Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Manifestó el Defensor del Pueblo de Paraná, Luis Garay, sobre Despierta Paraná, el movimiento que se formó ante la carencia de información pública en torno al enlace entre la capital provincial y Santa Fe. Fue en el marco de una jornada abierta para analizar el proyecto.

El Defensor del Pueblo de Paraná, Luis Garay, fue el primer orador de una lista de ocho, luego de que el vicegobernador Adán Bahl dejara abierta la actividad. Comenzó su exposición aclarando que no se iba a referir a cuestiones técnicas de la obra, sino a Despierta Paraná.

“Es un movimiento que nace como reacción hacia un derecho vulnerado por parte del Estado como es el derecho a la información pública”, dijo y agregó: “Me consta porque los hemos acompañado desde la primera vez que fueron a la Defensoría. Sabemos que hicieron todas las presentaciones, como corresponde, por expediente en mesa de entrada, pidiendo todas las explicaciones referidas al proyecto y nunca tuvieron respuestas concretas”.

Esos interrogantes sobre el tema que deberían responderse a través de un acceso libre, por parte de la ciudadanía, a la información pública. Por ese “montón de dudas que tenemos es que decidimos acompañar el movimiento Despierta Paraná”, dijo.

Señaló, además, que como contrapartida recibieron la crítica y menosprecio de parte de funcionarios que a través de declaraciones periodísticas minimizaron el tema y el movimiento, “planteando que era una cuestión de unos poquitos revoltosos, que tenían intereses individuales o partidarios”. Manifestó que así se pretendió “llevar un tema colectivo a uno individual, con argumentos poco sólidos, como decir que estos vecinos están en contra del progreso”.

Concluyó en que los dirigentes políticos, una vez en el gobierno, deben hacer realidad las promesas referidas a la participación ciudadana y a gestiones de puertas abiertas.
Competencia al túnel subfluvial
Por otro lado, se preguntó “cuál es el beneficio de tener hoy un puente paralelo al túnel (subfluvial)” y expresó su preocupación respecto a la posibilidad de que se constituya en una competencia directa para el viaducto.

Al respecto, detalló que el túnel es un ente biprovincial y lo que se recauda es para Entre Ríos y Santa Fe. En cambio, cuando se construya un puente a poca distancia del túnel, los recursos que surjan del nuevo enlace “seguramente irán a una empresa privada hasta que se termine de pagar la obra y después a la jurisdicción nacional”. Aunque reiteró que se carece de información oficial.

Más adelante, aclaró que “todos queremos un puente” que sea una conexión bioceánica, que sea una vía especialmente para el tránsito pesado con el fin de volverlo más fluido y seguro. Sin embargo, la traza anunciada impactaría directamente sobre la zona del barrio de la Toma Vieja y desembocaría en los accesos a la ruta 168, con lo que no se cumpliría con el objetivo de desviar el tránsito pesado.

En cuanto al túnel subfluvial, informó que mantuvo una reunión con los directores del ente de ambas provincias (Entre Ríos y Santa Fe), quienes le manifestaron que carecen de informes oficiales respecto a si la obra podría tener impacto en el viaducto.
Fuente: APF Digital

Enviá tu comentario