Política

"Urribarri está muy callado y sabe por qué tiene que estarlo"

El consultor político Carlos Elgart especuló sobre los presuntos motivos del exgobernador para conservar un bajo perfil. Aseguró que las encuestas premian la postura conciliadora de Bordet con el gobierno nacional.
El consultor político Carlos Elgart vaticinó que "la elección en la provincia de Entre Ríos va a estar muy polarizada entre candidatos como Atilio Benedetti, que –en caso de encabezar la lista- quiere proyectarse para gobernador y por eso es probable que en 2019 haya una interna en Cambiemos con Rogelio Frigerio por el PRO, y por el lado de Bordet está poniendo en juego su fortaleza interna dentro del partido y también su gestión".

Elgart estimó que las posibilidades de una tercera fuerza pasan por "captar un descontento que puede andar en alrededor de 100 mil o 150 mil votos".

Respecto de la estrategia del gobernador Gustavo Bordet para mostrar un peronismo unido, fundamentalmente a través de un acuerdo con Jorge Busti, destacó que ha tomado "una postura más cercana con el gobierno nacional" porque en las encuestas "le ha favorecido tener una postura más conciliadora" y "no va a usar el nombre del Frente para la Victoria en la alianza".

Además, mencionó que "últimamente (Sergio) Urribarri está muy callado y sabe por qué tiene que estarlo, ya que la aparición de Urribarri en la campaña o una declaración suya le va a jugar en contra y hará que Bordet quede pegado a él".

Opinó que el mandatario entrerriano "tampoco quiere quedar pegado al kirchnerismo". Asimismo, realizó un profundo análisis de la estrategia a nivel nacional con la ex Presidenta Cristina Fernández jugando por fuera del justicialismo.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza) Elgart, señaló que "hay un sector social que son seguidores fieles de Cristina y un sector socio económico que ante este proceso inflacionario y de cierto ajuste encontrará en el discurso inclusivo de Cristina un canal para manifestar su descontento con el gobierno" pero en contraposición sostuvo que "mirándolo desde el lado del gobierno, los planes les están saliendo como querían, porque su plan desde el principio fue forzar a que Cristina juegue para enfocar una polarización".

Consideró que "el gobierno va a perfilar una campaña donde lo que se juegan son valores, los valores de un gobierno republicano, institucional, que está forjando un futuro; y del otro está el pasado, la corrupción, el engaño, el relato y eso será un poco el discurso que veremos en la campaña". En ese marco, dijo que se buscará "una nacionalización de la campaña que puede perjudicar a algunas provincias que intentan proyectar las candidaturas más locales" y agregó que "hay que ver qué cauce toma la campaña, si va a forzar a una nacionalización con una Cristina jugando en provincia de Buenos Aires en esta elección.

Respecto de la cuestión de los valores, afirmó que "la corrupción no es un tema que al electorado le pese demasiado, votan desde un individualismo muy egoísta de ver cómo estaba antes, cómo estoy ahora y cómo voy a estar. En los sectores más pobres o más deteriorados socialmente eso se ve con mayor crudeza, pero hay otro sector al cual va a apuntar el gobierno para debatir los valores, porque hoy no tiene muchos éxitos socioeconómicos para mostrar con lo cual va a forzar el discurso apuntando a esto".

"Por esto Cristina ha limpiado un poco su partido sacando a (Luis) D´Elía, (Amado) Boudou y a ciertos personajes que constituirían una pesada mochila para la campaña, un poco por el pedido de los intendentes que la siguen, por eso la última decisión que toma Cristina es apartar a ciertos grupos de personajes que tienen mala imagen, pero en definitiva ella va a apuntar a los malos efectos de las políticas socioeconómicas del gobierno mientras el gobierno apuntará a los valores porque no tiene hoy indicadores socioeconómicos favorables para mostrar", analizó.

Respecto de las estrategias de cada sector, mencionó que por el momento "son todas especulaciones" y "las PASO van a ser una medición de fuerzas". "Cambiemos está organizando cada provincia de modo que no haya PASO, como en Santa Fe y Entre Ríos donde hay una suerte de intervención para evitar cualquier interna que permita un desgaste a las fuerzas políticas que forman Cambiemos", señaló.

Explicó que "son estrategias políticas clásicas, como darle hacia adentro del peronismo más espacio mediático o mostrarlo más a Randazzo para que pueda posicionarse mejor y mostrarlo como una persona que formó parte de un gobierno y que tuvo un acto de dignidad y se plantó. Puede ser una estrategia para tratar de captar al votante peronista que votó al cristinismo y se decepcionó después".

