Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Tras la agresión, el profesional radicó la denuncia en la Comisaría Primera de Gualeguaychú.

Este martes por la tarde, el médico Santiago Caraballo fue atacado a golpes de puño en el consultorio de Febriles del Hospital Centenario por una persona que fue hisopada la semana pasada y todavía no había obtenido su resultado.

Al no estar en graves condiciones, se solicitó al agresor paciencia, para atender primero a quienes presentaban un cuadro más urgente o a aquellos que se encontraban esperando desde más temprano. Sin embargo, empezó a agredir verbalmente a los profesionales y luego golpeó al médico Caraballo.

“La situación de la atención en el primer nivel de salud está desbordada, los turnos para hisopado se dan en una proyección a cuatro días (el pizarrón donde se agendan los turnos no tiene ya espacio en blanco) por lo que se prioriza ciertos grupos como mayores de 60 años, personas con enfermedad preexistente, aquellos que empeoran los síntomas en tres días o los que no tienen nexo con ningun caso positivo”, explicaron fuentes sanitarias.

El hecho se suma a la agresión que sufrió el pasado 5 de enero en la Guardia del Hospital San Blas, de Nogoyá, la médica Micaela Balbi, hecho que llevó a la profesional a presentar su dimisión al cargo. Ahora, la situación se repite en Gualeguaychú.
Colapso en Gualeguaychú
La suba de casos derivó en la saturación del sistema sanitario: a los dos pediatras aislados se sumaron cuatro más considerados casos sospechosos o por el contacto en la atención con el paciente de 9 años fallecido en la tarde del sábado, que implicó el aislamiento de la Guardia completa por haberlo atendido durante la emergencia sin los equipos completos de protección. “Es buena la disponibilidad de insumos, pero la emergencia no dio tiempo”, explicaron.

El impacto del virus en el personal se replica en el personal de otras áreas del Centenario y otras instituciones privadas, como laboratorio, enfermería, camilleros y ambulancias y demás auxiliares.

Los casos han aumentado de manera exponencial: “En este momento estamos cerca de los 1.800 casos activos en el departamento, más del doble de los 800 que se esperaba pudieran afectar la capacidad de respuesta de la internación y la disponibilidad de Unidad de Terapia Intensiva. Pero ese desacople de las curvas mencionado anteriormente da un mayor margen para el segundo y tercer nivel de atención”, destacan desde Salud.
Fuente: R2820

Enviá tu comentario