Atención

Esta im√°gen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
‚ÄúNo es un per√≠odo de vacaciones. Lo que se suspende es la presencialidad, en el aula, de alumnos y docentes‚ÄĚ, remarc√≥ este lunes el licenciado Mart√≠n M√ľller, presidente del Consejo General de Educaci√≥n.

A las palabras le puso especial énfasis, tal como hizo el Gobierno al hacer una conferencia encabezada por el gobernador para hablar de cómo se trabaja para que no avance la circulación del coronavirus en el territorio entrerriano. El desafío, entonces, lo tiene el Estado pero también cada uno de los ciudadanos.

‚ÄúApelamos a la conciencia de los docentes y fundamentalmente de las familias para garantizar esta tarea pedag√≥gica en las casas, de los ni√Īos y adolescentes‚ÄĚ, enfatiz√≥ el hombre que conduce el √°rea de Educaci√≥n de la Provincia. Entonces, ¬Ņqu√© hacen las escuelas? Aqu√≠ el caso del Colegio Capuchinos Concordia.
La experiencia en Capuchinos
La escuela de nivel secundario empezó este 2020 con el desafío de sistematizar los espacios de formación virtual y coincidir todos en un mismo entorno, para el acceso de la totalidad de los integrantes de la comunidad educativa. Sin proponérselo, estaban implementando una herramienta a la que hoy recurren ante la eventualidad de la suspensión de clases.

‚ÄúSe trata de una adaptaci√≥n que sabemos que llevar√° tiempo completar, por ello la hemos proyectado en etapas, con objetivos a mediano plazo que vamos concretando. Para muchos es dif√≠cil abandonar el concepto de clase presencial y esforzarnos por concebir una estructura de clase que no tenga a un docente frente a un grupo‚ÄĚ, explic√≥ el profesor Andr√©s Moulins, rector. ‚ÄúPero los tiempos nos demuestran que es preciso incursionar en nuevos formatos, diversificar las propuestas y animarnos a explorar nuevos escenarios‚ÄĚ, mencion√≥ luego.
Los primeros pasos, con alto porcentaje en línea
El ciberespacio es insondable ‚Äúy su potencial para favorecer nuestra tarea, incre√≠ble. Como educadores somos muy optimistas‚ÄĚ, destac√≥ en comunicaci√≥n con El Entre R√≠os. Y ofreci√≥ un dato contundente: este lunes, primer d√≠a de ‚Äėno-presencialidad‚Äô (en t√©rminos de las autoridades provinciales) ‚Äúten√≠amos a la tarde un 97.6% del alumnado en l√≠nea, interactuando con docentes‚ÄĚ.

‚ÄúNos alegra, en la adversidad, ver c√≥mo las familias est√°n junto a sus hijos acompa√Ī√°ndolos a encarar los desaf√≠os que se plantean on-line‚ÄĚ, resalt√≥ junto al profesor Nicol√°s Sampieri, vicerrector. Ambos destacaron que el equipo directivo est√° monitoreando intensivamente la labor de los docentes y la participaci√≥n de los estudiantes, al tiempo que se comunica con familias, resuelve dudas y chequea el tr√°fico de la plataforma.
¬ŅQu√© se les ofrece a los alumnos?
‚ÄúLas propuestas de trabajo que vemos en el entorno son diversas y sugestivas: lo que no se negocia es el tiempo necesario para encarar las clases en el hogar‚ÄĚ, aclar√≥ desde la escuela secundaria con m√°s de 110 a√Īos de historia.

Observaci√≥n de videos y comentarios, resoluci√≥n de trivias, cuestionarios, b√ļsqueda de informaci√≥n, informes de lectura, redacci√≥n de textos, cotejo de fuentes, experimentos, exploraci√≥n de p√°ginas especializadas, entre muchas otras ideas son las que circulan en las m√°s de 200 aulas virtuales creadas y activas en el colegio.

Los estudiantes pueden acceder desde sus teléfonos inteligentes o computadoras personales para seguir las propuestas de trabajo de cada curso.

Aclar√≥, ante la consulta sobre qu√© balance realizan hasta aqu√≠, que ‚Äúes temprano para hacer una evaluaci√≥n del rendimiento y funcionalidad de este canal y nueva l√≥gica en las clases, pero a priori estamos muy satisfechos porque vemos que el trabajo intelectual de nuestros estudiantes y docentes no se toma descanso. No hay excusas: el acceso a internet es la √ļnica condici√≥n, que no es barrera pues est√° extendida entre todos nuestro alumnado‚ÄĚ.

‚ÄúDescansa en nosotros la responsabilidad de usar bien y productivamente la tecnolog√≠a y no caer en falsas premisas que la ven como la responsable del fin de la lectura o de la desaparici√≥n de los libros‚ÄĚ, reflexion√≥ y cit√≥ que, como declara la UNESCO, ‚Äúen la era de los tel√©fonos inteligentes se lee tanto o m√°s que antes, solo que en lapsos m√°s cortos e interrumpidos. Tenemos que aprovechar que la lectura est√° y hacerla valer‚ÄĚ.

Los dos directivos concluyeron: ‚Äúes deseo del colegio que estos d√≠as de estancia obligada en el hogar sirvan para que nos abramos a otras formas de acceder al conocimiento, que despertemos la curiosidad y crezcamos‚ÄĚ.
Fuente: El Entre Ríos.

Envi√° tu comentario