Blogs Ver todos los posts

Ego

...Y no me vengas con que la fama se te subió a la cabeza, porque yo pasé toda mi vida soportando que me digan que soy una promesa, que tengo futuro, que soy el más inteligente de la clase y esas cosas. ¿Y alguna vez me viste agrandarme por eso?

Quizás, si me hubieses conocido antes sí me habrías visto siendo el crecido que todos los ascendidos a la fama son, y es que tantos elogios y destaques por sobre el resto te hacen creer que sos mejor persona. Pero ahí estuvo la realidad para pegarme una trompada y dejarme pensando que si para el dolor y la muerte todos somos lo mismo entonces nadie es mejor que nadie. ¿Quiénes somos nosotros para decir quién es mejor persona que quién? Al final, todas mis supuestas capacidades supranaturales eran contrarrestradas con la soberbia de mierda que siempre tuve. Así que no, en efecto, nunca fui mejor que nadie ni lo seré. Gracias a Dios.

En sí, tocar fondo y tener que arrancar desde el abajo mismo de mí me puso los pies en la tierra en el momento justo para aprender que, después de todo, dependes sólo de vos y que mil amigos del alma no van a sacarte si vos no querés salir del pozo. Y ahí te das cuenta que todas las potencialidades que te destacaron son eso: potencialidades. Aún no sos nada, aún no sos mejor que nadie y aún te queda un largo camino por recorrer.

Al mundo no le importa tu vida, eso es para tus amigos más cercanos y tu familia directa. El universo de ahí afuera sólo verá resultados que llegarán en base al esfuerzo. ¿El mundo no vio tu trabajo? Entonces, en vez de llorar y ser famoso por eso, habrá que esforzarse un poco más. Es como el deporte que nunca practiqué.

Enseguida dejás de mirar a todos desde arriba para girar la cabeza a tus costados y darte cuenta que ves sólo los torsos de quienes te burlabas, y que cuyas mentes están mucho más arriba que la tuya y nunca te avisaron de ello.

¿Y por qué van a avisarte? ¿Cuál es la necesidad de hacerte ver como el mejor, el único, si sabés que es mentira? Mejor trabajar en silencio y que quienes te elogien sean los mismos que corrigen tus errores, para así no subirte al tren de la ignorancia conducido por aquellos que te apoyan incondicionalmente, sin preguntarse si tenés razón o no, si sos groso o si estás vendiendo humo.

Así que cada vez que hago algo me pregunto si la mayor virtud de lo realizado es el resultado o es que lo hice yo. Si la respuesta correcta es la segunda, borro todo y empiezo de nuevo.
\
Foto: \"Ego\" es igual a 1 sobre Conocimiento. Mientras mayor el conocimiento, menor es el ego, a menor conocimiento, mayor resultado. No sé si a esto realmente lo dijo Einstein pero vale la pena.
¿Qué paradoja no? Hablar de mí y decir que no me agrando. Parece que nada de esto tiene sentido.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.