Blogs Ver todos los posts

Buscándola

"Imaginate que estemos en un equipo de fútbol, yo soy el DT, vos sos delantero. Antes del partido me quedo sin alguien que pueda jugar de 8 y en el vestuario te pido que juegues vos ahí, a lo que te negás porque no sabés desbordar. Te lo suplico porque confío en vos, pero te resistís. Entonces ahí aprendo: la próxima no te pongo de 8. Ni de delantero. No te pongo. Porque yo no te pedí que juegues bien de 8, yo te pedí que juegues. Y si no querés jugar de una posición porque te sale mal, ¿qué vas a hacer cuando tengas dos o tres partidos malos en tu posición preferida?

A veces nos toca bailar con la más fea simplemente para demostrarnos a nosotros mismos si vamos en serio o no".




Ya no sé qué hacer. El tiempo se acaba y revisé por todos lados, fui desde la cocina hasta la pieza revolviendo todo. Miré abajo de la cama, entre los detergentes, hasta adentro de las zapatillas por las dudas pero no aparece. Y ya está ahí el cuco que siempre me dice "jodete por comprometerte a algo que sabes que no vas a cumplir".

Ahí llega la pregunta: ¿realmente sé que no lo voy a cumplir? ¿O es invento depresivo mío nomas? Igual ya no importa, voy a cumplir aunque salga mal, aunque no la encuentre. Pero será más tarde, quizá si me doy una vuelta aparece.

Tengo un serio problema con la monotonía: la odio pero no puedo dejarla. Es que si sé que caminando por los mismos lugares de siempre o, en su defecto, si voy por ahí sin ánimos de buscar algo nuevo no voy a encontrar la inspiración como para escribir algo para el blog ¿por qué lo sigo haciendo? Pero ahí me tenés, matando el tiempo poniéndole play a las casi 1200 canciones del mp4 y caminando en la orilla del río esperando que de la nada caiga un avión y pueda escribir sobre eso. A veces no tengo ganas de pensar.

¿A veces? Da para pensarlo.

Pero no tengo ganas.

Bueno, sí, vivo pensando. Tengo un escrito a medias sobre un choque pero llegué a la mitad y no supe cómo seguir, me pareció que el final era pésimo, aburrido y que no tenía sentido seguir gastándome. Así que lo dejé ahí y di cuarenta vueltas por todos lados durante días buscando la inspiración que me diga cómo terminarlo. Además es duro lidiar con el "podría haber sido" porque uno nunca sabe si fue cosa del destino o culpa suya, y si tiene que seguir buscando o dejarlo como un intento frustrado. Hay directores técnicos que te dicen que si erras tres triples seguidos en un partido se la tenes que dar a otro, hay otros que te dicen que la mentalidad ganadora es fallar seis veces y seguir intentándolo.

Qué loco hablar de deportes, porque todo lo que hago se siente como que estoy haciendo tiempo. Y eso que voy perdiendo. Esta caminata que estoy dando ahora no parece tener otro fin que adelantar una hora en el reloj y decir que estuve un rato fuera de casa porque estar ahí me intoxica. Si algo me inspira bienvenido sea, pero ni siquiera lo estoy buscando. Y cuando revolví todas las cosas buscándola quizá lo único que hacía era, también, tiempo.

Tanto desperdicié el tiempo haciendo nada que sin darme cuenta estaba tapado de basura. La fecha distante se transformó en hoy y no tengo nada que publicar. La mente se me quedó ocupada entre el no saber terminar el escrito del choque y estar pensando en mi ex, y ninguno de los dos pensamientos sirve porque del primero quizá ya me deba ir olvidando y del segundo... damn. Para colmo escribiría mil cosas sobre eso pero sería inútil porque no las voy a poder publicar.

Es hora de ocupar la cabeza en algo nuevo. Lo bueno de conocerme es que sé que cuando me ilusiono con algo tiro todo lo demás por la ventana, así que voy a revolver entre lo que me rodea buscando un elemento que se merezca mi energía.

¿Sabés en qué estoy invirtiendo un montón de mi esfuerzo? En hacer que la falta de inspiración que tengo cobre un poco de sentido, como hizo el Pity cuando compuso "Pila pila". Qué bobo, me había olvidado que escribía esto porque no se me ocurre nada y no porque quiera ganar el premio Nobel. Bueno, estaría genial ganarlo, pero no con esto. ¿Vos decís que me da para ganarlo? Un toque ambicioso soy. Mejor me voy a poner un objetivo más o menos alcanzable porque sino mi trastorno de ansiedad no me va a dejar fracasar dos o tres veces sin sentir que mi vida no tiene sentido.

Qué fácil, qué rápido. Ya me ilusioné. Hora de cerrar esto.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.