Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
En el texto difundido, desde la coordinadora llaman a reflexionar sobre el modelo agroindustrial, en el marco de la discusión por la prohibición de fumigaciones cerca de escuelas rurales.

La Coordinadora por una vida sin agrotóxicos en Entre Ríos Basta es Basta, este 9 de julio, publicaron un texto donde interpelan al gobernador Gustavo Bordet, a los productores y a la sociedad, pidiendo por una “urgente independencia del campo”. “¿Es sostenible un sistema que endeuda a los productores y los convierte en dependientes de un paquete de insumos químicos en dólares?
¿Es sostenible que esos productores profundicen la contaminación de la tierra de la cual viven destruyendo el suelo fértil y eliminando la biodiversidad?
¿Es sostenible un sistema que deja a nuestros gurises en los hospitales?
¿Es sostenible un sistema que contradice la necesidad mundial de enfrentar una crisis climática sin precedentes?
¿Es sostenible un sistema que beneficia a muy pocos mientras enferma a muchos, especialmente niños y niñas?
¿Es sostenible destruir nuestro monte nativo y envenenar nuestros arroyos y nuestros ríos?”, pregunta en el texto la coordinadora Basta es Basta.

Luego, desmienten que unas de las consecuencias del Fallo Judicial que prohíbe las fumigaciones cerca de escuelas rurales sean “el desarraigo rural y el despoblamiento de las zonas rurales”. “Cuando empezó la agricultura con venenos, la gente se fue a vivir a la ciudad y alquiló su tierra a los pooles de siembra sojeros. Entre 1988 y 2002 desaparecieron más de 5 mil establecimientos agropecuarios en Entre Ríos, la mayoría tenía campos de menos de 120 hectáreas”, explicaron.

Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imágen

Agrandar imagen
Asimismo, apuntaron contra quienes advierten por pérdida de trabajo por el fallo: “La soja genera un empleo cada 500 hectáreas. Está probado que SE GENERAN MÁS puestos de trabajo y mejores alimentos donde no se fumiga”. Desmienten, además, sobre un supuesto impacto negativo en la economía entrerriana: “El sistema convencional no da más. Silencian el costo en suelo fértil, agua potable y salud pública y del ecosistema. Argentina es lìder mundial en exportación de producción orgánica y Entre Ríos históricamente fue una provincia ganadera, tambera, citrícola, avícola y de producción ovina, porcina y equina”.

“Es mentira que la única manera de producir sea con el uso del paquete tecnológico y envenenando todo y todxs. Existen productores con prácticas exitosas de agroecología intensiva y extensiva, huertas, praderas y cereales y muchísima ganadería”, expresan en el texto.

Por otro lado, sostuvieron que “no nos mueven intereses político-partidarios. Por el contrario, existen políticos partidarios respaldando e impulsando esta movilización que tienen intereses particulares en conservar estos negocios CASUALMENTE en campaña electoral”.

“Están haciendo campaña con la vida y con la salud de los gurises. Señores productores no se dejen utilizar”, advirtieron desde la coordinadora, y agregaron: “¿Qué es lo que en realidad molesta? ¿Cómo puede generar tanto impacto un fallo judicial que afecta menos del 10% del territorio sembrado de la provincia según la información declarada por las mismas entidades patronales? ¿Por qué el Gobierno de Entre Ríos deja una zona liberada No hay control del uso de los agroquímicos y nadie sabe qué se produce en esos 1000 metros alrededor de las escuelas (no hay o no se permite conocer el catrasto provincial)?”.

“Resulta urgente revisar el mapa productivo de la provincia (si es que existe) ya que la mayoría de los pequeños y medianos productores no han quebrado por el fallo judicial. Quebraron por el impagable impuesto inmobiliario rural, el costo de un paquete agroquímico en dólares, la pérdida de productividad de los suelos destruidos debido al monocultivo de la soja, agravado por la deforestación”, destacaron en otro tramo del texto.

Finalmente, manifestaron que “la población y los consumidores están expuestos a los alimentos envenenados que solo pueden circular por la falta de controles ambientales y de calidad nutricional. Toda la producción de la provincia está peligro. Mucho antes del fallo judicial. El campo necesita un gobierno presente porque existe alternativa”.

Enviá tu comentario