Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Habían incautado elementos de su domicilio.
Habían incautado elementos de su domicilio.
Habían incautado elementos de su domicilio.
Este jueves por la mañana, en la ciudad de Nogoyá, fue hallada sin vida una trabajadora del municipio que había sido acusada de sustraer alimentos que debían ser destinados a personas carenciadas.

La mujer, de apellido Portillo, fue encontrada ahorcada y, aunque el caso se encuentra en investigación, se trataría de una “autodeterminación”.
Denuncia
Una empleada de Barrido y limpieza municipal contratada en el área "Onda Verde" había denunciado a Portillo, jefa del área, manifestando que se quedaba con parte del dinero de sus empleados.
Allanamiento
Este miércoles por la noche, en el marco de un allanamiento, incautaron de su domicilio gran cantidad de alimentos que deberían haber sido entregado a personas que recibían bolsones. Durante el operativo, se secuestraron celulares, agendas, herramientas, alimentos, bebidas, cartelería con el logo de la Municipalidad, rollos de alambres, dinero en efectivo (cerca de 9.000 pesos hasta el momento) escobillones y otros elementos de interés para la causa.

Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imágen

Agrandar imagen
"Hacía un manejo de la cosa pública como si fuera propio"
El fiscal Federico Uriburu informó que la mujer estaba sospechada de controlar las asistencias de las personas a su cargo y les habría descontado dinero, del cual se habría apropiado.

"De la cantidad de trabajadores anotados como pertenecientes a Barrido y Onda Verde, que dependen de distintas partidas presupuestarias, muchas personas figuraban como que estaban percibiendo los subsidios, el dinero salía de las arcas de la municipalidad, pero en realidad ellos no lo cobraban", indicó el fiscal.

Además, Uriburu relató que los alimentos incautados "estaban guardados en cajas escondidas en un dormitorio. Se secuestraron bebidas alcohólicas y gaseosas compatibles con las que fueron provistas en los recientes corsos".

Incluso, en la vivienda de Portillo, "había material de trabajo y seguridad, como guantes. En las circunstancias en que fueron secuestrados no indican que estaban para ser utilizados próximamente, porque estaban escondidos en una suerte de altillo, todo muy cubierto", sostuvo el fiscal.

Uriburu resumió las actuaciones de la funcionaria: "Hacía un manejo de la cosa pública como si fuera propio".
Fuente: FM del Éxodo - El Once

Enviá tu comentario