Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Según informaron desde el Hospital Centenario. Buscan reforzar la convocatoria. “Creemos que influyó mucho la tardanza en la llegada de vacunas provistas por el Gobierno Nacional, que se demoró más de un mes de lo previsto”, sostuvieron.

El Nodo Epidemiológico Gualeguaychú elaboró su primer informe, ante la ausencia de corredores de Nación y mientras en la Provincia se están procesando los datos. El director Hugo Gorla explicó: “Aquí planteamos la necesidad asistencial para realizar los controles adecuados y generar los paneles de testeos virales para anticiparnos a lo que pueden ser las semanas más intensas en los tratamientos respiratorios”.

En tanto, Elina Villarreal, integrante del Nodo Epidemiológico, dijo que “ante la aparición de las enfermedades de tipo influenza estamos bien, con una población controlada y una situación epidemiológica que se mantienen estable, sin grandes cambios respeto al año pasado”.
Necesidad de incentivar la vacunación
Si bien permanece la convocatoria a la población objetivo para ser vacunada, Villaruel apuntó a la “baja cobertura pediátrica”, ya que “sobre 2500 dosis sólo fueron 848 los niños vacunados”.

“En total, en el Departamento se aplicaron 11.548 dosis, la mayoría repartidas entre el Hospital Centenario, los hospitales regionales y los centros de salud provinciales, con 7660 pacientes, a los que se sumaron las 3888 vacunaciones en los CAPS municipales", indicó.

Sin embargo, desde el Centenario buscan reforzar la convocatoria, ya que las personas vacunadas son unas 5 mil menos que el año pasado, aunque no hay un registro certero sobre la aplicación en farmacias privadas o en PAMI. “Creemos que influyó mucho la tardanza de la llegada de vacunas provistas por el Gobierno Nacional, que se demoró más de un mes de lo previsto”, recalcaron las autoridades del Centenario.

“Las comparaciones se manejan por medio de los corredores endémicos a partir de la recolección de datos que hace el Nodo Epidemiológico, y así vamos siguiendo año tras año cómo se comportan las distintas enfermedades. Tanto el invierno pasado como el que se aproxima no tienen características tan severas y eso favorece que el número de pacientes esté dentro de lo esperable, nunca en zonas de riesgo o alerta, pero eso no significa bajar la guardia”, argumentaron.

En la semana 23, el tipo de influenza A que circula es el H3N2 y se comenzó a percibir un aumento mínimo de neumonía y bronquiolitis, tanto en pediatría como entre los adultos, aunque este signo se corresponde con la época.

“Está bien en claro que la mejor barrera es la vacuna. No hay que hacer una vacunación a granel de la población, sino que hay que enfocarse en los grupos de riesgo. Sabemos que en los primeros días se concurre con mucho énfasis, pero luego decae o se relaja la demanda y eso es un error”, insistieron.

Entre los principales grupos a inocular se cuenta a personal de salud; enfermos con inmunosupresión, cardiopatías, obesidad o diabetes; los niños entre los 6 y 24 meses; las puérperas y los adultos mayores de 65 años que anualmente son pasibles de vacunación.
Fuente: El Día de Gualeguaychú

Enviá tu comentario