Columnistas Ver todas las columnas

La víspera

El sol crujiente del incipiente verano impiadoso no sólo resquebraja las ilusiones del campo que cruza los dedos por unas gotas de agua, sino que también amenaza ahora con sutileza, pero más tarde quizás con profundidad, las proyecciones económicas de la provincia que ya están agrietadas. Mientras tanto, bajo ese mismo calor, abogados oficialistas, legisladores, y jueces siguen sacudidos por el cimbronazo de la política que les da un respiro con un receso obligado y nunca tan oportuno.

La semana dejó varios títulos. El reloj corre intrépidamente para el vocal Carlos Alberto Chiara Díaz que, sin mirar la mesa, tomó por la punta el mantel y barrió con todo lo que estos años supo callar corporativamente el palacio judicial. Ahora, su mal, (el de viaticador serial) parece ser la epidemia de la Corte en la que pocos cobran mucho.

Diputados dio luz verde al enjuiciamiento del vocal. Inesperadamente esa decisión abrió otra puerta: La de su presidente Claudia Mizawak que hasta ahora era intocable. También para ella la Legislatura tiene preparado un proceso. La incógnita está centrada en que si se usará la misma vara.

Ángel Vásquez, el diputado del FpV, ex intendente de San Benito, adelantó que como regalo de Reyes, la comisión de Juicio Político tendrá cerrado el tema. "La semana que viene vamos a estar todos los días para poder llegar el día 6 con algo resuelto. Ese día vamos a tener sesión si es que llegamos a un dictamen ya sea favorable o no, porque ya vamos a tener recabadas las pruebas. Estamos trabajando en conjunto de la misma forma que se trabajó lo anterior", dijo sin tener en cuenta que la vez anterior el trámite fue veloz, sin dilaciones y que, a diferencia de ahora, la denuncia no recibió adhesiones que llegaron incluso del propio riñón como fue el caso de Rubén Virué, exsecretario de Justicia durante la gestión de Sergio Urribarri.

La certeza de Vásquez no es la que sienten los abogados que lideran el Colegio provincial, cuya conducción está enraizada en el calor oficial. Con la firma de Enrique Martínez, que es su presidente, advirtieron que los procesos de enjuiciamiento "inquietan" y perturban la credibilidad social. No emitieron opinión, en cambio, sobre cómo impacta en los vecinos que los jueces ( que sentencian) tengan, en caso de que se confirme, comportamientos impropios.

El Colegio se paró en el tema en un mal momento. Primero porque no había opinado antes, cuando Chiara Díaz caía en soledad al vacío y segundo porque sus advertencias van por sobre el proceso, y no por sus causas.

Como si esto fuera poco, se sumó a la polémica el ex vicegobernador Domingo Daniel Rossi que, siendo un caso testigo del manejo de los fondos públicos (fue sentenciado en 2006 por enriquecimiento ilícito), aseguró que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le hizo lugar a una petición que presentó su abogado, Carlos Reggiardo, para que se revea su sentencia que, además de obligarlo a devolver miles de pesos (aunque su juicio fue en años del uno a uno) y a realizar tareas comunitarias, lo inhabilitó para ejercer cargos públicos por ocho años. Rubén Pagliotto, que en esos años era fiscal adjunto de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas pidió que la Justicia iniciara acciones para recuperar el dinero.

El común denominador de este caso es Reggiardo, que, casualmente, es el mismo abogado que va contra Chiara Díaz por los viáticos y le calza como anillo al dedo a Urribarri. Pero, además de esa coincidencia está el caso de que (según Rossi), Chiara Díaz lo condena, pero todos los que en ese momento formaron parte del juicio "ascendieron", mientras que el hijo del vocal logró rápidamente un cargo en la Justicia Electoral. Para Reggiardo el tema es más simple. Chiara Díaz "es como Al Capone" comparó mostrando que fue el talón de Aquiles lo que hizo caer en desgracia al vocal y no la complicidad del peronismo.

Dijo Menem, en sus años de oro, que "nadie muere en las vísperas". Hoy, en los tribunales, muchos que vivieron con la panza al sol el calor de esos tiempos, cruzan los dedos. En el gobierno, saben que la posibilidad de cambiar la Corte es única. También lo sabe la oposición. El punto es a quien le sirve el cambio, por qué y para qué cambiamos.

El receso trajo algo de tranquilidad a la convulsionada Legislatura. El hecho histórico corre por un lado, la moral por otro y en algunos casos se juntan. Pero, al margen de los andariveles y de las inmensas posibilidades de cruzar de una vía a otra, una y otra vez, lo cierto es que ahora las hipótesis sobre el ser y el deber ser se multiplican.

Para cerrar la semana, legisladores de Cambiemos denunciaron penalmente a los directores de la tarjeta estatal Sidecreer. Es que la capitalización con privados quedó atrás, pero lo acuerdos con las mutuales que se la devoraron no, y menos aún los responsables de que eso suceda.

Esta intentona de capitalizarla y el freno de mano que puso Bordet, muestra que siempre se está a tiempo de corregir y que las cosas del Estado, bajo la lupa de todos, son perfectibles.

Feliz Navidad.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.