Blogs Ver todos los posts

¡De que te reís, si todo está para la “mona lisa” y no para la arrugada!

Llorar por todo, reírse de nada, ¿esa será la ecuación a resolver?
Del Blog de Ana Vilaanabeata33@hotmail.com 

Hace ya tiempo que veo un continuo de caras largas y por momentos siento que me estoy mimetizando.
Como que la risa tiene mala prensa. Como que el periodismo serio se nutre de malas noticias. Como que los políticos son individuos con pocas pulgas y al que se ríe mucho lo toman por loco.
Me pregunto: ¿En qué nos estamos transformando?
Hoy deseo que apostemos a la resiliencia, esa capacidad para superar situaciones difíciles y salir fortalecidos de eso.
Les confieso mis estimados lectores que me están molestando cada día más los rótulos, los estereotipos, las anteojeras, que no nos permiten percibirnos como lo que somos. Seres con fortalezas y debilidades, necesitados unos de otros, porque somos seres sociales.
Si algo es doloroso, me tengo que permitir expresarlo, nuestro niño interior necesita expresar su angustia. Dejemos que llore un rato. Eso no es depresión.
Si me quedo rumiando y desplazo o niego las emociones negativas, la risa y el humor no fluyen, y me enfermo corporal, espiritual y colectivamente.
Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada es propio de estúpidos. (Erasmo de Rótterdam)
Les prevengo que la risa no es fruto del humor. ¿Te decepcioné? Es una herramienta de los "animales sociales" y no una reacción intelectual al ingenio o el chiste.
La risa, como las lágrimas, son señales honestas para llevarse bien y tiene un plus; muestra lo que tenemos en común.
¿Sabías que el cerebro cuenta con conexiones ancestrales para generar risa que hacen que los animales jóvenes aprendan a jugar?
La risa estimula los circuitos de euforia y reasegura a los otros animales, que están jugando y no peleando.
¿Por qué será que a los adultos humanos a veces se nos mezclan los tantos y empezamos jugando, pero terminamos peleando?
Observemos a nuestros chicos. Cuando juegan, juegan y cuando pelean, pelean. Por eso se amigan.
Recordaba que los bebés comienzan a reírse a los 4 meses y la estimulación comienza con las cosquillas.
Si reímos, el mundo entero ríe con nosotros. Los bebés sonríen a quien le sonríe.Hacen puchero al que le pone cara triste.
La risa es más una respuesta automática que una estrategia consciente. La vitalidad de una cultura se nota en su capacidad para reírse de sus males e ironizar sobre sus verdades.
Seamos concientes, que si falta esa posibilidad de reírse de quienes sentimos que nos oprimen, se hace imposible vivir.
Está comprobado que las personas risueñas son menos propensas a las enfermedades, o bien se curan más rápido.
La risa y la sonrisa contagian porque son fácilmente transmisibles: la percepción de una carcajada ajena activa las células espejo del cerebro.
La risa tiene su fuente en la ingenuidad infantil, la torpeza, el despiste, lo ridículo y en la inteligencia como en el humor cínico de Woody Allen, y se pierde con los años, dicen por ahí.
¿Cuánto hace que no te reís a carcajadas? ¿Sin motivo alguno?
La capacidad humana de reír se ejercita poco. La risa es un ejercicio benefactor y desintoxicante. Reír y sonreír nutren el espíritu.
Para Groucho Marx fue el mejor invento del hombre.
La amargura, la depresión, el lamento, no producen buenos resultados: debilitan. En cambio el humor reordena las emociones y desdramatiza. Te imaginas ¿no comprando más remedios en las farmacias?
El humor aparece cuando algo se presenta deformado, en un momento inesperado o absurdo. Si estas sonriendo porque evocaste un instante de esos, frená y dejate fluir
La moda de lo políticamente correcto hace que, aunque algo sea gracioso, no deba serlo.¿Quién nos dijo que esto es lo políticamente correcto?
El humor tiene una función básica. Se trata de mirar lo serio con una visión que permita soportar el drama, además de poder reírnos de nuestras miserias.
Su falta de normas lo hace escapar a los controles.
Las personas que toleran más la incertidumbre se divierten más con el humor complejo. Ese humor es rechazado por los que gustan de tener todo controlado.
La risa enseña a ver lo positivo.
El truco es incrementar las emociones positivas, las fortalezas, en lugar de centrarnos y obsesionarnos con las debilidades.
Pensar es un arma poderosa. El método de desechar la conducta destructiva y habituarse a generar pensamientos positivos requiere autoconocimiento y autogestión, conocer los recursos y saber cómo administrarlos. No hay que reírse de todo ni llorar por nada.
Para finalizar, te propongo que juguemos. Animate a registrar la cantidad de veces que te animaste a reír, más allá de que te traten de loco de sábado a sábado y después lo compartimos.
Hasta nuestro próximo encuentro.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.