Columnistas Ver todas las columnas

Sacudones inesperados

Termina el período ordinario y el amesetamiento que caracterizó los dos primeros años legislativos tuvo un sacudón trascendente que imprimió primero el presupuesto 2018, con una votación unánime en las dos cámaras y luego, con la sanción de una batería de proyectos que ponen a la provincia en línea con la Nación pero que, por sobre esa articulación, exhiben la fuerza del diálogo entre los dos estados, sus protagonistas y los buenos resultados que arrastran las conversaciones entre los gobiernos.

Las horas previas a las sesiones en las cámaras no fueron fáciles, no sólo por el tenor de los acuerdos, sino también porque es una práctica casi innovadora para muchos la de alcanzar los consensos. Es que algunos vienen de protagonizar años de ejercicio en una Legislatura monocolor y otros de dirigir sindicatos unilateralmente y gran parte del resto de repetir el mandato sin necesidad de los acuerdos internos en los departamentos, de modo tal que en un punto y a pesar de tantos años de experiencia, hubo un paso hacia adelante y de aprendizaje a la hora de sancionar los proyectos.

Hacia adentro de cada una de las fuerzas, ese paso puede medirse desde diferentes lugares. Angel Giano, el senador y jefe de la bancada peronista en el Senado, quedó a mitad de camino prometiendo una consulta amplia sobre el proyecto de aseguradoras de riesgo de trabajo que también cuestionó el radical Raymundo Kisser. Esas dos voces disonantes quedaron a contrapelo de la decisión del gobierno provincial y nacional, pero también respecto de sus pares.

Las secuelas de ese proceso se mitigarán con el tiempo y con la expectativa que ya muchos tienen en el 2019 que es el próximo desafío electoral que atravesaremos los argentinos. En el medio, algunos intendentes han marcado la cancha con faltazos que no pasaron desapercibidos no sólo por la aquilatada trayectoria de sus nombres sino también, en otros casos, porque representan los departamentos cuantitativamente decisorios en una elección.

Las ausencias en la última reunión de intendentes de Eduardo Lauritto y Enrique Cresto y de Martín Piaggio sorprendió al resto de sus pares que leyeron esa marca como un mensaje hacia el futuro pero también hacia adentro del peronismo que busca múltiples estrategias para rearmarse después del resultado que alcanzó en las elecciones de octubre.


Esa singular posición llamó la atención del resto que intenta descifrar cuál es el mensaje que dan tres intendentes de territorios gravitantes, en un momento en el que la horizontalidad es la marca de una fuerza en la que se refundan los liderazgos.

La semana tuvo, a su vez, otras notas de color. También fueron llamativas las declaraciones del fiscal de Estado, Julio Rodriguez Signes, que tomó distancia de los hechos de corrupción que llevaron ante la Justicia al presidente de la Cámara de Diputados y ex gobernador por dos períodos, Sergio Urribarri.

El abogado de la provincia atribuyó los "errores" de Urribarri, por los que fue denunciado penalmente, a la "vorágine" y a la "vocación por su candidatura presidencial" que tuvo el ahora legislador cuando intentaba protagonizar las elecciones a nivel nacional en 2015.

El funcionario, que ocupó el cargo de fiscal de Estado durante los dos gobiernos de Urribarri, entre 2007 y 2015, se manifestó "sorprendido" por la gran cantidad de denuncias penales contra el ex gobernador.

Como se sabe Urribarri está denunciado ante la Justicia de Entre Ríos por supuesto enriquecimiento ilícito, por la instalación de un parador en Mar del Plata que promocionaba su candidatura presidencial y que se habría costeado con fondos públicos y por diversas contrataciones millonarias a cargo del erario público que se hicieron para la Cumbre del Mercosur que sesionó en 2014 en Paraná, y por la que debía prestar declaración indagatoria este 30 de noviembre y fue postergada hasta el 15 de diciembre.

Según el fiscal, "hacia el final de la gestión, ya en el último año, hubo una actitud y esa vorágine o esa vocación por su candidatura, lo llevó a cometer errores. Debería haber adoptado otra actitud, obrando de otra forma, por ejemplo con la Cumbre del Mercosur", sugirió el fiscal que acompañó a Urribarri en ese cargo.

Como broche, la asunción de Emilio Castrillón en la corte local, pone otra cuota de análisis a la semana política. El ex legislador provincial y autor de la polémica ley electoral que lleva su nombre, también habló con distancia sobre los casos resonantes como el enjuiciamiento a su antecesora Claudia Mizawak y su ex par Carlos Alberto Chiara Díaz.

Castrillón, uno de los delfines de Jorge Busti, que precisamente lo catapultó a la vocalía del Superior Tribunal, asumió con un discurso plagado de buenas intenciones. Aseguró que pretende "una justicia que no actúe para el gobierno que pasó sino que actúe siempre", nada más y nada menos que lo que espera toda la gente y lo que ahora deberá demostrar, incluso al momento de resolver las causas más trascendentes que a paso de tortuga apenas se mueven en el Poder Judicial.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.