Opinó que "de todos modos, firmemente Cristina en las PASO va a sacar muchos más votos que Randazzo y por eso hizo su última jugada de dejarle el peronismo a Randazzo, porque lo deja solo y sin fuerzas para competir, porque su variable era fortalecerse en la oposición a Cristina" y agregó que "Cristina sabe que en las PASO, si bien no va a competir con nadie pero ahí se mide el caudal electoral, va a sacar un porcentaje interesante que terminará polarizando su fuerza en octubre con el gobierno, y el gobierno a medida que nos arrimemos a agosto va a sacar a jugar a la dama, que es (la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia) Vidal"

Sobre ese punto, ahondó que "habrá dos contrastes: quién es Vidal y lo que está haciendo en Buenos Aires con su enfrentamiento a las mafias versus Cristina que va a tener que seguir caminando por Comodoro Py en toda esta campaña". "Esto se va a intensificar a medida que se acerque agosto y obviamente también después. Vidal va a salir a jugar más fuertemente como la dama del gobierno, porque de esta elección, sobretodo en provincia de Buenos Aires, depende el gobierno. Al gobierno poco le importa perder electoralmente en otras provincias, pero Buenos Aires es fundamental porque eso proyecta a las figuras políticas del gobierno hacia 2019 y eso va a hondar la crisis del peronismo", reflexionó.

"Tener a Cristina de senadora también va a favorecer al gobierno porque con un discurso radicalizado dentro del Senado, Cristina va a profundizar la crisis del peronismo", analizó.

Respecto de la situación del peronismo, con Cristina jugando por fuera del partido, Elgart afirmó que "hoy no existe una pertenencia tan verticalizada de los afiliados a los partidos, que hoy se han desdibujado mucho". "Estamos viviendo un proceso donde no hay partido y lo que hay son líderes, y al peronismo por su historicidad verticalista le cuesta democratizar el partido, enfrentar procesos institucionales que permitan definir conducciones y eso se vuelve a ver en esta elección. Por eso el que admira a Cristina la va a votar; los que sienten que antes estaban mejor y hoy padecen un proceso inflacionario que merma su calidad de vida –especialmente los sectores más vulnerables- no les importa si va con el PJ o por fuera y la van a votar igual".

Por otra parte, también mencionó que "hasta ahora la lista de Cambiemos no visibiliza la pata peronista y lo interesante es que la lista que está armando Cambiemos en Entre Ríos visibilice al peronismo, ya sea en un tercer o cuarto puesto porque es importante que las listas de los distintos distritos donde Cambiemos contiene al peronismo lo hagan visible para que la gente entienda que Cambiemos es una alianza de partidos, que Cambiemos no es únicamente PRO". "A esto lo ha hecho el gobierno nacional poniendo a peronistas en lugares clave como Monzó", especificó.

Respecto de la estrategia del gobernador Gustavo Bordet para mostrar una unidad del PJ, fundamentalmente a través de un acuerdo con Jorge Busti, dijo que "hay que ver cómo se plantea la campaña" pero remarcó que "últimamente (Sergio) Urribarri está muy callado y sabe por qué tiene que estarlo, ya que la aparición de Urribarri en la campaña o una declaración suya le va a jugar en contra porque hará que Bordet que quede pegado a él".

"Lo que ha hecho Bordet es tomar una postura más cercana con el gobierno nacional, siempre medido por encuestas en las que le ha favorecido tener una postura más conciliadora, no va a usar el nombre del Frente para la Victoria en la alianza, y eso le permite jugar en una histórica polarización que siempre tuvo Entre Ríos con peronismo y antiperonismo, con Cambiemos", definió.

"Por lo demás, habrá que ver si la campaña a oposición intentará resaltar la figura de Urribarri planteando que Bordet es la continuidad, es una cuestión que todavía es muy prematura porque todavía la gente no está interiorizada en el proceso electoral. En estas elecciones intermedias el electorado siente que no hay nada importante jugándose", reiteró.

Ante el acercamiento de Bordet con la gestión nacional, el consultor vaticinó que "la campaña va a forzar a una diferenciación y el discurso que se verá será forjado en la pobreza, políticas de mayor inclusión, políticas que permitan terminar con la indigencia".

"Hoy en Argentina hay nueve Gualeguaychú enteros que no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias, eso es parte de un proceso de años con políticas fracasadas, y la situación social del país es dramática y no se puede usar políticamente en la campaña sino que debe avergonzar. Ese proceso es demandado por los ciudadanos como un proceso de maduración política donde surjan políticas de Estado, y el discurso diferenciador de Bordet seguramente va a ir por ese lado. No va a hablar de dos modelos distintos porque eso implica pegarse al kirchnerismo y no quiere eso. Por eso depuso el nombre de Frente para la Victoria porque si no, no podía entrar Busti", analizó.

Sobre las posibilidades de una tercera fuerza que pueda captar el descontento del electorado, Elgart aseveró que "en una elección polarizada es muy difícil posicionarse, y esa fuerza va a captar un descontento que puede andar en alrededor de 100 mil o 150 mil votos".

No obstante, aclaró que "la elección en la provincia de Entre Ríos va a estar muy polarizada entre candidatos como Atilio Benedetti, que –en caso de encabezar la lista- quiere proyectarse como candidato a gobernador y es probable que en 2019 haya una interna en Cambiemos entre Rogelio Frigerio por el PRO y Benedetti, y por el lado de Bordet está poniendo en juego su fortaleza interna dentro del partido y también su gestión".
Fuente: Análisis Digital

En esta nota

elecciones 2017 Gustavo Bordet Jorge Busti Sergio Urribarri Carlos Elgart

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.