Columnistas Ver todas las columnas

Mala semana

La semana legislativa estuvo signada por la intriga. El proyecto de ley de Presupuesto 2017 que ingresó el viernes a la Legislatura estuvo atravesado por lecturas fuera de tiempo, confabulaciones y algunos augurios demasiado optimistas. Con la semana en marcha, varias ilusiones se fueron diluyendo y los números para el año que viene se sintetizaron en el reclamo de los intendentes que esperan un gajo más jugoso de la parte que les toca y en la preocupación de los legisladores que deben tratar en el recinto una propuesta que está varios miles abajo y sin signos de pronta recuperación.

"La decisión es política. Sobre la economía tenemos poco para discutir. El nivel de endeudamiento es una herencia que se agrava", coincidieron algunos de los que hojearon las primeras fotocopias del primer presupuesto del gobernador Gustavo Bordet.

Otros más entendidos, interpretaron que el gran problema de este proceso es que "todos quieren medidas graduales con efecto de shock".

Es que los intendentes y los legisladores, propios y ajenos, cuando vieron los números notaron además que las legislativas van a venir más duras que lo esperado y que el futuro promisorio que todos soñamos llega un poco complicado.

Para muchos jóvenes intendentes el que viene será su segundo año de gestión y sin resultados a la vista, la perspectiva a futuro se diluye. Como si eso no alcanzara, el tope constitucional a la reelección obliga a muchos a pasarse a otro sector de la boleta pero, si avanza la reforma electoral como ya progresó en el Congreso, esa opción también se complica.

La imposibilidad de discutir económicamente la viabilidad de la provincia y ceñir el debate a una cuestión estrictamente política pone en blanco y negro la relación de fuerzas en los recintos donde las estimaciones están dañadas por el saldo entre el debe y el haber.

Bordet puso sobre la mesa una libreta de almacenero un tanto raída, lo que desnuda su fragilidad pero también lo potencia a la hora de ser capaz de pilotear un barco que heredó ya muy deteriorado y que busca amarrar.

A esa discusión, se sumó la caja de Pandora que se abrió esta semana con más virulencia que nunca y puso la templanza de Bordet al límite. El déjà vu de Urribarri y sus sueños azotaron la mitad de la semana y obligaron al gobernador a salir a respaldar a una funcionaria luego de haber decapitado al titular de Obras Públicas, también sospechado por corrupción. El común denominador de estos casos es el uso indebido de los bienes del Estado que lo salpica como un pasado que no puede ignorar. Y no son los primeros casos. Antes el Instituto del Seguro y Vialidad le habían dado un dolor de cabeza.

Poco antes, Bordet, con un guiño al gobierno nacional, había hablado de austeridad y, como un eclipse, el malgasto de la gestión anterior colapsa su buenas intenciones y también los titulares.

Incluso, el destape de la resquebrajada Caja de Jubilaciones, que va a socorrer el gobierno nacional, puso en alerta a los jubilados que entienden que cualquier cambio puede arrasar el 82 por ciento móvil que, aunque no lo crean, está planteado en la Constitución y no de ahora. Es que la picardía poco innovadora de ciertos dirigentes de los adultos mayores ha visto con buenos resultados el uso recurrente de esa muletilla que ya no depende de las buenas intenciones políticas.

La Caja de Jubilaciones no fue el único ámbito al que le echó el ojo. También la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) está bajo la lupa. "Es otro déficit financiero, está a cargo del gobierno provincial y hay que trabajar de manera seria, profunda y coordinada para mejorar su funcionamiento porque las carreras están en marcha. "Estudiaremos el presupuesto 2017 y veremos si podemos contribuir a una mejora presupuestaria en cuanto a los gastos y recursos y después en lo académico", propuso el jefe de la bancada del FpV en el Senado, Ángel Giano que para cerrar la mala semana del gobierno provincial, reprochó al gobierno nacional por el trato discrecional al as comunas. Lo que no tuvo en cuenta Giano es que Concordia, la capital del departamento que representa en el Senado, ha sido una de las más beneficiadas con obras millonarias para mejorar la calidad de vida de los vecinos. Y que Bordet, hasta hace poco tiempo, había sido su intendente.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.