Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
FOTO: La Nación
FOTO: La Nación
FOTO: La Nación
En un clima de marcado nerviosismo, el proyecto de ley que legaliza el aborto obtuvo esta tarde dictamen de mayoría en el plenario de las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia de la Cámara de Diputados, al reunir 64 votos a favor y 57 votos negativos. La iniciativa se discutirá mañana en el recinto y la situación de paridad es tal que nadie se atreve a aventurar el final de la votación.

En efecto, a medida que algunos de los indecisos van definiendo su postura, la brecha entre quienes están en contra y a favor de la iniciativa se acorta. Esta tarde los diputados Anabella Hers Cabral, Daniel Di Stefano, Daniel Kroneberger, Atilio Benedetti y Aída Ayala, de Cambiemos, anunciaron su voto a favor. A ellos se sumaron los renovadores Mirta Tundis y Fernando Asensio, junto a Fernando Espinoza, del Frente para la Victoria. En cambio, los diputados Alejandro Grandinetti (Frente Renovador) y Julio Solanas (Frente para la Victoria) ratificaron su voto en contra.

Un aplauso estalló cuando el presidente de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzki (Cambiemos), anunció el resultado del dictamen. Preocupados, los detractores del proyecto se retiraron de la sala con gesto sombrío. Confían en torcer el resultado mañana en el recinto.

"Lospennato, ¡cómo te quiero!", exclamó una exultante Araceli Ferreyra, kirchnerista de primera hora, al abrazar calurosamente a su colega de Cambiemos. Sin división de género ni de partido.

El dictamen en favor de legalización del aborto tuvo mínimas modificaciones respecto de lo anunciado el jueves pasado. En concreto, la iniciativa habilita la práctica del aborto, sin restricciones, hasta la semana 14 de gestación. Asimismo, establece que fuera de ese plazo, la mujer podrá incurrir en esa práctica cuando el embarazo fuera producto de una violación; si estuviera en riesgo la vida o la salud de la mujer o si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

"Este proyecto incluye lo dicho por la Corte Suprema en el caso FAL, es perfectamente constitucional", enfatizó Brenda Austin (Cambiemos).

Quienes votan en contra del proyecto presentaron un dictamen de rechazo. "La única solución que proponen para las desigualdades e injusticias que describen es el aborto, con un claro mensaje para quienes se enfrente a su propuesta: 'Si no aceptás el aborto, aceptás la muerte de las mujeres que se encuentran en estado de vulnerabilidad'. Una especie de elección obligada entre uno y otro sin posibilidad de opción por ambos", plantearon los críticos del proyecto.

Advirtieron además que "la cifra de 500 mil abortos está sobreestimada y faltan datos serios y confiables sobre la cantidad de abortos que se realizan en Argentina, de modo que no puede esgrimirse dicha cifra como principal motivación para una decisión en la que están en juego valores tan decisivos".

"Lo que busca este proyecto, poniendo el acento sólo en la legalización del aborto, no es reducir verdaderamente la tasa de mortalidad materna sino utilizar datos y cifras falsas para instalar en nuestro ordenamiento jurídico el derecho al aborto libre. Y asimismo, se propone una modificación legislativa sin contemplar que el ordenamiento legal de nuestro país se construye a partir de la vida como valor superior, lo cual resulta incompatible con el aborto", concluyeron.
Fuente: La Nación

Enviá tu comentario