Blogs Ver todos los posts

El poder y la corrupción

¿Un corrupto afín a mi ideología, es menos corrupto que uno que esté en la antítesis ideológica?

La corrupción daría la impresión que está en el tapete de la agenda pública, incluso superando ampliamente temas como la reforma fiscal, laboral, o el debate por la coparticipación federal, hasta podríamos decir que superó al análisis pos electoral que generalmente se hace.

Era habitual que el tema de la corrupción surgiera cuando estamos frente a crisis, y por sobre todo crisis de neto corte económico, entonces empezamos a revalorizar la transparencia, la honestidad y otros atributos que van quedando de lado ante el pragmatismo político característico de nuestro país.

Se podría decir que es otro de los logros del Pro en materia de comunicación, es darnos pequeñas dosis de corrupción K, para que no nos olvidemos, y mantengamos la memoria activa, y dejemos siempre en segundo plano temas propio de la gestión.

Y ante cada caso de corrupción posible actual, devuelven casos en cantidades industriales del pasado, lo que vuelve una vez más al recuerdo de lo que se denominó la década ganada.

Hay dos reflexiones que me animan, la primera es el apego dogmático que muchos demuestran de un lado o del otro, un fanatismo político que, o es una señal de adolescencia política, o lo que es peor de una defensa corporativa, para mantener status quo de cada uno.

La sociedad no es ingenua, y hoy existe una herramienta de transparencia política única, INTERNET, que asociada a Google, hace que ya las mentiras más que patas cortas, no las tengan.

Pensemos en dos ejemplos imaginarios (cualquier coincidencia con la realidad no es casualidad) un vecino nuestro comienza a participar en política desde muy joven, es más antes de incorporarse al mundo del trabajo siquiera, vive con sus padres de clase media, les pide prestado el auto de varios modelos anteriores para pasear, y llevar a la noviecita del barrio por la costanera, y otros lugares clásicos de una ciudad cualquiera.

De repente por su capacidad, compromiso y lealtad es nombrado funcionario (póngalo en el cargo que Ud., desee y con el mayor sueldo posible), la cuestión que este joven dedicado a la cosa pública en menos de un año – con el único ingreso de un funcionario público en un país del tercer mundo- se compra una camioneta importada cero kilómetro, además compra un terreno y construye en el mismo una casa de ensueño, en tiempo record, pero como todo esto lo estresó se hace dos viajes paradisiacos por el mundo con su joven esposa.

La mirada atenta del vecino quien se pregunta como él con dos sueldos, siendo según el INDEC tanto el de antes como el de ahora de clase media, no puede llegar a la camioneta importada (obvio buscó en internet y casi sale un palo, sí escuchó bien), pero además dijo bueno al menos me mudaré a una casa así, con quincho, pileta, varias habitaciones, etc. Miró por google los precios de los terrenos, lo que sale construir, y se cayó, son varias camionetas, y además los créditos imposible de acceder, le quedó entonces el premio consuelo de irse de viaje, al igual que el vecino, buscó las ofertas, y sorpresa!!!!! se necesitan varios sueldos para esos viajes paradisiacos, y ni pensar en hacer dos, porque debería vender su casa, o el auto.

Pero el vecino además no podía compartir su camioneta, entonces le compró un auto más chico pero también 0km a su joven esposa, el hombre que penaba canas se preguntaba como un joven tan exitoso lograba todo esto, y además se dedicaba a servir a los otros – pues esa era la explicación de su vocación política- y este hombre dudoso, y quizás envidioso, se interpeló sobre cuanto ganaba su joven vecino, una vez más recurrió a Internet, y Oh sorpresa, ganaban el mismo sueldo que él, que no era malo pero por lejos sumaban una suma que permitiese comprar tantos bienes y además el nivel de vida que llevaban (cuotas de clubes exclusivos, ropa de primera marca, cenas en lujosos restaurantes, etc).

