Columnistas Ver todas las columnas

Terreno pantanoso

Apenas cuatro d铆as nos separan de la iniciaci贸n de un nuevo per铆odo de gobierno. En Entre R铆os la etapa que se aproxima tiene el sello de la continuidad. Poco o nada cambiar谩, seg煤n se vislumbra. Y no otra cosa pod铆a esperarse despu茅s de lo ocurrido en las urnas el 25 de octubre. El pueblo entrerriano dispuso prolongar su confianza en el FpV por cuatro a帽os m谩s y su decisi贸n soberana merece respeto y acatamiento.

Sin embargo, no faltan disconformidades. No a ra铆z de la elecci贸n, sino por lo que vino despu茅s. Quienes quedaron voluntariamente afuera del proceso interno oficialista, esperaban otro trato por parte del reducido grupo que accedi贸 a posiciones de poder. Explican que postergaron aspiraciones en aras de la unidad partidaria y una vez logrado el objetivo electoral "no hemos sido tenidos en cuenta, como si no existi茅ramos o no tuvi茅ramos valor alguno", protest贸 un dirigente desplazado en aquella instancia de las elecciones primarias.

Es imposible saber si en esa oportunidad se les prometi贸 alguna compensaci贸n. Lo que se sabe es que no estar谩n en el gobierno, al menos por ahora. Y esto ha provocado los primeros resquemores con el gobernador electo, Gustavo Bordet.

No obstante, las mayores quejas apuntan al gobernador Urribarri. No s贸lo se le reprocha haber armado las listas de candidatos "sin consultar a nadie", sino de manera primordial haber "convencido" a precandidatos de renombre acerca de la necesidad del paso al costado para "fortalecer la unidad peronista". No es sencillo entender estas conductas en un partido con no menos de 150.000 afiliados que no pueden opinar, porque decide el que tiene m谩s jinetas.

"No hay plazo que no se cumpla, / ni tiento que no se corte". Lo que Urribarri quiso evitar a mediados de a帽o, se le est谩 planteando ahora.

Variados reclamos

A primera vista, los principales perjudicados han sido los primeros postulantes a gobernador. El ministro Ad谩n Bahl, aspiraba a la candidatura mayor y la resign贸 por pedido de Urribarri para integrar la f贸rmula como segundo de Bordet. Esta semana Bahl cumplir谩 ocho a帽os continuados al frente del Ministerio de Gobierno y Justicia, siempre al lado de Urribarri.

No bien se conoci贸 el lunes pasado la integraci贸n del gabinete, Bahl se apresur贸 a aclarar, muy discretamente, que 茅l no hab铆a intervenido en el armado del mismo. Dijo que "fue decisi贸n de Bordet", despoj谩ndose con elegancia de cualquier demanda interna sin alterar orden alguno, pues bien se sabe que siempre es el gobernador quien designa los ministros. De todos modos en las entretelas se sabe que las consultas son comunes. Parece que esta vez no las hubo.

Quien se quej贸 de manera directa fue el ex intendente de Paran谩, Jos茅 Carlos Halle. A mediados de a帽o resign贸 su precandidatura a intendente para respaldar a Blanca Osuna por pedido de Urribarri. Sin demasiados rodeos, el dirigente del Movimiento 26 de Julio declar贸 que "el gabinete fue confeccionado por Urribarri; es su estilo; a Paran谩 lo dej贸 afuera".

No muy lejos se anota la situaci贸n del intendente saliente de Gualeguaych煤, Juan Jos猫 Bahillo. Le dio el gusto a Urribarri abandonando la disputa por la gobernaci贸n, result贸 electo diputado provincial y acaba de ser designado presidente del bloque oficialista en la c谩mara baja.

Bahillo no reclama. En cambio lo hacen sus allegados. Uno de ellos, el intendente electo de Gualeguaych煤, Mart铆n Piaggio, se mostr贸 disconforme porque "el sur de la provincia est谩 ausente" del gabinete. "Sigue la hegemon铆a de Concordia y Paran谩", protest贸. Al futuro jefe comunal le desagrada que Bahillo no participe del equipo de gobierno y en cambio se le haya dado lugar como ministro de Turismo a Adri谩n Fuertes, "que estaba con Massa y el 25 de octubre trabaj贸 contra nosotros", acus贸.

Linda manera de apagar faroles

M谩s all谩 de la situaci贸n descripta, donde se le presenta muy pantanoso el terreno a Bordet es en el Ministerio de Gobierno y Justicia. Conocidas son las objeciones acerca de Mauro Urribarri, designado para desempe帽ar esa funci贸n.

Seg煤n trascendi贸 a principios de semana, la protesta mayor -aunque silenciosa- se origin贸 en cuadros de oficiales de la polic铆a. "No quieren depender de Urribarri (h) porque ellos mismos lo han investigado acerca de supuestas vinculaciones con narcotraficantes y delincuentes", asegur贸 una fuente, que mencion贸 casos concretos ya conocidos (Barrientos, Alfonso y otros).

Avanz贸 el reclamo cuando lo formul贸 de manera directa a trav茅s de redes sociales, la Asamblea por la Seguridad de Concordia (ASEC), iniciando una campa帽a de firmas para que no se produzca la designaci贸n del hijo del gobernador saliente, nada menos que al frente del ministerio que en Entre R铆os es llave del gobierno. Adem谩s de los v铆nculos que habr铆an motivado la protesta policial, por los que ASEC interpreta que la designaci贸n "es
de una gravedad inusitada", la entidad sostiene que esa persona "carece de la preparaci贸n adecuada" para un cargo de tal naturaleza y tanta responsabilidad.

A pesar de las objeciones, Bordet est谩 dispuesto a desplegar las velas. Acaba de trascender una soluci贸n "muy piola", seg煤n dicen en el bar. Consistir铆a en aceptar el pedido de los polic铆as de no depender de Urribarri (h), pero no desplazando al futuro ministro, sino cambiando de jurisdicci贸n a la polic铆a.

Parece un relato de Landriscina, pero todo apunta a otorgarle seriedad al asunto. La soluci贸n consistir铆a en crear la Secretar铆a de Seguridad que depender谩 directamente del gobernador. Claro que para eso har谩 falta modificar la ley 5456 que rige a la Polic铆a de Entre R铆os.

En s铆ntesis, una linda manera de apagar faroles.

¡Coment谩 esta nota!

Para escribir un comentario, antes deber谩s seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no ser谩 publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participaci贸n de publicaci贸n preestablecidas.