Atención

Esta im√°gen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Esta semana el equipo de Datos Concepción puso a circular en las Redes Sociales una imagen que resume 5 de los principales desafíos que afronta el periodismo en estos tiempos.

Allí mencionan:
la amenaza que representan las noticias falsas;
la dependencia de las Redes Sociales respecto a la circulación de las noticias;
el desafío de nuevas habilidades y competencias que se necesitan para ejercer la labor periodística en tiempos de tecnología;
las nuevas formas de lectura centrada en los smartphones, y;
la reconversión de la matriz de financiamiento de los medios de comunicación.
Ante la celebración del Día del Periodista que se conmemora este jueves 7 de junio, nos enfocamos en estos cinco desafíos que hoy enfrenta la actividad periodística.
La amenaza de las Fake News
Facebook llega a m√°s de dos mil millones de usuarios por d√≠a y se diferencia de los conocidos ‚Äúmedios tradicionales‚ÄĚ justamente por la horizontalidad y flujo informativo sin precedentes que ofrece constantemente. El problema aparece cuando observamos el impacto que puede causar la manipulaci√≥n de las noticias en la era de la ‚Äėposverdad‚Äô. En las Redes Sociales no hay requisitos de rigor alguno: cualquier informaci√≥n, pro imprecisa o err√≥nea que sea, parece contar con el ‚Äúderecho‚ÄĚ a ser mostrada en un pie de igualdad con el resto de la informaci√≥n que periodistas, cient√≠ficos e investigadores publican luego de un largo proceso de verificaci√≥n.

Las campa√Īas deliberadas de noticias falsas (conocidas por su nombre en ingl√©s como Fake News) han mostrado algunos datos novedosos: se imponen como ‚Äúverdades‚ÄĚ a fuerza de penetraci√≥n y reiteraci√≥n en las redes sociales; e instalan un falso debate sobre las consecuencias de una afirmaci√≥n que surge de una falsedad deliberadamente instalada en la nueva escena p√ļblica que configuran los Medios Sociales.

En la vorágine de la información que se contamina en Redes Sociales, el periodismo y sus producciones aparecen emparentadas con el meme del protagonista del día, el video del perrito o la catástrofe de Guatemala, todo en un mismo hilo sin intermediación alguna y con un escenario visualmente homogéneo que no logra distinguir una noticia de un contenido pasatista.

Ante el desafío que representa este escenario, son cada vez más los medios y organizaciones que están impulsando acciones específicas para combatir el fenómeno de las noticias. En el plano regional hay dos acciones especialmente destacables:

El evento sobre Fake News que lanzó Datos Concepción y aliados, que recorre diferentes ciudades del país para instalar el debate sobre el tema y nutrir de herramientas a los periodistas para que mejoren sus capacidades para detectar a tiempo una noticia falsa. (Se puede visitar la propuesta en www.fakenews.com.ar)

Un inminente proyecto de investigaci√≥n acad√©mica que pondr√° en marcha la Facultad de Ciencias de la Comunicaci√≥n y la Educaci√≥n de UCU que aspira a ‚Äúidentificar cu√°les son las t√©cnicas que implementan los grandes proyectos globales que combaten las Fake News, qu√© herramientas est√°n utilizando y qu√© indicadores han construido para inspirar confianza‚ÄĚ en el periodismo en tiempos de tanta incertidumbre.

Hoy, cualquier periodista debiera estar dotado de una caja de herramientas y conceptos con los cuales detectar a tiempo estas campa√Īas de contenidos falsos y contribuir a generar mayores niveles de alerta entre los usuarios de noticias.
Dependencia de las Redes Sociales
Un segundo factor de crisis que afronta hoy el periodismo tiene que ver con la fuerte dependencia de las redes sociales para llegar hasta sus audiencias. De forma creciente, gran parte de la estrategia de visibilidad de las noticias que generan los medios de comunicación está orientada a impactar en las redes sociales (incluso pagando a plataformas como Facebook para que sus noticias sean difundidas).

Nada m√°s errado en t√©rminos de estrategia: como lo advert√≠a Nate Elliott "Si Facebook decide juguetear con sus algoritmos ma√Īana, estos editores virales podr√≠an desaparecer en un abrir y cerrar de ojos", advierte el analista de Forrester Research. "Est√°n poniendo su entera existencia en manos de otra compa√Ī√≠a" como, de hecho, ya lo hizo Facebook que en octubre de 2017 eligi√≥ juguetear con sus algoritmos y limitar m√°s de 20 veces la visibilidad de las noticias de aquellos medios que no tengas acuerdos comerciales con Facebook.

