Columnistas Ver todas las columnas

Unidos, pero no tanto

La constante operación retorno que impulsan dirigentes del peronismo para reunificar el partido no termina de consolidarse. Cada vez que uno de ellos agita la bandera del encolumnamiento espontáneo hay un consenso inmediato, pero también muchos peros. Esos reparos, con más o menos entidad, son las dificultades que hay que sortear en el camino.

Se mezcla en el operativo retorno el calendario electoral. 2017 pone otra vez como punto de largada la discusión de nombres para ocupar bancas en los escaños del Congreso. Es discusión atraviesa el concepto de unidad en el que hce foco el gobernador Gustavo Bordet y donde ya ha capitalizado algunos nombres.

Otrs fuerzas, como el radicalismo, también trabajan, puertas adentro, para alcanzar por consenso un nombre que los lleve, todos conformes, al primer lugar de la lista legislativa, que es donde todos pretenden estar. Un congreso en marzo, según se rumorea, será el primer pso para buscar los acuerdos.

En Paraná Campaña, cuyo caudal electoral no pasa desapercibido para nadie, el nombre del actual diputado Jorge D´Agostino ya se tiró al ruedo mientras la Illia insiste con Atilio Benedetti. Esta vez, las mujeres radicales se anotaron en la conversación y no son pocas las que quieren ir por la banca que les facilita el cupo. En este caso y aunque son parte del frente Cambiemos, la cosa se resuelve como se debe: entre radicales.

Pero volviendo al tema del oficialismo, no son pocos los que opinan públicamente sobre el proceso de unidad. Uno de ellos, el vicegobernador, Adán Bahl, que volvió a exigir que las condiciones para el retorno sean de paridad. "Debe darse una gran primaria para terminar con ese sistema en el que algunos les dejan hacer goles con la mano y a otros les marcan cada pase que da"; Para Bahl"todo aquel peronista que quiere volver tiene que volver, todos, y no quiero dar nombres, pero deben volver", propuso.

Sin embargo, Bahl mostró que el peronismo tambien pudo dar triunfos electorales, aún por fuera del partido, con lo cual relativizó la táctica del amuchamiento: "Ahora bien, profundicemos, la marchita dice 'todos unidos triunfaremos' y eso, dijeran los chicos, garpa, pero yo recuerdo que en el 2007 hubo 12 intendentes de localidades importantes que fueron por fuera y el peronismo ganó. En el 2011 Jorge Busti, Juan Carlos Halle fueron por afuera y el peronismo ganó, por eso de que todos "juntos triunfaremos" es muy relativo. No obstante, hay que dar la posibilidad de que todos puedan participar con reglas claras, que la gente elija, es lo que propiciamos desde nuestro espacio y hemos sido coherentes en esta forma de pensar", diferenció.

Santiago Gaitan, un espada fiel de Jorge Busti, se ocupó estos días de hablar del ex gobernador como candidato."Tengo un riñón muy arraigado con Busti, pero puedo asegurar, porque tengo contacto con el FpV por charlas con los concejales, está dividida la opinión de que el vuelva a ser el candidato del partido", contó marcando con claridad que la suya ya no es una posición como parte del Frente Entrerriano Federal sino de Cambiemos donde está, como edil, representando la pata peronista en ese frente.

No faltan – claro está – en esta discusión mediática los propagadores de los Cresto que por Concordia, o la costa del Uruguay, se notan en la grilla al Congreso donde siempre se rumoreó que Mayda, sería la candidata.

Buena parte de los operativos de instalación vienen de una vieja costumbre. Es que todos buscan imponer con fuerza un nombre y después, si no hay suficiente suerte, será cuestión de acordar otro cargo, otro contrato, en síntesis, otro arreglo que los mantenga en la calidez de la seguridad mensual que aporta pertenecer al Estado.

La táctica de largar primero tiene adeptos en todas las filas partidarias. El punto es que no todos tienen el mismo peso para sostener la carrera hasta quedarse con el podio. Se suma ahora, más en favor del peronismo que de ningún otro, la necesidad imperiosa de garantizar adeptos que cambien la ecuación a la hora de las urnas.

La pata peronista que quiere fortalecer Cambiemos y la unidad que quiere alcanzar Bordet se nutren de un mismo nicho que alza su cotización en el mercado, conforme pasan los días. Lucen, abonando esta teoría, fotos de dirigentes acumulando peronistas de distinta talla. Esta construcción no es nueva y sigue atada a los hilos de los acuerdos nacionales. Hasta dónde podrán los dirigentes locales empeñar la palabra si la cúpula no lo hace en la misma dirección?. El GEN, por ejemplo, quedó atravesado por esas cuestiones y mientras Stolbizer se arrima al massismo, en la provincia son parte de Cambiemos.

En los últimos tiempos las ideologías y las fórmulas puras de los partidos mutan progresivamente hacia pactos más pluralistas y heterogéneos que ayudan en la suma de masa crítica a la hora de la votación pero también demuestran que los partidos , per se, deben llamarse a la reflexión.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.