¿Cómo entonces podía sostener esto?, se imaginó que tenía una actividad en el sector privado, y esto justificaría sus cuantiosos ingresos, entonces una vez más la red de redes nos daría la ansiada respuesta, pues estaría en AFIP, y una vez más la sorpresa nos invadiría, este joven como su mujer no existían en el sistema.

Un día al despertar y prender el ordenador, ve en la portada de los diarios digitales, que el vecino había sido denunciado por corrupción, enriquecimiento ilícito, y un montón de delitos que se detallaban, así como una serie de datos que eran difícil de creer: cuentas en dólares, euros, plazos fijos, gastos en tarjetas de créditos, etc.

Una casi indisimulable sonrisa se dibujaba en el rostro de este vecino que sospechaba algo, aunque no sabía bien que.

En la tardecita se juntaron en el bar del club de siempre, los viejos amigos, y el tema era el joven de corta vida política, todos se pasaba los memes, videos, capturas de pantallas de los diarios, e incluso los posteos de unos y otros.

Estaba el jubilado que venía de decepción en decepción, y que fue tajante, ¡amigos, es indefendible este flaco, haces la cuenta y así no hubiese gastado un centavo de su sueldo, es imposible tener todos esos bienes!, el tipo era un corrupto, indefendible. – Automáticamente el calvo del grupo que siempre hacía lectura entre líneas, le dijo: mira qué casualidad, él trabajaba para los que menos tienen, y luchó contra las corporaciones, contra la oligarquía, en favor de los que menos tienen, y por eso está preso. Es un héroe nacional, un mártir de la causa.

El vecino cibernauta no entendía muy bien los planteos, el conocía muy bien al joven, no era un mal tipo, hasta simpático le caía, pero sí era cierto que nunca logró comprender como hacía para vivir de la manera que lo hacía, además que siempre andaba alardeando de sus viajes, sus ropas, perfumes, y tantas cosas raras, que muchos le decían que sí por vergüenza de preguntar de que se trataba.

Del otro lado de la ciudad estaba la promesa de la familia, un joven profesional que tenía estampado en su frente la palabra CEO, nacido para el éxito, con una sola preocupación "ser el mejor", leí en los diarios atónito, aquel joven detenido era uno de sus mejores contactos, quien le presentó a los funcionarios claves, el que le pasó mucho antes que al resto pliegos, datos sensibles, cuando no directamente le daba para que él se encargue de todo.

¡Cosa de negro!, como vas a vivir así, sí sos un muerto de hambre, ¡me pasa por hacer negocios con brutos!, se escuchaban los gritos a cientos de metros del barrio cerrado en donde pasaba sus días el empresario. Tenía la sensación que iban por él, se venían las elecciones, y debía moverse rápido, tomó su celular, y empezó a mandar mensajes en cadena, viendo quien estaba interesado en un aportante de las campañas, estaba acostumbrado a una máxima que su padre le enseñó "diversificar riesgos", y esto incluía a la política. Había que apostar siempre a más de uno, incluso en tiempos de bonanzas tenían sus propios sondeos, así podían mejorar las inversiones, aportes para otros.

Se dedicó toda la tarde, a visitar viejos amigos, u operadores como se los conocen, a cada uno les entregaba un sobre, de aporte para la democracia, para mejorar la vida de todos se decían, aunque la sonrisa pícara indicaba otra cosa.

Pero algo salió mal, y golpearon su puerta, y las esposas frías se posaron sobre sus cálidas muñecas, ¡no saben quién soy yo!, gritaba entre la impotencia y el miedo.

Las tapas de los diarios, una vez más ponían la corrupción en la tapa, y esta vez el actor principal era una promesa del mundo empresario, quien aparentemente tenía importantes negocios con todos los partidos políticos, y con todos había obtenido un sospechoso trato preferencial.

Sentado mirando su Tablet el vecino cibernauta estaba sorprendido, no comprendía como aquel joven de vida resuelta se había metido en esos negocios, sí varias generaciones podían vivir con su patrimonio, y la palabra "poder" estaba presente en cada columna de opinión.

