Interés General

Ubajay: Aquellos colonos judíos

El Museo Histórico Ubajay “La Estación” fue declarado “Monumento histórico, cultural, arquitectónico y testimonial” por el Concejo Deliberante, en votación unánime. Su pasado y su presente.
Recorriendo nuestras instituciones
Por Andrea Cattani

Nos enteramos que el edificio ferroviario de la ciudad de Ubajay, en un estado impecable de conservación original y con todos los elementos del ferrocarril, fue declarado “Monumento histórico, cultural, arquitectónico y testimonial de Ubajay” por el Concejo Deliberante, en votación unánime.

Sentimos curiosidad por saber más de su pasado y presente, y compartirlo con los lectores de El Entre Ríos. Quien nos cuenta la historia es el museólogo Ricardo Bouvet, empleado del parque desde 1994.

En el año 2001, un convenio interinstitucional entre la Administración de Parques Nacionales (Parque Nacional El Palmar) y la Municipalidad local de Ubajay, y gracias al impulso de la familia Coulleri que durante años conservo el edificio y los bienes de la estación en especial de la Sala del Jefe de Estación, permitió dar inicio al Museo de Ubajay.

“La estación de trenes no funciona desde 1992, cuando dejaron de pasar las formaciones de pasajeros. En 1997 pasó el último tren de carga. El señor Alcides Coulleri fue el último jefe de estación y era el casero. Desde entonces comenzaron a realizar con los vecinos tareas de conservación y mantenimiento para su puesta en valor, con la idea de convertir a las salas de encomienda, de espera y del jefe de estación, en un museo para la región de palmares”, relata.

En un principio, consistía en una visita guiada en la que se contaba la historia de Ubajay y se entregaba folletería; funcionaba a la vez como una oficina de orientación turística. El museólogo nos recuerda que la localidad se llamaba “Pueblo Palmar”, para tomar luego el nombre de Ubajay (significa fruta ácida) –como la estación- debido a la importancia que esta tenía para su vida socioeconómica.

La sala del jefe –la estación data de 1915- permanece intacta, y es el motivo principal de los comienzos de este museo. Hay telégrafos, registros de los trenes, un escritorio y el resto del mobiliario, una caja fuerte y una gorra.

Poco a poco fueron llegando donaciones, pudiéndose conformar la muestra “Aquellos Colonos Judíos”, en la ex sala de espera y boletería de la antigua estación. Allí podemos encontrar manuscritos de la escuela idishe, un plano de colonos primigenios, los primeros adjudicatarios de la Colonia Palmar Yatay, elementos como cuadernos, la torá y el tefilín con los que rezaban. También hay en el lugar una muestra pictórica de Sarita Chichelnitzky.

“Los primeros pobladores eran de origen judío. Fueron traídos hasta estas tierras entrerrianas por Jewish Colonization Asociation, inaugurado por el filántropo judío Maurice Hirsch con el fin de rescatar a sus congéneres que eran mal tratados en Europa Central y Rusia”, revela Bouvet. “Para recordar aquella gesta colonizadora, fue inaugurada esta sala”.

Donde funcionaba la sala de encomienda es ahora la Sala Representativa de El Palmar. Se pueden apreciar fósiles de la zona y elementos de aborígenes guaraníes y gauchos. “Le interesa mucho a los visitantes de Buenos Aires, porque se encuentran con tradiciones como la de tomar mate”, nos dice.

En el año 2003, se armó una cuadrilla para hacer la limpieza de las vías; estaba a cargo de Ramón Pavón, y contó con la colaboración de los vecinos. Así pudieron poner en marcha a La Zorrita, un viaje con guía muy disfrutado por los visitantes.

Finalmente, en la zona sur de la estación se dieron el gusto de hacer un parque temático con plantas autóctonas traídas de El Palmar y herramientas de labranza. El próximo paso será realizar cartelitos identificatorios.

Entre otros servicios, ofrecen muestras itinerantes; una forma de trasladar el museo a las instituciones mediante fotografías. También reciben visitas de los colegios.

Como novedad, “un vecino llamado José Yulman está haciendo un monumento en eucalipto. Se trata de una mano que simboliza la amistad y el recibir al otro. Pesa nada más y nada menos que cuatro toneladas y media”, indica.

La entrada al Museo Histórico Ubajay “La Estación” es gratuita. “Hay una urna para quienes puedan colaborar”, nos dice su director.

Además cuentan con un libro de visitas. “Es de quejas y sugerencias, pero hasta ahora hay sólo elogios y palabras de aliento”, reconoce con orgullo Ricardo.

Está abierto de martes a domingos en el horario de 9 a 12 y de 14 a 18, y vale la pena conocerlo. Para consultas, comunicarse al (0345 4905068) o buscarlos en Facebook: Museo Ubajay, donde ya tienen más de 5.000 amigos.
Fuente: El Entre Ríos (edición impresa)

En esta nota

Museo Histórico Ubajay La Estación Ubajay

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.