Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
¿Cuáles son las verdaderas chances de un default y de un colapso económico en el 2020?

En un momento de tanta incertidumbre respecto a lo que nos depara el futuro a los argentinos, y cuando todavía no se conocen a ciencia cierta quienes van a ser los candidatos presidenciales aun cuando ya se tiene una más que fundada sospecha, resultó muy interesante tener la oportunidad de conversar con un ejecutivo de uno de los fondos de inversión internacionales que tal vez sea el principal tenedor de bonos argentinos en la actualidad. Sus impresiones, si se las recibe sin anestesia, resultan bastante fuertes pero en vistas a lo que esta misma persona se expone si las cosas aquí terminan mal, parecieron por demás honestas.

Curiosos por conocer la opinión del ejecutivo respecto de las consecuencias de una posible vuelta del kirchnerismo al poder, la pregunta obligada en la tertulia fue pedirle su opinión sobre lo que podría ocurrir si Cristina Kirchner es elegida nuevamente presidente.

El especialista en cuestión dio una respuesta extendida y que trato aquí de resumir, poniendo inmediato énfasis en que la volatilidad cambiaria y la suba ininterrumpida del riesgo país refleja hoy sobre todo el miedo que los cientos de miles de ahorristas, grandes y chicos sin distinción,? están sintiendo por adelantado ante la posibilidad cada vez más concreta de su retorno.

"Según esta voz, si Cristina Kirchner fuera elegida -y contrario a? lo que muchos piensan- ¨el mercado¨ no le daría el beneficio de la duda ni por un minuto"

En su opinión, los operadores internacionales sienten que lo que se conoce como ¨el mercado¨ no le va a dar ni siquiera el beneficio de la duda a un gobierno de Cristina, el que creen no tendría ¨capital de trabajo¨ disponible como para manejar el tema de la deuda o lidiar con las múltiples necesidades de moneda dura que tiene el país. Sin el recurso de los dólares? y en una espiral que debería conducir a? un default casi inmediato, y esto sin que importe demasiado todos los esfuerzos que el FMI pueda hacer para ayudarla, la primera respuesta de un eventual gobierno kirchnerista sería volver a una emisión monetaria indiscriminada, la? que fue la que en primer lugar nos devolvió a un mundo de inflación del que nos había quitado al crisis del 2001.

Colapso en la inversión, inflación aun más alta que la actual que ya es ciertamente insoportable y caída colosal del producto bruto, la que nos podría hacer acordar a la muy actual retracción de la economía venezolana,? serían las consecuencias inevitables según el decir de este analista, al que ciertamente se lo veía muy preocupado ante lo que le podría suceder a sus acreencias con el estado argentino.

"Conscientes de la posibilidad de su retorno y de las potenciales consecuencias, la gran incógnita es saber si los gobernadores peronistas van a? terminar apoyando su candidatura"

Escéptico de una eventual candidatura de Lavagna, a quien observaba como la mejor alternativa electoral posible, para él la gran incógnita era que iban a hacer los gobernadores peronistas ante un escenario Macri-Kirchner. En general ve en los gobernadores, entre los que incluye a Bordet, a unos pragmáticos que por otra parte entienden las reglas de juego y que son altamente conscientes de lo que una vuelta al poder de Cristina Kirchner significaría. Para la época de las elecciones generales todos o casi todos deberían haber sido reelegidos, y sus intereses tal vez ya no estarían más alineados con los de la ex presidenta. Mucho por perder, muchísimo, casi nada para ganar si vuelve la señora.

Todos sabemos muy bien que las cosas nunca terminan dándose como uno se los imagina -y aquí los escenarios alternativos son múltiples-, pero a veces sí parece adecuado prestar atención a? voces que tienen cosas que decir y que no son las que uno quiere escuchar. En una situación difícil como la que estamos, resulta angustiante tener que imaginarse un escenario como el planteado, pero por lo menos al día de hoy queda la esperanza de saber qué todavía el futuro está en nuestras manos. En los meses que vienen, deberíamos tener tiempo de sobra para evaluar candidatos y posibles escenarios y terminar de entender si el aquí descripto es uno de posibilidad cierta. Hoy, la moneda todavía está en el aire.
Fuente: El Entre Ríos Edición Impresa

Enviá tu comentario