Columnistas Ver todas las columnas

Nubarrones de campa√Īa

Con retraso, Fernando Niembro adoptó la decisión correcta de renunciar a su candidatura a diputado nacional por el PRO de la provincia de Buenos Aires. Debió hacerlo días antes, no bien se conoció la sospecha de un contrato irregular de su empresa de publicidad (o ex empresa) con el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, pues proclamar buenas intenciones no alcanza. Hay que confirmarlas. Lo sosteníamos en nuestra columna del domingo anterior. De todos modos, se alejó de la candidatura. La investigación continuará para concluir donde y cuando corresponda.

El oficialismo, desde luego, ha agitado el caso Niembro como si fuera la √ļnica sospecha de corrupci√≥n registrada en la pol√≠tica argentina de los √ļltimos a√Īos. No est√° mal que lo divulguen, todo lo contrario. A estas cosas se las debe conocer. Es la √ļnica forma de ponerles freno, adem√°s de la actuaci√≥n de la Justicia. Habr√° que acordarse, mientras tanto, de L√°zaro B√°ez, Crist√≥bal L√≥pez, Ull√≥a, el jardinero Barreiro, Elaskar, Fari√Īa, Jaime, Schiavi, Cirigliano y varios m√°s. En Entre R√≠os podemos encontrarnos con Marizza, Aguilera, La Nelly, El Juego en que Andamos y otros regalones del poder.

Si es por gastos?

En esa línea recordábamos en nuestra columna del domingo pasado las adjudicaciones de promoción de la cumbre del Mercosur en diciembre de 2014 a La Nelly (28,4 millones) y Javier Romero (1,4 millón) y casi de inmediato la instalación del campamento de Urribarri en Mar del Plata a El Juego en que Andamos (14,5 millones). Sólo hay que sumar para concluir que en un mes los entrerrianos hemos gastado 44,3 millones de pesos con el solo objetivo -fracasado, bien se sabe, por obra de Cristina que prefirió a Scioli- de instalar al gobernador como candidato presidencial. La estimación de la cantidad de problemas de la gente que se hubieran solucionado con esa plata, es libre. Cada uno puede calcular como se le ocurra.

Lo llamativo es que no termina ah√≠ el gasto de promoci√≥n. Con seguridad muchas cifras se nos escapan o se enturbian. Por eso acaba de requerir una aclaraci√≥n la diputada socialista Mar√≠a Ema Bargagna. Quiere saber cu√°nto nos ha costado a los entrerrianos la instalaci√≥n de la Casa de Entre R√≠os en Mendoza. No porque est√© mal haberlo hecho -as√≠ entendemos- sino porque se la abri√≥ el 6 de marzo con el pretexto de la promoci√≥n tur√≠stica, pero pensando en Urribarri Presidente, se gast√≥ en publicidad, viajes y estad√≠a de varios funcionarios, una comparsa de Gualeguaych√ļ, manteca al techo y en junio la casa ya estaba cerrada. As√≠ permanece hoy. ¬ŅA qu√© se debe la clausura? ¬ŅSeguimos pagando el alquiler?

Los problemas reales

Mientras tanto, los problemas reales de la gente esperan ser abordados por los funcionarios que est√°n en campa√Īa quemando los √ļltimos cartuchos, como si el mundo se terminara el 25 de octubre.

¬ŅA alguien se le ha ocurrido repasar siquiera la situaci√≥n de la citricultura? Las conocidas aflicciones de los productores de ese sector acaban de ser confirmadas por el presidente de la Asociaci√≥n de Citricultores de Villa del Rosario, Ariel Panozzo Galmarello.

Seg√ļn el dirigente, de las 28.000 hect√°reas destinadas a la citricultura en el √°rea de Concordia, s√≥lo 6.000 se encuentran en producci√≥n. La actividad genera normalmente 11.000 puestos de trabajo que est√°n en riesgo, temi√©ndose por una grave crisis social si este problema no es encarado a la brevedad.

Las entidades citr√≠colas han planteado ante el gobierno provincial la posibilidad de acceder a cr√©ditos del Consejo Federal de Inversiones (CFI) en condiciones ventajosas. En la actualidad el Banco de la Naci√≥n Argentina dispone para los citricultores entrerrianos de unos 40 millones de pesos, pero a juzgar por los comentarios de Panozzo se plantean a los peque√Īos productores demasiadas exigencias de muy dif√≠cil cumplimiento.

¬ŅSe extiende m√°s all√° de la Argentina la crisis citr√≠cola? Ciertos funcionarios suelen plantear ciertas dudas al respecto, tratando de convencernos del car√°cter global del problema. Esto revela que ocultan o ignoran los grandes vol√ļmenes de citrus que en este momento est√°n exportando Per√ļ, Uruguay y Chile, gracias a verdaderas pol√≠ticas de est√≠mulo y promoci√≥n de sus respectivos gobiernos. Ni hablar de Sud √Āfrica, seg√ļn dicen actual dominador del mercado citr√≠cola mundial.

¬ŅQu√© esperamos? ¬ŅAcaso que termine la campa√Īa?

¡Coment√° esta nota!

Para escribir un comentario, antes deber√°s seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.