Blogs Ver todos los posts

SIDE

Muchos piensan que las películas de espionajes simplemente son el resultado de la imaginación de los autores de libretos que luego se transforman en historias que se representan en la pantalla grande.

Aunque los “espías”, en nuestro país tuvieron su paso inolvidable cuando prestaron sus servicios al terrorismo de estado, y cuando “la inteligencia”, estaba en cada una de las fuerzas de seguridad.

El paso de la última dictadura dejó muchas dudas en cuanto al rol y los integrantes de los servicios, muchos ciudadanos a pie fueron sospechados de colaboracionistas, otros tantos se sospechaba que eran parte de los servicios, tal vez por actitudes sospechosas, o quizás por no poder demostrar realmente ingresos y actividades, y estar en todos lados y en ninguno al mismo tiempo.

La muerte del fiscal especial, cuya función en los últimos años era exclusivamente investigar el atentado ocurrido en la AMIA, nos deja dudas por doquier, ¿es posible que se haya suicidado?, ¿Quién se beneficia con su muerte?, ¿fue victima de una interna entre espías?, ¿las duras críticas del gobierno fueron de tal magnitud como para doblegar la voluntad de un fiscal altamente preparado para la función?.

Tal vez el método elegido por la presidenta para manifestarse sobre esta muerte no fue el mejor, no existe un protocolo sobre como actuar ante una situación que pareciera convertirse en una bola de nieve. Piénsese que todas las miradas iban a estar en la persona denunciada por el fiscal, y la frase de café sería “le tiraron un muerto”, ¡y que muerto!

Quien más se perjudica ante la muerte del fiscal en términos políticos e institucionales, (desde ya que las primeras victimas es el propio fiscal, su familia y amigos), es el gobierno y en cabeza de CFK, muchos no creeran ni quieren creer en la hipótesis del suicidio, e incluso si las pruebas fueran irrefutables, ya analizas un suicidio inducido, siempre mirando al gobierno como responsable.

Por otro lado el gobierno dejó entrever que gran responsabilidad sería de los medios de comunicación corporativos quienes habrían diseñado todo un contexto para que la denuncia recaiga en feria, luego del penoso atentado en Francia, mediante una serie de tapas en sus medios, y elucubraciones.

Saliendo de las posturas oficialistas y opositoras, no caben dudas que hay un muerto, y su muerte es dudosa, o al menos en un contexto sumamente extraño, lo que no implica descalificar lisa y llana la hipótesis de un suicidio, los rincones de la mente son inalcanzable aún hoy para desentrañar las ideas que se nos cruzan en momento de stress y donde el trabajo de muchos años está a punto de ver sus frutos, y se debate entre el éxito y el fracaso.

El propio fiscal reconoció sus vínculos laborales con la SI (Secretaría de Inteligencia ex SIDE), lo que son obvios atento que investigaba un atentado, y todos los jueces federales pueden y deben servirse de la SI para sus respectivas investigaciones.

Lo que no podemos obviar que hace muy poco tiempo se realizaron cambios profundos en la SI, luego de declaraciones de “espías”, algo paradójico porque el quid de la cuestión de estos hombres es su perfil bajo, casi inexistente, pero previo al cambio de autoridades uno de los espías más conocidos e influyentes dio una nota a una revista muy conocida.

Los espías por sus características terminan siendo una bomba de precisión, donde muy pocos tienen la capacidad de desactivar a tiempo, y cada vez que queda mano de obra desocupada, se teme lo peor, pensemos que estas personas manejan información confidencial, secretos de estado, y se manejan con mecanismos inusuales, teniendo contactos con los sectores menos pensados.

Como en todo estado de derecho, la actividad de Inteligencia está regulada por ley, en nuestro país por la 25.520, que por ejemplo en su artículo 2 dice” A los fines de la presente ley y de las actividades reguladas por la misma, se entenderá por: 1. Inteligencia Nacional a la actividad consistente en la obtención, reunión, sistematización y análisis de la información específica referida a los hechos, amenazas, riesgos y conflictos que afecten la seguridad exterior e interior de la Nación. 2. Contrainteligencia a la actividad propia del campo de la inteligencia que se realiza con el propósito de evitar actividades de inteligencia de actores que representen amenazas o riesgos para la seguridad del Estado Nacional. 3. Inteligencia Criminal a la parte de la Inteligencia referida a las actividades criminales específicas que, por su naturaleza, magnitud, consecuencias previsibles, peligrosidad o modalidades, afecten la libertad, la vida, el patrimonio de los habitantes, sus derechos y garantías y las instituciones del sistema representativo, republicano y federal que establece la Constitución Nacional. 4. Inteligencia Estratégica Militar a la parte de la Inteligencia referida al conocimiento de las capacidades y debilidades del potencial militar de los países que interesen desde el punto de vista de la defensa nacional, así como el ambiente geográfico de las áreas estratégicas operacionales determinadas por el planeamiento estratégico militar. 5. Sistema de Inteligencia Nacional al conjunto de relaciones funcionales de los organismos de inteligencia del Estado Nacional, dirigido por la Secretaría de Inteligencia a los efectos de contribuir a la toma de decisiones en materia de seguridad exterior e interior de la Nación., y el artículo 4ºexpresamente aclara Ningún organismo de inteligencia podrá:3. Influir de cualquier modo en la situación institucional, política, militar, policial, social y económica del país, en su política exterior, en la vida interna de los partidos políticos legalmente constituidos, en la opinión pública, en personas, en medios de difusión o en asociaciones o agrupaciones legales de cualquier tipo.4. Revelar o divulgar cualquier tipo de información adquirida en ejercicio de sus funciones relativa a cualquier habitante o a personas jurídicas, ya sean públicas o privadas, salvo que mediare orden o dispensa judicial.

Los servicios de inteligencia son necesarios, pero al mismo tiempo un peligro muy difícil de evaluar, se manejan con recursos reservados, tienen empleados de planta pero agentes temporarios, y sí hay algo más complejos, nos debemos referir a quienes hacen contra inteligencia, y operan con o contra agentes de otros servicios, que operan en nuestro país.

Desconocemos los métodos que utilizan, muchos quieren hacernos creer que hoy la SI son jóvenes que interceptan llamadas, mails, fax, mensajes de textos, y procesar información; por supuesto que esto existe, pero también agentes de campo, que se infiltran, manejan armas, tienen entrenamiento militar, y están expuestos a perder sus vidas, y deben resguardar su identidad como seguro de vida, para ellos y de sus familias.

Un mundo oscuro el de los servicios, y temible, porque una interna entre los agentes, nos pone ante una batalla sin códigos, donde el fin justifica los medios.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.