Blogs Ver todos los posts

La legalidad paterna no es intercambiable, tampoco la única

¿Debilitado el lugar paterno, la relación entre pares aparece como lugar privilegiado?
Del Blog de Ana Vilaanabeata33@hotmail.com

En una charla entre amigos, salió el tema de la "tira graduados" como un fenómeno social, que habilita a los televidentes a formar parte de la historia, ya sea como espectador, como guionista, director, actor protagonista o de reparto.
En un momento alguien dijo: si bien es una historia entre amigos donde se privilegia la horizontalidad de los vínculos, ¿no se estará intentando debilitar la función paterna?
Como si hubiera descubierto un nuevo paradigma, afirmo: ¡un velo al desamparo existencial!
Se escucharon risas, gritos pidiendo que se corte con la intelectualidad, y de pronto un espeso silencio inundo el espacio.
Entre gallos y media noche, se pasó de un pensamiento existencial a un planteo supuestamente más realista y que transformaría el encuentro, en un momento de esos que se disfruta "sin pensar demasiado".
Pensemos, dijo uno de los que reía.
Los protagonistas centrales, son capaces de armar y desarmar; un pacto que va y viene de la resistencia al consumismo, a su inevitable sumisión; donde el amor entre amigos pareciera ser más confiable que el amor parental o el de pareja.
Te están provocando para que te pegues a la pantalla, a través de personajes de la vida cotidiana, como dos más que amigas, "hermanas", el amigo gay, grupos que están unidos por el desenfreno de la trampa y la mentira, pero entre ellos también circula la ilusión y, por momentos, la solidaridad surge como un valor.
Podemos entrever la necesidad de pertenencia a un vínculo entre pares, donde aparecen códigos compartidos generacionalmente y un afecto que ni los hijos ni los nietos pueden ya aportar, agregó aquella que apelaba a una charla sencilla.
Finalmente, otro de los amigos que decía no haber visto la tira, comenta: está el grupo de compañeros de colegio, como el de cada uno de nosotros, aquel grupo adolescente que hoy, como hace 20, 30 años, les permite dar los primeros pasos para conocer un mundo lleno de curiosidades, amores y frustraciones.
¿Qué hace eco en los espectadores? ¿Sólo se trata de identificaciones posibles o será, también, que la trama habilita, nos habilita a transitar la experiencia de la paridad?
Pienso que la trama de la historia que Graduados propone, pone en juego, una transmisión en la que todos participan, evocando códigos compartidos, construyendo nuevas marcas, haciéndonos mirar en espejos que teníamos negados o desplazados.
Así, nuestra vida cotidiana se ve atravesada –junto con los personajes de la tira- por los diferentes modos de paternidad, las diversidades sexuales, las discriminaciones, las cuestiones de género, las adolescencias sin fin, las tradiciones familiares, las problemáticas en la filiación.
Temáticas que van marcando el ritmo de estos personajes de 40 años, cuyas existencias muestran la complejidad actual: vivir atravesados por una simultaneidad de imaginarios: modernos, posmodernos y los que vendrán de aquí a la eternidad.
Por su parte, en los nuevos paradigmas, con el pensamiento de la complejidad, se sostendrá la idea de multiplicidad, cayendo entonces la noción de centro único, de paternalismo, de verticalismo.
Podemos observar, además, que esa representación de familia tradicional fue dando lugar a una diversidad de configuraciones familiares que determinaron la transformación de las significaciones adjudicadas a los lugares paterno, materno, filial y fraterno.
La debilitación del lugar paterno en tanto lugar de poder, así como la aparición de aspectos tiernos para esa función, - lo vertical atravesado por la horizontalidad de los vínculos - conviven hoy con la habilitación de proyectos autónomos para la mujer, más allá de la maternidad.
También cambió el lugar del hijo en lo familiar, desarmándose la significación de único ideal de trascendencia y de sentido privilegiado para la pareja conyugal.
Es más, aparece claramente una separación entre el destino familiar y el de pareja.
Ahora bien, ¿al atenuarse las funciones parentales, los vínculos se simetrizan y se produce cierta indiferenciación entre los roles familiares?
Surge un predominio de vertientes horizontales de la vincularidad.
Todo esto pone en evidencia, en el imaginario social, múltiples dimensiones de significación para pensar los vínculos fraternos o de pares.
Unas ligadas al mandato paterno y otras relacionadas con la elección mutua y auto-organizada entre pares. En estas últimas, el liderazgo es situacional. Esta nueva capacidad de ocupar diferentes lugares, acomodándose a la situación, aquí y ahora.
Hasta no hace mucho tiempo, lo fraterno sólo era considerado como un recurso para poner en juego las funciones de amparo y desprendimiento cuando los padres se hallaban impedidos de ocupar ese lugar.
En este fluir, donde vacío y velamiento se entraman, la horizontalidad de lo fraterno surge hoy, denunciando que la legalidad vertical única se correspondía con un imaginario centrado en un poder paternalista.
Todo este entramado, da así lugar a la aparición de múltiples legalidades, donde la paterna, si bien no es intercambiable, es sólo una de ellas.
Esta tira, tal vez, nos permita descubrirnos en una paridad que nos habita, nos constituye y también nos destituye, pero que, fundamentalmente, nos aporta una herramienta para seguir viviendo.
Hasta nuestro próximo encuentro.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.