Columnistas Ver todas las columnas

Santas palabras?y de las otras

Golpear casi al mismo tiempo las puertas del capitolio norteamericano y la asamblea general de las Naciones Unidas, no parece un acto frecuente. Menos a煤n si al episodio lo protagoniza un l铆der mundial de la talla del papa Francisco. Su empe帽osa pr茅dica por la paz, el desarme mundial, la inclusi贸n social, la distribuci贸n de la riqueza, los derechos humanos, la financiaci贸n del desarrollo en lugar del apremio a los pueblos d茅biles y su condena a la corrupci贸n, la explotaci贸n del hombre por el hombre, los fundamentalismos y el narcotr谩fico, tuvieron esta semana la oportunidad de repercutir a nivel universal. Lo escucharon. De esto no se duda. Si lo entendieron, est谩 por verse. El tiempo lo dir谩.

El viaje del pont铆fice a Cuba y los Estados Unidos present贸 como principal motivo la consolidaci贸n del acercamiento entre esos pa铆ses despu茅s de 55 a帽os de aislamiento y confrontaciones. El signo inicial se produjo en diciembre pasado al culminar la primera etapa de negociaciones secretas, mantenidas por ambas naciones a instancias del Vaticano. Esta semana el acuerdo termin贸 de concretarse.

Sin embargo, pese al buen resultado, ah铆 no se detuvo la gesti贸n papal. Trat贸 de convencer a los legisladores norteamericanos y a los diplom谩ticos del mundo, de la necesidad de dialogar, cambiar ideas y avanzar en un mismo sentido, que no es otro que el del progreso humano.

Cada seis meses

Mientras tanto, asuntos menores nos entretienen por estos lares. A 28 d铆as de las elecciones los pulsos se aceleran. Los gobiernos se apuran a inaugurar obras que en muchos casos est谩n concluidas a medias. La cuesti贸n es inaugurar algo.

No faltan los municipios que arreglan calles y tapan baches a todo vapor, si es posible a la hora de mayor movimiento para que la gente vea que trabajan. Paran谩 es un modelo en esto. Se trata de mostrar. Como sea, pero mostrar. No se duda que ser铆a m谩s econ贸mico y eficiente trabajar con regularidad y orden, sin apremios, el resto del a帽o

Otras comunas no le van en zaga a la capital provincial. Entonces, el ciudadano abrumado de tanto esquivar pozos, esperar obras largamente, reclamar iluminaci贸n y limpieza, pagar impuestos, no se queja, pero se pregunta con el mejor 谩nimo: 驴No ser铆a mejor que hubiera elecciones cada seis meses?

Palabras huecas, tiempo perdido

Hay tiempos que son irrecuperables y promesas vac铆as que se pierden. Cuando de esto se habla es insoslayable el recuerdo de la f谩brica de cosechadoras de Concepci贸n del Uruguay. Mucho ruido, ning煤n resultado, no menos de 6 millones de pesos (de 2011) aportados por los entrerrianos y esa plata que sigue dando vueltas con destino incierto y ninguna explicaci贸n oficial. Ni siquiera a Cristina, a quien el gobernador Urribarri invit贸 a subir a un prototipo de cosechadora, estacionado frente a la Casa Rosada en 2012, poco antes de quebrar la empresa.

Ni hablar del estadio 煤nico de Paran谩, que en realidad pierde significaci贸n frente a otras prioridades. No obstante, los viajes a Brasil, los proyectos, la publicidad y el pomposo acto de lanzamiento del 21 de junio de 2012 en el teatro 3 de Febrero, no son cuestiones de f谩cil olvido. Nada por aqu铆, nada por all谩.

La transformaci贸n de la estaci贸n a茅rea de Paran谩 en aeropuerto internacional con una inversi贸n superior a los 100 millones de pesos, fue anunciada por Urribarri el 8 de junio de 2014. "Venimos trabajando en esto desde hace tiempo y ahora se concreta", dijo el gobernador en aquella oportunidad. (Si alguien ha visto algo, por favor avise).

En parecida situaci贸n se encuentran los proyectos de mercado central y centro de convenciones, ruidosamente anunciados en su momento. Hasta ahora no pasaron el espacio de la propaganda.

Ser铆a bueno saber, tambi茅n, d贸nde quedaron los anuncios de las autopistas Paran谩-Crespo y Paran谩-Diamante, formulados por Urribarri el 23 de abril de 2013, al celebrarse el aniversario de Crespo. "Estar谩n terminadas las obras antes de que este gobernador cumpla su mandato", dijo entonces, para recibir el mayor aplauso de la fiesta, es explicable. De las autopistas puede ser que haya alg煤n dibujo, porque nada de tierra se ha movido.

En cambio, algo ha avanzado la futura autov铆a 18, Concordia-Paran谩. Claro que deb铆a estar terminada al finalizar 2014. En la actualidad, con suerte, se ha realizado un 30% desde la adjudicaci贸n a cuatro empresas (una de ellas Austral, de L谩zaro B谩ez), realizada con motivo de la campa帽a electoral de 2011, cuando la Presidenta encabez贸 un acto partidario en Concordia.

Mientras tanto, los estudiantes reclaman el edificio de la UADER. La universidad entrerriana tiene ya 15 a帽os y funciona en locales prestados, inc贸modos, superponi茅ndose con otras entidades educativas, salvo en Concepci贸n del Uruguay donde hay nuevas instalaciones desde estos d铆as. En Paran谩 los estudiantes demandan infraestructuras dignas. Se dispone del terreno cedido por el Estado nacional en 2011. La primera inversi贸n -se dijo entonces- ser铆a de 20 millones de pesos. No eran palabras santas.

¡Coment谩 esta nota!

Para escribir un comentario, antes deber谩s seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no ser谩 publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participaci贸n de publicaci贸n preestablecidas.