Columnistas Ver todas las columnas

A todo ritmo

Ha concluido una semana intensa. Por lo general suele tener esa caracter铆stica la semana inicial de todo gobierno, pero en esta oportunidad las novedades han excedido el mero cambio de autoridades para extenderse a la formulaci贸n de proyectos distintos y la apertura de posibilidades diferentes a las conocidas en los 煤ltimos doce a帽os.

Es probable que el ritmo se aten煤e a ra铆z de las fiestas tradicionales. No obstante, lo ocurrido ya est谩 dise帽ando un rumbo. Lo advert铆amos el 煤ltimo domingo y la tendencia se ha acentuado por estos d铆as.

Despu茅s de los acercamientos del fin de semana anterior (el Presidente con sus rivales electorales y luego con los gobernadores), la primera decisi贸n importante consisti贸 en la eliminaci贸n de las retenciones al agro, las econom铆as regionales y la industria. S贸lo continuar谩 vigente el gravamen a la soja, reducido en un 5% . Una buena se帽al, adem谩s de una respuesta al reclamo que el campo estaba formulando desde cuatro a帽os y medio atr谩s.

Casi de inmediato, se anunci贸 la continuidad de los planes Precios Cuidados y Ahora 12, en tanto las nuevas autoridades del INDEC anunciaban que las estad铆sticas de ese organismo se hab铆an convertido en un desbarajuste, a tal punto que resultaba imposible encarrilarlas antes de 120 d铆as.

A principios de semana se mostr贸 una corriente empresaria representada por Fedec谩maras, planteando la necesidad de retrotraer los precios al 30 de noviembre porque las empresas l铆deres remarcaron exageradamente y produjeron saltos tan innecesarios como desagradables.

Macri no ocult贸 su disgusto con estos patrones remarcadores y les advirti贸 que no lo van a correr porque 茅l conoce el pa帽o por dentro. Los productores agropecuarios tambi茅n recibieron una advertencia sobre una costumbre o descuido bastante frecuente: de ahora en m谩s, nada de evadir impuestos. Ambas intervenciones permitieron observar lo que es -hasta ahora- una virtud del Presidente: sabe qu茅 cabeza golpear y en qu茅 momento,
Tras el error, la correcci贸n
Claro que tambi茅n se equivoca y bastante feo. Sucedi贸 con la imprevista y acelerada designaci贸n de dos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, eludiendo la intervenci贸n del Senado por encontrarse este cuerpo en receso. Fue el primer sacud贸n del gobierno. De inmediato aparecieron las opiniones encontradas y algunas consideraciones sabias, entre ellas la del presidente de la Corte, doctor Lorenzetti, quien se reuni贸 con Macri el mi茅rcoles y probablemente aconsej贸 el camino correcto.

Hubo quejas, argumentos, acusaciones, apoyos, rechazos. Tenemos que acostumbrarnos a estos juegos elementales de la democracia. Es tan necesario como entender que un presidente puede o debe, seg煤n las circunstancias, retroceder y admitir su error. En definitiva eso ocurri贸.

De tal manera, los vocales designados, doctores Rosatti y Rosenkrenz, reci茅n asumir谩n en febrero con intervenci贸n del Senado que instrumentar谩 el paso inicial de las audiencias p煤blicas. A prop贸sito, cabe se帽alar que no hubo objeci贸n alguna a los jueces designados -ambos de reconocido prestigio- sino al procedimiento, finalmente corregido.
De cepos, acuerdos y emergencias
Cumbre de la semana fue el mi茅rcoles, cuando el ministro Prat Gay anunci贸 la derogaci贸n del cepo cambiario y la liberaci贸n de exportaciones e importaciones. Los resultados de la medida no se producir谩n de inmediato, pero ellos se帽alar谩n los futuros pasos del gobierno.

El jueves, en La Naci贸n, Caros Pagni coment贸 que se trata de "una operaci贸n econ贸mica compleja, cuyo 茅xito depende de la confianza que inspire el gobierno".

En la oportunidad, Prat Gay confirm贸 que en enero el gobierno convocar谩 a empresarios y sindicalistas para formalizar un acuerdo de precios y salarios.

Mientras tanto, el ministro Aranguren anunci贸 la emergencia energ茅tica. No es ninguna novedad. En todo caso el gobierno confirm贸 lo que sabemos desde hace por lo menos cinco a帽os, si no m谩s. La precariedad energ茅tica de nuestro pa铆s es preocupante y demanda medidas inmediatas. Hasta ahora hemos jugado con la energ铆a, las tarifas, el petr贸leo, las represas, sin avanzar m谩s all谩 de la propaganda. Ahora pagamos las consecuencias de tanto desvar铆o. Hablamos del desarrollo, pero si no hay energ铆a insuficiente no nhay posibilidad de desarrollar nada.

Tambi茅n esta semana se produjo la declaraci贸n de emergencia en seguridad. Otro problema muy grave, en buena medida vinculado al narcotr谩fico y la acci贸n de bandas delictivas.
Funcionarios narcos a la sombra
A prop贸sito del narcotr谩fico, si es cierto que el gobierno nacional se propone luchar con firmeza contra ese flagelo, ya tuvimos una se帽al elocuente. Termina de producirla en Entre R铆os la Polic铆a Federal, mediante un operativo realizado en Paran谩 y Colonia Avellaneda el 煤ltimo viernes con la participaci贸n de unos 200 efectivos, la mayor铆a de ellos procedentes de Santa Fe.

En Entre R铆os ha sido notable el crecimiento del narcotr谩fico en los 煤ltimos a帽os. Lo mismo sucede en casi todo el pa铆s, pero aqu铆 llama la atenci贸n la distracci贸n de las autoridades, mientras los narcos comercian poco menos que en la vereda de la comisar铆a.

El viernes los federales de Santa Fe realizaron en Entre R铆os varios allanamientos, secuestraron algo de mercader铆a y detuvieron a 13 personas, entre ellas el director de la Unidad Penal Femenina de Paran谩, Victorio Aguirre y su hermano, adem谩s de un sargento de polic铆a, el padre de 茅ste, una agente del Servicio Penitenciario y otras personas.

El m茅todo de la infiltraci贸n en los organismos de seguridad y otras dependencias oficiales no es nuevo por parte de los narcos, quienes suelen encontrar all铆 colaboradores, agentes y hasta defensores de m谩xima eficiencia. No olvidar a Marcelo Acosta, en sus buenos tiempos chofer del ex gobernador Urribarri. Desde hace un a帽o y medio est谩 preso, tras hab茅rsele secuestrado en Rosario unos 20 kilos de coca铆na.

Si la Justicia Federal se propone avanzar, nos proporcionar谩 m谩s de una sorpresa.

¡Coment谩 esta nota!

Para escribir un comentario, antes deber谩s seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no ser谩 publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participaci贸n de publicaci贸n preestablecidas.