Blogs Ver todos los posts

Chicas, ¡a mí tampoco me gusta perder!

Si dudas de que se pueda aprender de cada pérdida, acá va esta nota, que intenta ser más que esclarecedora, una opción para que nos pensemos juntas.
Del Blog de Ana Vilaanabeata33@hotmail.com 

A continuación, frases extraídas del libro de Rhonda Flinding, que nos ayudarán a introducirnos en el tema y elegir diferentes formas de abordar la vivencia de privación que implica toda perdida.
"En nuestras conversaciones cotidianas, solemos relacionarla con la privación de algo que hemos tenido (como cuando perdemos a un amigo), con el fracaso para conservar o conseguir algo que tiene valor para nosotros (como cuando nos roban), con una disminución importante en algún proceso biológico (como cuando perdemos alguna capacidad) y con la destrucción o la ruina (como en las perdidas que provocan las guerras reales o fantaseadas)".
"Es evidente que la pérdida puede tener muchos significados, que hacen referencia a la privación, el fracaso, la disminución y la destrucción, hasta los significados más personales y difícilmente expresables, asociados con las propias vidas. Pérdidas pasadas y presentes".
"Para entender la experiencia de la pérdida, suele ser útil reconocer su presencia inevitable, en la vida humana, como necesarias para nuestro crecimiento individual y social".
En esta aventura, que significa vivir el día a día, si bien ganamos en experiencia, no solo van envejeciendo nuestras células, sino que en el intento de repetir conductas, para evitar equivocarnos, vamos perdiendo afectos, habitats, sujetos y objetos, que mas allá de nuestra conciencia, tienen un significado en nuestro camino hacia la madurez.
No debe ser novedoso, estas frases hechas que paso a compartir con vos:... si antes pensabas como tus viejos, ahora qué te ha sucedido que no te reconozco.
Todas te notamos tan cambiada, y eso que nos conocemos de chicas, y siempre compartíamos los mismos ideales y posturas de vida.
Cada una va construyendo su propia historia de éxitos, fracasos, aventuras, que se viven siempre de la misma manera, o que decidís, cocinar con nuevos ingredientes y te encuentran en el camino, aprendiendo a elaborar las perdidas de aquello que ya no sirve, para encontrarte con un camino mas despejado, abierto a nuevas experiencias y aprendizajes.
Tal vez de esto se trata honrar la vida. De comprender que mas allá de cualquier pasaje, o etapa que transitemos, de manera superadora, la perdida esta siempre presente, recordándonos, que evolucionar, es un maravilloso camino, en el que para ganar, siempre estamos eligiendo perder algo o a alguien, que surge como un obstáculo, que nos impide el cambio hacia la verdadera libertad, interior y exterior.
Por ahí dicen que la separación física o espiritual, o ideológica, es causa de sufrimiento.
Todo cambio implica animarse a bancar el dolor de la pérdida, la tristeza de lo que no fue, y la bienaventuranza de lo que será.
Cuando hemos aprendido a amar, es decir a vivir con la mirada fija en la Luz, los obstáculos a saltar, como la pérdida del amor para toda la vida, de los objetos más significativos, aceptamos que esas piedras que obstruían el camino, hacia el Amor, no son más que páginas de un libro que despiertan todo tipo de sentimientos, pero que deben ser incluidas en nuestra ecología interna, hasta llegar a la última página, integrando el epílogo.
¿Qué es lo verdadero? La capacidad de sorprenderse a cada instante, de ser feliz en medio de la tormenta. Porque el oleaje y la tempestad, son necesarias para que llegue la brisa y la armonía..
Nos detenemos a pensar: ¿por qué prestamos atención a determinada información, a cierta ideología, o nos emocionamos con telenovelas, donde el tema central es la desconfianza y el abandono, o por qué nuestra opinión a nivel político no es escuchada en determinados ámbitos sociales?
Deseo profundamente, que podamos encontrarnos con nosotras mismas, con diferentes voces, la oficial y la de la crítica constructiva que nos trae una oposición, que está para sumar y no sólo para que todos los que formamos parte de esta patria, vivamos con la sensación de pérdida y desconfianza constante, de amigos y enemigos.
Esta frase anterior, no está descolgada del contexto del tema central que es la significación de la pérdida, mis amadas chicas. ¿Saben por qué?
Porque como hemos nacido y crecido en un mundo machista, nosotras somos responsables de que nuestras elecciones a nivel individual, familiar, social, político y ético-espiritual, sean denostadas o simplemente no tenidas en cuenta.
Es inevitable sentirse herida, desconcertada, abandonada, asustada, al punto de ver un paredón en lugar de un obstáculo a saltar, cuando una relación amorosa llegó a su fin. Y ni qué decir, cuando no podemos metabolizar que el partido político opositor salió triunfante. ¿Por qué nos parece eterno el tiempo que transcurre entre una elección y otra si estamos felices de vivir en democracia?.
Cuando esto sucede, hay que emprender un difícil proceso de superación transformándonos en protagonistas, abandonando el rol secundario.
¿Cómo se supera la ruptura de una relación amorosa, entre personas adultas que piensan diferente en muchos aspectos?
Buscando la palabra al sentimiento que nos invade y nos inmoviliza, hasta llegar a las profundidades del sufrimiento, para poder cumplir con el proceso de vida del Ave fénix: Salir de lo siniestro y aprender a volar libremente.
Recordemos que la independencia económica, no te asegura la independencia emocional. Estas relaciones de padecimiento, no tienen preferencia de raza ni de estatus social..
La aceptación del maltrato, la violencia, física o emocional, por miedo a un abandono, que es pre-existente a la ruptura de los vínculos, es una modalidad de relación vincular, individual y social, que en lugar de disminuir, crece geométricamente, por no hacer conciente que se esta privilegiando el tener por sobre el ser con otros, solidariamente.
El final de este articulo, te pertenece, es abierto, por que implica, tu protagonismo en el estilo de vida que desees y elijas transitar.
Hasta nuestro próximo encuentro.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.