Columnistas Ver todas las columnas

¿Quiénes bancan la candidatura presidencial de Urribarri?

Para instalar una candidatura presidencial hace falta dinero. Mucho dinero. ¿Quiénes respaldan financieramente a Sergio Urribarri y su "sueño entrerriano"?

Es imposible responder con precisión. Aún así, en el terreno de las especulaciones, vale intentar identificar a probables aportantes, directos e indirectos, voluntarios e involuntarios.

En primer lugar, aunque se lo niegue, el primer respaldo emana del Estado provincial. O sea, de nuestros impuestos, por el sólo hecho de que muchos de sus desplazamientos como gobernador persiguen desde hace ya años el propósito de posicionarlo como candidato. Aviones, helicópteros, presencias en medios nacionales, dos días a la semana en la Capital, tienen su costo.

"A Entre Ríos le conviene. El vínculo con Cristina permite conseguir obras como nunca antes", justifican en el entorno del "Pato", justificando la caricaturesca versión a que ha quedado reducido el "federalismo" de Artigas.

"Los actuales intendentes que deseen postularse para la reelección en sus cargos en los comicios departamentales tienen plazo para renunciar a sus funciones hasta el ... ", decía tiempo atrás una resolución de la Corte Electoral uruguaya. Pero esos son "formalismos" del vecino país que no rigen en el nuestro, donde es casi imposible separar los actos de gobierno de los actos de campaña, como tampoco los gastos.

Aún así, Argentina cuenta con la ley 25.600, cuyo artículo 34 establece que "los partidos políticos no podrán aceptar o recibir, directa o indirectamente: a) contribuciones o donaciones anónimas; b) contribuciones o donaciones de entidades centralizadas o descentralizadas, nacionales, provinciales, inter estaduales, binacionales o multilaterales, municipales o de la Ciudad de Buenos Aires; c) contribuciones o donaciones de empresas concesionarias de servicios u obras públicas de la Nación, las provincias, los municipios o la Ciudad de Buenos Aires; d) contribuciones o donaciones de personas físicas o jurídicas que exploten juegos de azar; e) contribuciones o donaciones de gobiernos o entidades públicas extranjeras; f) contribuciones o donaciones de personas físicas o jurídicas extranjeras que no tengan residencia o domicilio en el país; g) contribuciones o donaciones de personas que hubieran sido obligadas a efectuar la contribución por sus superiores jerárquicos o empleadores; h) Contribuciones o donaciones de asociaciones sindicales, patronales y profesionales".

Pero más allá de los límites que impone la norma, repasando la lista de los aliados estratégicos de Sergio Urribarri con poderío económico, surgen indicios de quiénes podrían llegar a ser "mecenas" del "sueño entrerriano", sea como devolución de favores; sea como inversión de riesgo para, en el futuro, recuperar con creces; sea, simplemente, por convicciones, aunque haya escépticos que consideren que estas últimas ya no existen.

Veamos:

* Empresas constructoras, agrupadas en la Cámara Entrerriana de la Construcción, liderada por Miguel Marizza, tal vez uno de los hombres más poderosos de Entre Ríos. Se trata de un sector que mueve miles de millones de pesos y donde es común escuchar, por lo bajo y de boca de empresarios más chicos, que les solicitan "contribuciones" en épocas de campaña, para no quedar fuera del "sistema" de la obra pública.

* Los capitales ligados a los Juegos de Azar. También a Marizza hay que anotarlo en este rubro, donde relucen figuras como Cristóbal López, también con tentáculos en Entre Ríos.

* El sector petrolero, en el que talla otro entrerriano, Miguel Galuccio, que llegara a la gerencia de YPF por recomendación de Urribarri y que le serviría de puente para codearse con firmas multinacionales con intereses en el país.

* Industriales. Otro Galuccio, Carlos, hermano de Miguel, a quien muchos consideran amigo del gobernador y que sirviera de nexo para atraer a la función pública al hoy gerente de YPF, es una de las figuras de peso en la Unión Industrial de Entre Ríos.

* Los Eskenazi, propietarios del Banco BERSA, agente financiero del Estado. Urribarri no ha tenido ni un sí ni un no con ellos. Se ha valido de costosos salvavidas que le tendió el banco en momentos de faltante de fondos. En más, según Adrián Fuertes, "el contrato de agente financiero, varios años antes de que se tuviera que analizar, fue renovado"...

* Avicultores. El sector, de fuerte presencia en Entre Ríos, creció no sólo por su propia capacidad sino también en visible alianza estratégica con el gobierno, con estímulos a las exportaciones y orientando parte importante de sus ventas e inversiones hacia Venezuela, principal aliado exterior del kirchnerismo.

* Organizaciones gremiales como la UOCRA, cuyo conductor provincial es a su vez funcionario en CAFESG.

* Aunque tal vez no aporte dinero cantante y sonante sino que por el contrario lo demande, habrá que sopesar el respaldo del aparato mediático estatal y para estatal, del cual aquella entrevista de Fantino fue sólo un primer indicio. Tomar mate en las pantallas de la TV nacional cuesta algo más que un poco de yerba.

* Por último, firmas nacionales amigas del kirchnerismo, como los Cirigliano de TBA. La gobernación ha alquilado el Lear jet 31 A a la firma Pacif Ocean S.A., uno de cuyos titulares es Rogelio Cirigliano, por 4.500 dólares más IVA (10,5%) cada viaje.

La lista seguramente será mucho más amplia, en la medida que Sergio Urribarri logre abrirse camino entre los siete nombres que el kirchnerismo baraja para suceder a Cristina. Aunque también podría llegar a reducirse a nada, en caso de que se frustre su "sueño entrerriano".

Para entonces, el proyecto presidencial le habrá servido al menos para disimular las turbulencias que afectan hoy a la provincia y domesticar la interna, donde varios de su entorno se prueban traje para sucederlo, tal vez con la íntima intención de ser tan fieles con su predecesor como él lo fue con el suyo.

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.