Blogs Ver todos los posts

¿Cómo hemos llegado a esto?

Vemos poco, o casi nada, de lo que sucede a nuestro alrededor. Las consecuencias de la ceguera son ya, casi irremediables.

¿Como sucedió que alcanzamos tan silenciosamente este estado de anomia social? Al igual que los monos, que no distinguen entre incesto, ni el bien, ni el mal, perdimos -como si nada- las reglas sociales más poderosas.

Hoy, parece anticuado hablar del respeto. Todos corriendo con el orgullo a cuesta, amenazando y pisando a quienes se interpongan en el caminar. Todo es de todos, y de nadie.

Un ejemplo nos ayudará a comprender hasta qué punto nos perdemos en nuestros propios ideales. Hasta qué punto perdemos la razón, por adaptarnos tan fácilmente a los tiempos que corren.

El próximo 24 de marzo conmemoraremos una vez más el “Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia”, día en que –según dicen los libros- se conmemoran en la Argentina las muertes producidas por la última dictadura cívico militar que gobernó el país, bajo el famoso y tremebundo “Plan” que apuntaba a un prometedor “Proceso de Reorganización Nacional.

Más allá de las banderas políticas, que bien o mal nos pesen, coincidiremos con cualquier lector que el 24 de marzo es un día de recuerdos grises, un agujero negro en donde se funde la historia, y que no es un tema liviano y digno de ser tratado con desdén.

Frente a este cúmulo de sentimientos funestos cabe preguntarse, ¿cómo es posible entonces que el mismísimo 24 de marzo sea feriado? ¿No es acaso una buena oportunidad para poner en práctica el archi conocido, e ímprobo “Nunca Más” que tantos llevan como estandarte?

Es irrisorio pensar que por el simple hecho de empapelar Universidades y calles se está formando un país con buena gente, capaz de no caer en los mismos hitos que nos elevaron a los primeros puestos del Ranking de defaults más grandes de la historia.

Otro granito de arena lo aporta la política inexorablemente propagandística que se ha instalado en los últimos años. No es suficiente decretar feriado nacional y revestir la ciudad con banderas...si queremos concientizar- para prevenir y evitar los errores- no basta con ello. No podemos pretender que un golpe militar no vuelva si no enseñamos y excavamos metros y metros sobre el tema.

Y, como si fuera poco, los ejemplos sobran…2 de Abril, Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, 9 de julio, Día de la Independencia, por nombrar solo algunas fechas patrias que nos competen. Todas ellas son buenas ocasiones para borrar un poco más nuestra identidad, para tomarnos un descanso, como si nada ha pasado. Momentos de mini-vacaciones que fomentan la circulación del turismo nacional.

¿Donde están los que dicen querer cambiar la historia? Año a año, nos vamos olvidando cuándo, cómo y por qué “festejamos “.Si…no es erróneo decir que festejamos, sin medir cuán doloroso fue “El hecho”, porque muy lejos se está de las conmemoraciones…. Cada 1° de Mayo y 2 de Abril, y en cada fecha patria que se nos presenta se inaugura la liquidación de los pocos valores que quedan.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.