la Secretaría de Estado que sigue actualmente los asuntos de Vietnam, ha venido aquí ya cuatro veces en los últimos años. Y los resultados han sido cada vez mejores. Nosotros rezamos mucho porque el establecimiento de relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y el gobierno vietnamita supondría tener un representante del Papa aquí de forma permanente, y no solo una vez al año. Poco a poco se llegará a eso, antes o después.”

En el diálogo Giani Valente caracteriza la iglesia vietnamita como una iglesia humilde, entre otras cosas por la historia que le ha tocado vivir, y responde Mons. Van Nhon: “Pero esta condición de humildad es una vocación para todos. Toda la Iglesia ha de ser humilde, sencilla, caritativa, imitando a Jesús. Esto vale para toda la Iglesia, también para la Iglesia que está en América, si es la Iglesia de Cristo.”

Una Iglesia así sueña sin duda Papa Francisco, ¿le tocará a él precisamente ser el primer Papa que visite Vietnam?

Fuente: 30Giorni.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.