Columnistas Ver todas las columnas

Para seguir pagando

A una semana del balotaje, los acontecimientos confirman lo que sosten铆amos el domingo, cuando march谩bamos camino de las urnas: "Cualquiera sea el resultado electoral, los argentinos iniciaremos otra etapa". Estim谩bamos entonces que ser铆a "estrecho el margen en favor de uno u otro candidato", seg煤n los indicios disponibles, por lo cual esa escasa diferencia estar铆a "obligando al vencedor a convocar a su adversario derrotado, al menos para cambiar ideas acerca de la Argentina que viene".

Transcurrida la primera semana, no muy distinto es el cuadro. Aparece un sector vencedor en proceso de armar con cuidado sus equipos de gobierno procurando garantizar eficiencia y el otro sector vencido revelando actitudes diversas que var铆an desde la aceptaci贸n del resultado hasta la resistencia, pasando por la inevitable propuesta de autocr铆tica interna.
Es natural que sea as铆. El peronismo no est谩 acostumbrado a los reveses electorales. Las pocas veces que estos se han registrado, ha aparecido la revisi贸n de conductas y estrategias como debate dominante.

Mientras tanto, los guarismos electorales se帽alan a las claras que para nada debe desde帽arse su importancia pol铆tica. Todo lo contrario, el consenso se impone como una obligaci贸n de los vencedores por m谩s que no haya sido ese el m茅todo de los ahora vencidos. El di谩logo toma la forma de un camino insoslayable de la Argentina que viene.
Algo suger铆amos la semana pasada, cuando nos refer铆amos a "la mano tendida" procurando caracterizar la nueva etapa.

Fondos caloteados

Por separado del resultado electoral, en esta semana de transici贸n se ha destacado el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia declarando inconstitucional la retenci贸n, por parte del gobierno nacional, del 15% de la coparticipaci贸n federal de impuestos.
El problema no es nuevo. Hace 23 a帽os al binomio Menem-Cavallo se le ocurri贸 el recorte, para cubrir el d茅ficit del sistema previsional estatal, afectado por el funcionamiento de las AFJP que ellos mismos impulsaron.

Todos los gobernadores aceptaron el calote sin chistar y firmaron el Pacto Federal (de notoria inspiraci贸n unitaria) el 12 de agosto de 1992. Mario Moine puso la r煤brica por Entre R铆os. En ese momento empezamos los entrerrianos a perder plata y postergar obras. Seguimos igual.

Hace siete a帽os, a fines de 2008, la ley 26.425 reestatiz贸 el sistema jubilatorio. Las AFJP se fueron a pique. Simult谩neamente perdi贸 todo fundamento el recorte del 15%. No obstante, el gobierno nacional continu贸 hasta hoy reteniendo esos fondos provinciales. Una ratoneada. De otro modo no se puede calificar esta violaci贸n de elementales principios de federalismo, respeto y convivencia.

Las provincias de C贸rdoba, Santa Fe y San Luis no aceptaron el atropello y plantearon la cuesti贸n ante la Corte Suprema. Es lo que acaba de resolverse el martes, con una demora de siete a帽os, ordenando al estado nacional el reintegro de los fondos indebidamente retenidos.

Romper el silencio

Lo curioso es que los gobernadores que se mantuvieron en silencio -incluido Urribarri, por supuesto- desfilaron el mi茅rcoles por la Casa Rosada para firmar un acuerdo de "desendeudamiento", a fin de que el gobierno central les reintegre tambi茅n esos fondos. De inmediato salt贸 desde la Corte la aclaraci贸n: la restituci贸n les corresponde a las provincias demandantes; las dem谩s deber谩n realizar tr谩mites por separado.

La resoluci贸n de la Corte puso de relieve otra situaci贸n similar. En 2001 el gobierno de De la R煤a tambi茅n se incaut贸 de dinero de las provincias. Esa vez fue del 1,9% de fondos aduaneros coparticipables. Los m谩ximos magistrados de la Naci贸n acaban de disponer la restituci贸n de esos fondos a las tres provincias reclamantes.

De estas situaciones tampoco anda lejos el fondo de Salto Grande. Nada se ha planteado en este sentido ante la Corte, pero bien vale recordar que la ley 24.954, de 1998, que distribuye los excedentes de Salto Grande en forma proporcional a Entre R铆os, Corrientes y Misiones, fue modificada en 2003 por el presidente Kirchner mediante un ardid presupuestario (art.15). De esta manera los fondos disponibles se redujeron a un tercio, seg煤n lo confirm贸 d铆as pasados a este diario el ex diputado justicialista Augusto Alasino.

Cifras nada m谩s

Tendr谩n que pensar y trabajar las nuevas autoridades entrerrianas para afrontar una situaci贸n financiera complicada. El d茅ficit presupuestario del a帽o pr贸ximo, ya de arranque ronda los 1.300 millones de pesos. A una suma parecida (1.226 millones) est谩 llegando la deuda emitida este a帽o mediante Letras de Tesorer铆a, cuya 10陋. serie 2015 fue licitada el martes 煤ltimo. Entre compromisos financieros consolidados y deuda flotante, los n煤meros pasan de 11.000 millones de pesos.

El recurso habitual de corregir los impuestos se est谩 agotando. No da m谩s la cuerda. El 煤ltimo gravamen, aprobado el jueves por la C谩mara de Diputados de la provincia, ya motiva resistencias y hasta sospechas de inconstitucionalidad. A la carrera, sobre tablas, sin estudio ni debate, el cuerpo estableci贸 un impuesto a los combustibles (entre el 2,85% y el 5,82%) para "mantenimiento de la trama vial". Lo sorprendente, adem谩s de esta nueva carga, es que el presupuesto se aprob贸 hace un par de semanas y nadie dijo nada en ese momento.

Precisamente en oportunidad del tratamiento presupuestario y en puntas de pi茅, pas贸 como si nada la pr贸rroga por otros dos a帽os del impuestazo de 2013, cuando el gobernador asumi贸 un compromiso con las fuerzas policiales en rebeld铆a, que despu茅s terminamos pagando todos. Y seguimos pagando. Como aquel otro golpe tributario de 2011, cuando se "ajust贸" el impuesto inmobiliario entre un 400 y un 600% .

En fin, cifras nada m谩s?para seguir pagando.

¡Coment谩 esta nota!

Para escribir un comentario, antes deber谩s seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no ser谩 publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participaci贸n de publicaci贸n preestablecidas.