Policiales

Desde el banquillo de los acusados, policías piden libertad

Su defensor aseguró que los efectivos no pueden entorpecer la investigación, aunque dio margen a una eventual "prisión domiciliaria". Ambos están acusados de armar una causa por el robo de un celular.
Rafael Briceño, tras escuchar los argumentos de Fiscalía, hizo uso de la palabra en defensa del oficial Juan Federico Ifran y el suboficial López. Primero, tal como escuchó El Entre Ríos presente en la audiencia, rechazó el pedido de Arias, aduciendo que "López como suboficial no tiene poder para hacer lo que se le imputa". Agregó, sobre el particular, que la única prueba que tiene Arias es lo que dicen los testigos y la víctima del robo "pero nada se ha establecido objetivamente, qué faltan las pericias y que no hay pruebas para justificar que los policías estén detenidos".

Le reprochó al hombre del Ministerio Público, además, no haber considerado la condiciones personales indicando que López es un efectivo "con 28 años de excelente servicio sin quejas de nadie".

Sobre Ifran, en tanto, explicó que es oficial nuevo y tal vez en un exceso de celo se haya visto involucrado sin que eso implique reconocimiento alguno, aclaró.

Enfatizó, por esas razones, que "la prisión preventiva es una medida extrema" y aclaró que sus defendidos no pueden entorpecer las pericias pendientes por lo que, en vez de que continúan presos, "alcanza con una prohibición de acercamiento a testigos y víctima del robo".

Concretamente pidió la excarcelación de ambos policías de la Comisaría Tercera de Concordia, aunque también concedió que, si no los excarcelan, "que le den el beneficio de la prisión domiciliaria".

Allí fue cuando intervino Arias, que aclaró que "hay evidencias objetivas por las llamadas entre López y la víctima Cano", además de recordar que López tiene causas pendientes, entre otras, por incumplimiento de deberes de funcionario público. "Está imputado", precisó.

Añadió, desacreditando la supuesta buena foja de servicios que pretendió mostrar Briceño, que López "también está denunciado por adornos ilegales en otra causa". Insistió, entonces, en la necesidad de decretar la prisión preventiva: dijo que hay peligros procesales si los testigos de sienten presionados por los dos policías en libertad.

Briceño retomó su alocución, tras la interrupción del fiscal, y apuntó al hombre que había sido detenido por el supuesto robo del celular. Dijo que "Pais no es un bebé de pecho" y que, "a lo mejor ese exceso de celos (por el prontuario de "Bote") pudo haber llevado a los policías a excederse".

Pidió, al juez Perroud, finalmente que se considere la presunción de inocencia e insistió en que no hay forma de entorpecer la investigación.
Fuente: El Entre Ríos.

En esta nota

Policías presos Causa armada Justicia Prisión preventiva

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.