Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Fabián Borro será el nuevo presidente de la Confederación Argentina de Básquetbol. Así quedó definido hace minutos, cuando tras una reunión de los representantes del oficialismo y la oposición en la sede que la CABB tiene en el microcentro porteño, la agrupación liderada por el hasta ahora titular de la entidad, Federico Susbielles, reconoció que proclamará a la lista presentada por CABB Entre Todos.

Lo que se suponía serían horas de campaña, gestiones y llamados de convencimiento fueron horas similares, pero diferentes. No hubo charlas intentando torcer voluntades políticas, sino lecturas de letras chicas e interpretaciones de estatutos.

La agrupación opositora que postulaba a la presidencia a Borro (titular de la Asociación de Clubes, entidad que conduce los destinos de la Liga Nacional de básquet) presentó en las primeras horas de la tarde de este jueves el pedido de que se la reconociera como ganadora de esta contienda.

Para entender eso hay que remitirse a la noche del miércoles. Entonces se reunió el Consejo Directivo de la Federación de Básquet de Neuquén (FBN), es decir, los representantes de la Mesa Ejecutiva (presidente, vice, secretario y tesorero) más los representantes de cada club de la provincia con el objetivo de zanjar ciertas dudas que habían surgido.

La FBN había sido el primer objeto de conflicto entre las agrupaciones que presentaron candidatos para la presidencia de la CABB: Federales Unidos por el Básquet (con Federico Susbielles, actual titular, a la cabeza) y CABB Entre Todos (liderados por Borro).

Mientras el presidente de la entidad neuquina, Sergio Gatti, había avalado a la lista opositora y se había pronunciado como delegado titular (el que vota) para la elección, su vicepresidente, Jorge Comoli, junto al resto de la Mesa Directiva desconocieron su accionar por no sentirse representados como conjunto. Esto llevó a ese grupo de dirigentes a avalar la lista de Susbielles.

Al final, se determinó que se reuniría la plana mayor del básquetbol neuquino en asamblea, lo que sucedió este miércoles. Allí, en principio, el grupo de directivos resolvió que se volvería a reunir el martes 17 (dos días antes de la elección) para tener tiempo de evaluar las dos plataformas de los candidatos y así resolver a cuál apoyar.

El espacio opositor aseguró que, previo a la fijación de esa fecha, el Consejo aprobó la designación de los delegados que había presentado Gatti en primer momento, es decir él mismo y su vicepresidente. ¿Qué significó esto según la mirada de CABB Entre Todos? Que la nómina de delegados neuquinos que entregó Federales Unidos debía quedar sin efecto, lo que conllevaría a su vez a que Susbielles no pudiera presentar su lista al no reunir el mínimo de delegados obligatorios.

Entre esa situación, y la dificultad cada vez mayor de reunir votos que le permitieran pelear la elección al oficialismo, el camino se fue achicando hacia un destino único: el reconocimiento del triunfo por parte de la lista opositora.

Al cabo, Borro llegará a la presidencia con el apoyo de 14 federaciones: Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, FEBAMBA, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Salta, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero y Tierra del Fuego. Es una mayoría que terminó siendo decisiva y hasta dio por sentado el pleito sin necesidad de llevar a cabo el acto eleccionario.

No pocos desde el oficialismo aseguran que muchas de esas dirigencias provinciales estaban fracturadas y que contaban con apoyos de algunos directivos, pero la realidad indica que los presidentes tenían el poder de voto, que los estatutos así lo permitieron y que estos eligieron.

Susbielles deja atrás cinco años de gestión determinantes en la vida de la CABB, luego de que la misma fuera intervenida en 2014 tras las múltiples denuncias contra la administración encabezada por el por entonces presidente, Germán Vaccaro, quien de hecho hoy está procesado por la Justicia en el marco de esa causa, caratulada como "administración infiel".

A fines de 2015 el interventor, bahiense, hombre de básquet, ex jugador y dirigente que también tenía experiencia en la gestión pública (cuando asumió en la Confederación era gerente de Promoción Social y Comunitaria de PAMI) se postuló para la presidencia y fue proclamado de forma unánime con la presencia de representantes de 23 federaciones. Dato curioso: ¿cuál no se presentó aquel día? FeBAMBA, la que presidía (y presidió hasta esta postulación a la CABB) Borro.

Para octubre de ese año, las deudas de la entidad habían bajado un 90%, de casi 33 millones y medio de pesos a algo más de tres.

El nuevo presidente de la CABB termina, con esta proclamación, de posicionarse con muchísima fuerza dentro del espectro del básquetbol local e internacional. Ya no será presidente de la AdC (debió tomarse licencia para postularse a este puesto), pero seguirá siendo una voz más que autorizada en la misma y al frente de ella habrá hombres de su máxima confianza; si bien no tiene cargo, sí tiene peso en FIBA Américas, en donde fue uno de los principales gestores (junto a Brasil) de la reestructuración de los torneos; ahí cuenta con la venia de Horacio Muratore, el tucumano ex presidente de la Federación Internacional.

Ahora, el también director de apoyo logístico en AySA (Aguas y Saneamientos Argentinos) tendrá el mayor desafío de su carrera como dirigente deportivo. Y lo primero que hará, cuentan desde su círculo de confianza, será convocar a Sergio Hernández y los jugadores de la Selección para conversar y encontrar puntos en común. Tanto el entrenador como algunos jugadores actuales y varios miembros de la Generación Dorada se habían volcado por la continuidad de la actual gestión.
Fuente: Clarín

Enviá tu comentario