Blogs Ver todos los posts

Lo fácil que es ser perionista

¡Hola doctor! ¿Cómo le va? Lo llamo y lo saco al aire en mi programa de radio para agradecerle lo mucho que me ha ayudado durante todos estos años.

Usted sabe que, hace un tiempo, yo era muy distante a este ámbito. Quizás el prejuicio de la gente (usted lo sabe bien, sin ánimos de faltarle el respeto), que sostiene que ustedes “son todos chorros”, me mantuvo alejado de esto, desde lo lejos sentía algo raro en el tópico y por eso neciamente me negué durante mis primeros años.

Sin embargo, mi falta de escrúpulos (los oyentes saben que soy así, si quieren participar manden un mensajito confirmándolo) me ha llevado a entrevistar sin título alguno que me respalde a gente de gran autoridad de todos los rubros, y por ende un buen día me topé con usted.

Lo primero que recuerdo fue que usted era muy querido y que varios de mis colegas estaban bien vestidos esperando a su llegada. Junto a ellos esperé en la vereda del salón, y todos se referían a usted como” Jorgito” en vez de referirse a su apellido, como supuse que debería hablarse de una autoridad como la suya.

Sin embargo, cuando usted arribó en su ostentoso vehículo negro lo primero que hizo fue encargarse de derribar toda barrera profesional y hablarme a mí, un nuevo en esto, como uno más. Usted no era como lo pintaban en todos lados: usted terminó siendo divertido, amable con la prensa, y desde ahí dejé de comprender por qué la gente hablaba mal acerca suyo.

Doctor, ni yo ni ninguno de los oyentes queremos que se aflija por lo que dicen los pseudoperiodistas del otro lado. Si ellos tan solo se limitaran a ignorar los hechos de la política y vieran la clase de persona que es usted dejarían de ser tan duros e intentarían compartir una comida y disfrutar junto a su sabiduría. Sin embargo no lo hacen, es más fácil sentarse a destacar lo que está mal que dejar de lado su orgullo.

¿Qué clase de político invitaría a jugar al fútbol a periodistas? Ni siquiera entiendo como algunos que se hacen llamar profesionales se niegan a lo más básico del argentino como el “picadito” y el asado. Sólo porque está usted presente ya se lo toman como una operación para ganarse a los medios y rechazan la propuesta, están tan ocupados en medir los resultados de su gestión que olvidan el hecho de que usted es una persona.

Todos sabemos que abandonar por un momento nuestro orgullo es algo duro de realizar, pero yo lo hice y no me arrepiento. La verdad, el ámbito en el que vivo y del que disfruto no es fácil, y sin embargo desde que estoy de su lado todo ha ido viento en popa.

Sólo transmitiendo sus ideas me ha ido bastante bien, y realmente me agrada ser un repetidor más de su discurso, saber que si un periodista se mete con usted también se mete conmigo, aunque nunca haya hablado por mi parte y siempre repetí lo que usted dice. De hecho, desde que me he caracterizado como alguien de su partido no han parado de surgirme propuestas de empleo y cobro sueldos que son gigantes para no haber tenido nunca un título.

A veces algunos oyentes aparecen en el WhatsApp sólo para decirme que no es ético lo que hago, que eso no es periodismo sino oportunismo. ¿Qué oportunismo le ven a acompañar al partido que hace más de 20 años está al frente del país? Si fuese oportunista intentaría fortalecer al otro simplemente para aprovecharme luego, pero no soy así: yo fortalezco al mejor gobierno que hubo durante los últimos 30 años.

No quiero ser muy engorroso porque quiero que usted también hable al aire, pero déjeme reforzar lo dicho recientemente: este es el mejor gobierno de las últimas tres décadas. Bueno sí, la vara está muy baja, es fácil superar gestiones como la de Menem o De La Rúa, pero yo apuesto al cambio a pesar de que siempre sean lo mismo y nada cambie.

Apoyo a los mismos que están desde hace 12 años al poder porque quiero un cambio en la Argentina. No entiendo cómo están hace más de una década al frente y aún no han logrado mejorar el país pero aquí estoy, defendiéndolos. Sé que los medios opositores han sido un obstáculo tan grande que se han centrado más en vencerlos a ellos que en mejorar la situación… Ay ay ay… si tiráramos todos para el mismo lado todo sería tan fácil...

¿Cómo nadie ve lo fácil que es ser peronista? Ojala los gorilas de la otra orilla tengan esta radio prendida y estén escuchando el relato. No entiendo por qué se complican tanto, si es tan simple ponerse del lado del vencedor y ver como la vida de cada uno sonríe mientras la realidad de alrededor va muriendo lentamente.

¿De qué pobreza hablan? Este gobierno ha hecho lo que nadie al darles asignaciones a todos para luchar contra esa realidad tan triste. Hoy vas a los asentamientos y se puede ser testigo de cómo ese plan alcanza para la comida. La gente sigue viviendo en un rancho y continúa siendo igual de pobre que al principio de la década ganada, pero al menos tienen para comer. ¿Cómo nadie de la oposición da cuenta de eso? Aparte cada vez tienen más vecinos de su misma condición, lo cual además de fomentar las relaciones sociales demuestra que hay una mayor fiabilidad en el modelo.

Yo la verdad que no los entiendo, pero bueno, allá ellos. Yo lo he llamado para demostrarle mi gran admiración hacia su trabajo y recordarle que estoy a su entera disposición. Mi radio es su casa, úsela como portavoz de su opinión, porque aquí hablamos exclusivamente de usted.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.