Blogs Ver todos los posts

Quinotos en almíbar

¡Buen día lectores! ¿Cómo están? ¿Cómo han pasado la semana? ¿Están preparados para una nueva receta?

Hoy utilizaremos un fruto clásico del invierno: los quinotos. En la actualidad es muy común ver árboles de quinotos en los jardines pero muy pocas las personas que consumen su fruto al natural. Es por eso que hoy los haremos en almíbar. Un modo sencillo de endulzarlos y disfrutar de estos frutos.
Manos a la obra
¿Qué necesitamos?

2 kg. de quinotos

80 grs. sal gruesa

2 kg. azúcar

Opcional:

Canela en rama

Anís estrellado

Semillas de cardamomo

Comenzamos nuestra receta con un día de anticipación. Lo primero que debemos hacer es lavar bien los quinotos y dejarlos en remojo cubiertos de agua con sal de un día para el otro. Esto hará que nuestros frutos pierdan parte de su sabor amargo. Pasado este tiempo retiramos del agua, lavamos bien y hervimos durante diez minutos. Posteriormente los colamos y enfriamos. Mientras tanto hacemos un almíbar ligero con el azúcar y la misma cantidad de agua. Si nos gusta agregamos los opcionales para dar sabor al almíbar. No es necesario poner todos. Cuando el almíbar comienza a hervir incorporamos los frutos pinchados uno por uno con un palillo (esto hará que el almíbar los penetre). Los dejamos cocinarse durante una hora aproximadamente, deben quedar tiernos y traslucidos. Si en este momento aún no han llegado a ese punto los dejamos un rato más. Una vez listos retiramos del fuego. Si queremos envasarlos realizamos el mismo procedimiento que con la mermelada que ya hemos hecho, de otro modo los guardamos en un envase tapado en la heladera por no más de 15 días.

Servimos nuestros quinotos fríos acompañados de queso o crema chantilly o helado ¡Listo nuestro postre amigos! A disfrutar.

Nos encontramos la próxima semana con una nueva receta para compartir. ¡Hasta la próxima!

Los comentarios de esta nota se encuentran deshabilitados.