Aquí, el desafío es enorme. Hasta el momento los medios no han abierto ninguna opción más allá de reforzar el pago a los gigantes de internet para que muestren sus noticias, pero siempre dejando en manos de un tercero que las noticias lleguen (o no) a los usuarios.

Parece haber llegado el tiempo de pensar un nuevo modelo de distribución de contenidos donde los medios y generadores de noticias tengan realmente el control.
Pensar en pantallas ‚Äúmobile‚ÄĚ
Otro enorme desaf√≠o para el periodismo actual viene dado por el crecimiento del tr√°fico en el consumo de noticias desde dispositivos m√≥viles como celulares o tablets. El reinado de los smartphones, cada vez m√°s habituales entre nosotros, obliga tambi√©n al periodismo a repensar buena parte de su estrategia de impacto en dos sentidos: adaptar sus contenidos (en extensi√≥n, tama√Īo de las fuentes, dise√Īo) a las peque√Īas pantallas de los tel√©fonos celulares; y al mismo tiempo, aprovechar los intersticios de tiempo para llegar a esos usuarios de forma r√°pida y actualizada con contenidos que puedan ser le√≠dos en una sala de espera, en el viaje en el transporte p√ļblico o en ese ratito de tiempo libre que muchos se toman cuando van al ba√Īo. La combinaci√≥n entre dise√Īo, extensi√≥n de los contenidos e intervalos de tiempo de lectura parecen claves en el nuevo escenario de la comunicaci√≥n de contenidos period√≠sticos.
Periodistas con nuevas destrezas
Como se√Īala el equipo de Datos Concepci√≥n en su imagen de difusi√≥n por el D√≠a del Periodista, los entornos digitales requieren nuevas competencias por parte de quienes ejercen el periodismo. Adem√°s de la construcci√≥n hipertextual, de la multimedialidad y del manejo b√°sico de adaptar contenidos a diferentes plataformas, cada vez se hace m√°s evidente la necesidad de contar con periodistas dotados de nuevas capacidades asociadas al manejo de software, experiencia de usuario, dise√Īo de prototipos y capacidades para innovar en las formas narrativas rompiendo con las l√≥gicas tradicionales La aparici√≥n de la Realidad Virtual (VR), la Inteligencia Artificial (AI), la Realidad Aumentada (AR) y el Periodismo de Datos (DDJ) abren un nuevo escenario que ya no se cubre con una buena cr√≥nica. La potencia period√≠stica que hay de la mano de estas tecnolog√≠as debiera acelerar un proceso de reconversi√≥n del modo en que contamos las noticias. Las carreras de Periodismo y Comunicaci√≥n tienen una deuda importante en todos estos campos, por lo que iniciativas como el Programa de Formaci√≥n en Periodismo de Datos para Universidades que impulsa Datos Concepci√≥n parecen un modelo a seguir.
El maldito financiamiento
Otro de los grandes fantasmas que asolan al periodismo en estos tiempos tiene que ver con los modos de financiamiento. Es harto evidente que el modelo de financiamiento basado en la publicidad est√° agotado (aunque a√ļn sobrevivan experiencias de este tipo) y que se hace necesario repensar toda la estructura de negocio del sostenimiento de los medios de comunicaci√≥n. S√≥lo para tener un dato al respecto: el mayor destinatario de publicidad oficial del Gobierno Nacional el 2016 fue Facebook. Ning√ļn medio tradicional. Y ese modelo va en alza con medios locales que ya encuentran comerciantes que eligen publicitar sus comercios en la Red Social y no m√°s en el diario o la radio del pueblo.

Salir de estos largos a√Īos de pr√°cticas publicitarias es, tal vez, el desaf√≠o m√°s dif√≠cil de afrontar desde la l√≥gica de las conducciones tradicionales de los medios de comunicaci√≥n. Pensar nuevos modelos de negocio implica, entre otras acciones, diversificar las fuentes de ingreso, generar contenidos patrocinados, apostar a la combinaci√≥n de estrategias offline y online, y, sobre todo, explorar formas de financiamiento alternativo como el contacto con fondos filantr√≥picos que est√°n apostando fuerte a la reconversi√≥n de los medios y el periodismo as√≠ como embarcarse en las nuevas modalidades de microfinanciamiento como representan las formas de crowdfunding.

De este modo, con este repaso por 5 de los desafíos principales, en el día del Periodista esperamos que estas ideas contribuyan a pensar y revisar el presente y futuro de esta actividad que abrazamos con pasión.

Envi√° tu comentario