Entretenimiento

El Indio hizo temblar Gualeguaychú

Ante más de 170 mil personas, el Indio Solari presentó anoche su nuevo trabajo discográfico, “Pajaritos, Bravos Muchachitos”. La convocatoria superó a la de su última presentación en Mendoza.
Esta historia, que tuvo como semilla a la Cofradía de la Flor Solar hace casi cuarenta años entre un grupo de locos, hippies y poetas, músicos y actores en comunidad setentista, con sobremesa de buñuelos de ricota, ha devenido en el fenómeno artístico más poderoso del rock nacional. El Indio Solari, ex líder de Patricio Rey, es comandante del ejército de fieles más numeroso de la Argentina. Hace meses esperaban esta misa, y la hora llegó: “El 12A” será para siempre la marca del show más grande del rocanrol del país.
Con un número cercano a las 170 mil almas, que podría ser aún mayor, anoche en el Hipódromo de Gualeguaychú, el Indio presentó su cuarto álbum solista, Pajaritos, bravos muchachitos, junto a los Fundamentalistas del aire acondicionado. Para agigantar la leyenda, ésta será recordada como la noche en que sus ex compañeros de Los Redondos, Walter Sidotti, Semilla Bucciarelli y Sergio Dawi, que grabaron un tema del flamante disco, volvieron a compartir con él un escenario.

Desde temprano, tuvieron una bendición desde el cielo. La lluvia, que no dejó carpa sin gotear en el improvisado campamento ricotero del Parque Unzué durante los últimos cuatro días, se fue con la noche. Así, la ciudad del carnaval comparsero cambió su paisaje por la caravana interminable del Indio, con su uniforme deportivo de mil batallas.
Pasadas las cinco de la tarde, la multitud ya se agolpaba contra las vallas. Entonces se abrieron las puertas y la caravana impaciente fue ingresando al gigantesco campo del Hipódromo, con una superficie equivalente a 16 manzanas.

Con la noche, el viento se hizo sentir. Y con el viento, el frío. Nada que pueda espantar estos tipos, que se bancaron un show con temperaturas bajo cero y aguanieve en la última ceremonia mendocina. Era la hora señalada y sólo faltaba que se apagaran las luces. “Que salga el Indio y todo el año es carnaval”, sonaba cada vez más fuerte. Y la hora llegó.
“Vas corriendo con tus Nikes y las balas van detrás (lo que duele no es la goma sino su velocidad)”, aulló Solari cuando las últimas mentes extasiadas aceleraban sus Topper de lona sobre el barro para ser parte de la gran misa ricotera. El show comenzó pasadas las 10 de la noche con Nike es la cultura, de El tesoro de los inocentes. Toda una postal sonora de un fenómeno artístico y popular que no tiene igual.

Chau mohicano, consigna emblemática de su nuevo trabajo, fue el himno siguiente. En la era de las redes sociales al mando de la construcción del pensamiento de las masas, el tipo desafiaba su alma endurecida mofándose de los “Pajaritos, bravos muchachitos”. Luego, se esperaba una larga lista de 27 canciones y dos horas de show, con un cierre para engalanar el mito de esta noche inolvidable con el pogo más grande del mundo y Los Fundamentalistas tocando espalda contra espalda con las viejas glorias Patricias.
Fuente: Clarín y Diario El Día Autor: Pedro Irigoyen

En esta nota

Indio Solari Gualeguaychú

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.