Estábamos frente a una nueva etapa, porque el joven empresario tenía vínculos con el actual gobierno, pero igualmente fue detenido, junto a viejos y nuevos funcionarios.

También en el poder judicial, varios jueces, fiscales, habían sido destituidos, porque funcionaban como protección del anterior y actual gobierno. Las cárceles estaban repletas de corruptos, de todos los partidos, de todas las edades, etc.

La sonrisa, era ya una profunda carcajada, y en eso tocan la puerta. Abre aún sonriendo y un oficial de justicia le entrega una notificación en mano, mira sorprendido porque era más de una notificación en realidad, 1º una intimación porque no pagaba los aportes patronales, de jubilación y art de la señora que prestaba servicios en su casa, 2º la demanda de esta señora reclamando diferencia salarial, horas extras, y otros rubros que no entendía, 3º el estado municipal que lo intimaba a denunciar y pagar la multa por tener una pileta –pequeña pero pileta al fin- no declarada; 4º intimación de AFIP porque no coincidían sus compras con tarjetas y sus ingresos, 5º una demanda de alimentos por sus hijos a los cuales no les pasaba alimentos hace 1 año, 6º el impuesto automotor que debía hace 2 años, y la lista de papeles seguía, sentía que le latía el corazón cada vez más rápido, y que el aire le faltaba.

Se fue al club, a tratar de digerir con un poco de alcohol tantas noticias amargas, y estaban sus amigos sentados, uno más triste que el otro: me llegó varias multas por cruzar en rojo, y a mí me salieron con que tenía el medidor enganchado de la luz, y así seguía la catarsis.

¿Qué paso? Se preguntaban, y en ese momento se acerca el dueño del bar – el que había sido clausurado por falta de habilitación y rompió la faja para poder abrir igual- y les dijo: muchachos esto es así, primero van por los otros, y no te importa, después por otros más y tampoco te importa, hasta que te tocan la puerta y fuiste, estás hasta las manos.

El vecino amante de internet le contesta enojado: ¡de qué hablas, sí nos referimos al estado, que ahora te quiere cobrar todo, y se ponen en papel de moralistas, no te dejan laburar, nada de nada!, y el hombre de varias batallas que se refugiaba en ese bar de poca monta les dice: gurises, el problema somos nosotros, que tenemos una doble moral, los que no los querían al flaco de acá en frente, lo mataron, pero no porque era corrupto sino porque lo que representaba, el igual seguía siendo corrupto, y al otro que plata no le faltaba, lo mataban del otro bando, tampoco porque era corrupto sino por lo que representaba. En síntesis a nadie le preocupaba que fuere corrupto, sino lo que ellos representaban. Obvio nadie se detuvo a ver que eran socios, y que bien les había ido.

Pero claro nos pasamos de la raya, nos gustó la transparencia, hasta que vinieron por nosotros, y ahora queremos llevarlos como estandarte a los dos que están adentro, con total que nos garanticen poder seguir viviendo con nuestras contradicciones.

Este dialogo imaginario, no es una generalización, pero comprender que la corrupción es un mal que está en toda la sociedad, y transciende las ideologías es necesario, no para justificarlos, por el contrario, para combatirlos cuando se está fuera del poder y dentro de él. La cuenta pendiente sin lugar a dudas es la justicia, quien siempre es oficialista, y es usada como un factor de presión, la sociedad a mí entender va madurando, y hoy nos debemos realmente preguntar sí vale la pena defender corruptos por privilegiar una causa, soy de la idea que todo corrupto debe pagar, y es más en los delitos de corrupción se debe revertir el principio de inocencia, siendo todos culpables hasta que demostremos lo contrario. Pues quienes hemos elegido la vida política, y nos hemos formado para ellos, sabemos de la responsabilidad que implica, de lo contrario deberíamos pensar en dedicarnos a otra cosa.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.