Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
En un escenario de elecciones desdobladas, Bordet aparece como el gran beneficiario

El próximo 9 de junio los entrerrianos volveremos a las urnas y si bien la historia nunca está escrita hasta que se la escribe es muy probable que al final de ese día se confirme lo que todos sospechamos, que Gustavo Bordet será gobernador de la provincia por otros cuatro años.

Según varias y recientes encuestas Bordet estaría en un momento pico de aprobación de su gestión, con porcentajes cercanos al 70%. Un número en claro contraste con el del segundo trimestre del 2017, dos años atrás, cuando cosechaba su adhesión más baja, casi tocando 50%. Este número extremadamente alto de hoy, -reflejo tal vez de una gobernación que está muy lejos de ser descollante pero que es ordenada y poco controversial-, seguramente lo ayude a repetir o mejorar sus números de las PASO, tal vez arañando el 60%. Vale recordar que el Domingo pasado la victoria de Schiaretti en Córdoba despertó la admiración nacional al imponerse con un no muy distinto 57% de los votos.

Atilio Benedetti por su parte, y siempre según estas mismas encuestas, podría igualar o superar su resultado anterior de 33 puntos, siempre muy lejos de Bordet. Como consuelo, la suma de los dos candidatos de Cambiemos en Córdoba, Negri y Mestre, sería superado por el número que hoy se proyecta para el radical entrerriano.

"A Bordet podría irle mejor que al mismísimo Schiaretti, podría incluso arañar 60% del voto"

Respecto de las elecciones presidenciales, y a pesar de la delicada situación económica, Mauricio Macri se mantiene competitivo de la mano de una aprobación de gestión cercana al 40% aunque muy lejana del 60% de hace menos de dos años atrás. Ese nivel de aprobación hace que su intención de voto se mantenga por encima del piso de 30%, en una especia de empate virtual con la ex presidenta Cristina Kirchner quien tiene una intención de voto parecida. Está claro que los números de la candidata de Unión Ciudadana son mejores, aunque marginalmente, comparados con los de hace algunos meses atrás.

Lo interesante es lo que sucede con las intenciones de votos de Lavagna y Massa. En la provincia poco más del 10% estarían hoy dispuestos a votar por el ex ministro de economía de Néstor Kirchner, mientras que la adhesión por Massa estaría por encima del 8%.

Por estos días parece ser un secreto a voces, incluso adelantado por el intendente de Tigre Julio Zamora y referente del massismo, que Massa sumaria fuerzas con Cristina. Queda entonces por ver cuánto de esos 8 puntos potenciales podrían ir en esa misma dirección si se terminara dando ese escenario.

" A nivel nacional todavía son varios los melones que deben acomodarse en el carro antes de que se pueda ver un escenario más claro"

Por el lado de Roberto Lavagna, está claro que tanto con cómo sin el auspicio del peronismo federal se apresta a pelear con Macri por una franja similar del electorado. Por lo general este es un grupo que muestra una alta resistencia al kirchnerismo por lo que habrá que ver en las próximas semanas si esta alternativa llamada Consenso 19 se corporiza o no.

En este contexto, también será importante ver cómo juega sus fichas el gobernador Bordet, quien por ahora aparece establecido en una posición equidistante entre Cristina Kirchner y la opción Lavagna, siempre que este sea candidato del peronismo tradicional. Bordet se ha mostrado ambivalente al respecto, pero mantiene su alianza con Urribarri, quien por su lado busca toda oportunidad posible para mostrarse? fotografiado junto a la ex presidenta. Incluso se lo menciona como posible candidato a senador nacional por un peronismo entrerriano que podría llegar unido a los comicios nacionales.

En Entre Ríos, parece darse una situación parecida a las de las otras provincias de la región centro más Mendoza. Gobiernos locales fuertes, moderados, con sectores privados relativamente fuertes y donde la política nacional no termina de jugar un rol muy relevante. Durante estos cuatro años de administración nacional macrista los recursos que estos gobernadores han recibido han sido infinitamente superiores a los del gobierno anterior, lo que hace que su zona de confort sea más la de indiferencia frente a la elección nacional. No tomar partido por nadie en particular parece ser el mejor negocio para todos, por lo menos por ahora.

En definitiva, así como el camino se muestra expedito para Bordet, con pleno control de la administración y legislatura provincial, las elecciones nacionales, donde elegiremos presidente y legisladores nacionales, se muestran con resultado incierto. Para mayores precisiones habrá entonces que esperar los cierres de lista del 22 de junio próximo y también ver cómo responden la inflación y la economía en general durante los meses que viene.? Tenemos largos meses de incertidumbre por delante.
Fuente: El Entre Ríos Edición Impresa

Enviá tu comentario