Columnistas Ver todas las columnas

Mucho ruido, pocas nueces

Quejarse del mal tiempo no tiene sentido. Lo aconsejable es apelar al paraguas. Algo parecido sucede ante la actualidad política. Los mil enredos preelectorales no son màs que eso: enredos. Por lo tanto no deben desalentarnos. Si nos quejamos nos irá peor. Más vale tomar el paraguas y salir.

Así nos encontramos con una inauguración. O varias inauguraciones. Las han amontonado estos días. No son muchas porque no hay tantas cosas para inaugurar, pero el calendario se acomoda según sean las necesidades electorales. Entonces se escalonan los actos. Así puede presentarse el gobernador y decirnos que nunca se inauguraron tantas cosas en tan poco tiempo. Al lado, aplaudiendo, aparece la fórmula elegida sin intervención de nadie por el democrático gobernador para sucederlo. Saludable economía de campaña. La fórmula no necesita gastar en promoción. La hace el gobernador y la paga el contribuyente. Más democrático e igualitario, imposible.

Atados por la cadena

Si falta una ayuda, llega la Presidenta por cadena nacional. 44 veces este año ha usado la cadena nacional. Con medios estatales, vaya y pase; en definitiva le pertenecen al Estado. Pero se trata de todos los medios, estatales y privados; grandes, medianos y pequeños. Se le impone un mensaje oficial al oyente. Se invade el territorio privado mediante una acción de evidente entraña absolutista. Se desplaza a quienes ocupan esos espacios, vale decir a trabajadores de los medios de todo el país, que dedican tiempo y gastos a la preparación de sus programas y de pronto deben cancelarlos porque se viene el cotejo entre Julio César, Napoleón y Néstor. Otra cosa no va, no sirve, habla la Presidenta y todos se callan. ¿Acaso no estamos en democracia?

La ley de medios audiovisuales sancionada por el kirchnerismo establece que la cadena nacional será utilizada (art.75) "en situaciones graves, excepcionales o de trascendencia institucional". A través de la cadena esta semana se anunció la ley de mascotas y la habilitación de un natatorio en Río Gallegos.

Cierto es que también se divulgaron hechos importantes, como la inauguración, el viernes, del centro de medicina nuclear de Oro Verde (Entre Ríos), un logro de indudable trascendencia. Sólo resta saber cuándo funcionará, porque no está terminado. La cuestión es inaugurar, aunque falte. Y si están los candidatos del gobernador, mejor, por el ahorro de campaña. De paso salen por tv y puede conocerlos la gente.

Entrando a comparar?

En la presurosa gira publicitaria, Urribarri y sus candidatos inauguraron el jueves la nueva escuela 149, de Gualeguaychú. "La hemos construido en siete años y medio", se ufanó el gobernador, subrayando el récord. Vale anotar que ese lapso demandó la construcción del túnel subfluvial, entre 1962 y 1969, con todas las complejidades que una obra de esa magnitud y características supone.

En la misma jornada se procedió a habilitar la escuela Belgrano, de Paraná, que estaba en proceso de refacción. Las reparaciones demandaron cuatro años. Hace más de un siglo la construcción del gran edificio de dos plantas insumió la mitad de ese tiempo, desde principios de 1908 hasta el 25 de Mayo de 1910, cuando fue inaugurado con motivo del centenario de la Revolución de Mayo.

No se trata de comparar eficiencias, sino de aportar datos históricos. En oportunidad de aquel centenario, además de la escuela Belgrano, se inauguraron en Paraná los edificios de las escuelas Rivadavia, Alsina, Moreno y Pueyrredón, todos ellos de dimensiones importantes y se colocó la piedra fundamental de la gran escuela Del Centenario, habilitada cuatro años después.

De esos tiempos es también el ferrocarril a Buenos Aires. La construcción de la línea Enrique Carbó-Puerto Ibicuy, de 80 km.de terraplenes por tierras inundables y varios puentes, con los recursos técnicos de entonces -apenas mulas y caballos- demandó dos años, entre 1906 y 1908. Aquella obra de nuestros abuelos, sin cadenas nacionales ni inauguraciones por videoconferencias en campaña electoral, resistió todas las inundaciones

De paso conviene recordar que la autovía Concordia-Paraná comenzó hace cuatro años y recién ha llegado al 30% (estimación oficial). De las autovías Paraná-Crespo y Paraná-Diamante, anunciadas por el gobernador el 24 de abril de 2013 no se ha movido una palada de tierra. Del puente Paraná-Santa Fe, cuyo compromiso de construcción fue firmado dos veces por Urribarri -la primera con el gobernador Binner a fines de 2011, la segunda con el gobernador Bonfatti en presencia de la Presidenta, el 25 de junio de 2013- todavía está en discusión el emplazamiento. ´

Hasta ahora mucho ruido para tan pocas nueces.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.