Blogs Ver todos los posts

En tan solo 48 horas…

Durante largos años, los argentinos nos embarcamos en un confuso y poco acertado concepto del HIV/sida. En todo ese tiempo, el colectivo homosexual debió soportar múltiples miramientos, acepciones y estigmatizaciones relacionadas a las enfermedades de transmisión sexual. ¿Recuerdan cómo se asociaba de forma ignorante al sida con quien elegía tener relaciones con alguien de su mismo sexo?

Con el tiempo y en base a mucho esfuerzo, se fueron construyendo espacios que intentaron romper estas trabas sociales, a fin de lograr generar consciencia en cuanto a la necesidad de abarcar la temática desde diferentes ángulos. Se llegó a la acertada conclusión de que el tema es un tema de todos, no solo de algunos.

Así fue que distintos espacios y ONG’s -que luego se convirtieron en banderas de la lucha contra el sida como Fundación Huésped y otras que trabajan desde el total anonimato-, vienen transitando un camino que no ha sido fácil pero que ha logrado conquistas inapelables. La Ley 23798 declara de interés nacional la lucha contra el sida, con el deber inalterable de los organismos sanitarios del Estado de generar y desarrollar programas de prevención e investigación del VIH, como también declara la obligatoriedad de realizar pruebas de detección del virus. Ya con la promulgación de otras leyes, también se logró que obras sociales y prepagas brinden cobertura médica, asistencia psicológica y farmacológica.

Según datos de la Dirección de Sida y ETS de la Nación, ya son 50 mil los argentinos que acceden en forma gratuita al tratamiento de fármacos ARV, siendo que el 69% lo recibe de manos del sistema público. Igualmente, aún no resulta sencilla la toma de consciencia sobre un tema tan complejo pero necesario de entender y apropiar por parte de todos.

No obstante, en los últimos días todo lo logrado pareció quedar en la nada, ya que de manera desafortunada, el titular del Archivo de la Memoria de la Diversidad Sexual, Alex Freyre, sacudió los medios de comunicación con una intervención que alteró a activistas de todo el país.

Sin titubeos, vaticinó la muerte del artista Aníbal Pachano si Mauricio Macri o Sergio Massa ganan las elecciones en 2015. ¿Por qué? Porque para Freyre, si alguno de ellos accede al poder, automáticamente quienes viven con HIV/sida no tendrán medicamentos a disposición ni asistencia alguna. Una locura, una barbaridad y una mentira despiadada que salió de la boca de quien transita la enfermedad.

Zarpado, el militante kirchnerista, aprovechó el momento y salió en tanto medio televisivo y radial le abrió sus puertas. Como con el motochorro, Freyre pasó a ser el protagonista de una discusión rayana, absurda y nula de contenido. Fue más importante multiplicar aquella barbaridad que desnudar la verdadera cuestión de fondo: la intención de Freyre de asustar y generar pánico en los argentinos que poseen la enfermedad.

Entendiblemente indignados, cientos de activistas se volcaron a las redes sociales a poner paños fríos y desestimar las palabras del funcionario nacional. Uno de ellos fue el director de Comunicación y Desarrollo Institucional de la Fundación Huésped, Leandro Cahn, quien aclaró que desde 1996 Argentina entrega terapia antiviral para el VIH, a través de Obras Sociales, Prepagas u organismos del Estado. Esto es, no existe riesgo de que no existan medicamentos sea quien sea que acceda a la Presidencia.

Asustar para ajustar: la táctica del Gobierno

Mientras esto sucedía y sin quedarse atrás, la Presidenta Cristina Fernández se encargaba de desactivar, en cadena nacional, un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual detallaba que el 46,8 de los trabajadores de América latina se encuentra en la informalidad y que la tasa en Argentina coincide en ese sentido.

Áspera, CFK dijo que “el objetivo de algunos es asustan para ajustar. Levantan el fantasma de la desocupación porque quieren asustar para ajustar". Conceptualización rara de la Presidenta, quien en el posterior lanzamiento del satélite Arsat-1 dijo sin pelos en la lengua: "Me pregunto si yo no hubiera ganado las elecciones en 2007 y en 2011, si tendríamos el Arsat-1 en el espacio".

Sumado a ello, los gobernadores Scioli y Alperovich también aportaron a la estrategia del kirchnerismo de sembrar cierto temor e incertidumbre en la sociedad si algún candidato de la oposición gana las elecciones. A su tiempo, Scioli se preguntó si van a sacar la Asignación Universal por Hijo o devolverán YPF a Repsol. En tanto que el mandatario tucumano, amenazó a su población diciendo que si el modelo kirchnerista desaparece no habrá medicamentos: “No vaya a ser que nos equivoquemos y que empiecen a faltar remedios en los hospitales o cooperativas en las comunas”.

Se puede decir que el poder va haciendo estragos en algunos. En sintonía, los medios de comunicación parecen cada vez más preocupados por brindar un show a medida de un circo romano. Importa más lo que dice un impresentable como Freyre que dar a conocer los logros de múltiples ONG’s o aportar a generar mayor consciencia social.

Peor aún cuando, tirando manotazos de ahogados al aire, los ejemplos se multiplican en boca de personajes del mundo de la política, de grueso o nulo calibre, quienes buscan en el absurdo patear el tablero y “asustar para ajustar”, algo que tienen el descaro de denunciar en el otro. Nunca tan cierta y perfecta la síntesis de la Presidenta, que sin querer queriendo quedó encerrada en su propio juego de palabras.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.