Política

Edificios: atrapados sin salida

C. del Uruguay tiene al menos unos 30 edificios. Sólo unos pocos cumplen con los requisitos de seguridad para casos de evacuación. Bomberos reconoce que no está en condiciones de asistir un incendio en las alturas. *Por Adrián Pino
El Grupo Abracemos Concepción inició una cruzada para generar conciencia sobre las serias falencias en materia de seguridad que presentan la mayoría de los edificios de la ciudad. La iniciativa logró conformar un panel de especialistas que el último viernes pusieron de sobre aviso acerca de los problemas y falencias existentes. Ahora se trabaja en promover los cambios necesarios que se requieren para evitar una tragedia en caso de incendio en las torres de departamentos en las que viven cientos de uruguayenses.
Atrapados sin salida

Ausencia de escaleras exteriores, inexistencia de sistemas de alarma, puertas de ascensores fuera de reglamento e instalaciones eléctricas y de gas dentro de los complejos configuran la realidad de la mayoría de los más de treinta edificios en torre con los que cuenta la ciudad.

Este panorama determina que la existencia de un desperfecto técnico, una explosión o un incendio pueden derivar en una situación complicada para la evacuación, lo que puede convertir a estos gigantes de cemento en trampas mortales donde sus ocupantes queden atrapados sin salida.

Bomberos, mal equipados

Además de las fallas estructurales en materia de seguridad, el problema cobra mayor riesgo si se consideran los problemas de infraestructura de los Bomberos y la Junta de Defensa Civil, quienes admiten públicamente que no están preparados para afrontar una tragedia como la que ocurrió recientemente en Rosario cuando una fuga de gas provocó la explosión de todo un edificio.

En el plano local, entre los problemas más comunes que enfrenta el cuerpo de Bomberos para asistir a las víctimas, los rescatistas aseguran que las cañerías de agua para emergencias de la ciudad no están preparadas para que el agua alcance los pisos superiores de los edificios. La presión de los sistemas de bombeo apenas alcanza para rociar el segundo piso de un edificio, por lo que un incendio en un piso superior no podría contar con la asistencia de las autobombas y las tomas de agua de la calle.

Por si esto no fuera suficiente, la falta de dotación de Bomberos para casos de emergencia también está dada por la escasa longitud de las escaleras con las que cuentan: en el mejor de los casos, los rescatistas podrían alcanzar a aquellas personas que pudieran quedar atrapadas en el primero o segundo piso, pero no tienen altura suficiente para alcanzar a las que necesiten ser rescatadas del tercer piso para arriba.

Generar los cambios

Con este telón de fondo, el último viernes se realizó un panel organizado por la ONG “Abracemos Concepción” que contó con especialistas que abordaron la situación actual y los cambios que se hacen necesarios para garantizar la seguridad de las personas que habitan en los edificios.

El Comisario Arturo Benedetto, exjefe de Bomberos y actual Perito de Incendios de la Policía, fue uno de los principales oradores de la jornada. En su exposición, Benedetto dejó al descubierto importantes falencias en materia de seguridad en la mayoría de los edificios de la ciudad. Entre los aspectos que marcó el especialista, resaltó “la ausencia de vías de escape, la inexistencia de escaleras exteriores, y hasta casos en que faltan las medidas mínimas como alarmas de incendio, matafuegos o iluminación de emergencia”.

A su vez, la descripción del caso dejó a la vista la inacción y negligencia de los controles municipales que, a todas luces, parecen haber habilitado los edificios sin el cumplimiento efectivo de las medidas de seguridad necesarias. El problema no sólo alcanza a las construcciones más antiguas, sino que también abarca a los edificios más nuevos construidos en la última década que, por ejemplo, no cuentan con una escalera exterior como lo exige la ley provincial vigente.

Lejos de tratarse de una descripción alarmista, está claro que el estado de situación requiere de una rápida intervención sobre los edificios para modificar situaciones estructurales. Por otro lado, se vuelve evidente la necesaria mejoría en los aportes estatales para que los Bomberos puedan contar con el equipamiento básico para tareas de rescate en caso de que ocurra algún siniestro en un edificio de la ciudad.

Según el último relevamiento efectuado por el cuerpo de Bomberos de Concepción del Uruguay, en el año 2004 “alrededor del 80% de los edificios no cumplían con las normas de seguridad y estimamos que eso no ha variado demasiado en los últimos años”, alertó el exjefe de Bomberos, Arturo Benedetto.

*El autor es periodista y titular de la Cátedra de Investigación Periodística de la Licenciatura en Periodismo de UCU.

En esta nota

Seguridad Bomberos Incendios Edificios Concepción del Uruguay

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.