Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Tiempos de campaña, tiempos de anuncios. Algo explicable, por cuanto “se ha secado” por agotamiento, la posibilidad de inaugurar obras o de, mediante un acto formal de poner en marcha su iniciación; comienzan los anuncios sesgados, entendiéndose por tales, los que surgen no de la boca de gobernantes responsables de su ejecución, sino de las promesas de dirigentes políticos del oficialismo gobernante, en la mayoría de los casos de legisladores.

Nada que no se haya hecho siempre, y seguramente nada que no se seguirá haciendo, por cuanto –según se dice- de verdad, en lo que respecta a los comportamientos humanos no hay nunca “nada nuevo bajo el sol”. Consideraciones las precedentes que no significan poner en duda las palabras de un legislador de “Paraná Campaña”, al anunciar, luego de una reunión con el gobernador de nuestra provincia, que la actual administración va a proceder a la repavimentación de la ruta N°32 en el tramo que une Viale con Crespo.

En tanto resulta de interés, a los fines de nuestras consideraciones que siguen a ellas, un fragmento de las declaraciones del legislador que formula el anuncio, cuando el mismo al hacerlo señala que “se trata de una obra muy esperada por los vialenses y fundamental para la producción de la zona; ni más ni menos, significa un compromiso asumido por nuestro gobernador en el marco de una política de Estado orientada a potenciar la matriz productiva entrerriana, y que se comenzará a concretar con el llamado a licitación que el gobierno realizará antes de fin de año". Es que esas declaraciones vienen a mostrar con claridad, que nuestro gobierno provincial, pese a sus esfuerzos, continúa siendo de “manta corta”, ya que, frente a reclamos diversos de obra pública desde lugares distintos de su geografía, “hace lo que puede” para actuar arbitrando una peculiar “puja distributiva”, que en este caso concreto, tiene que ver con la que se da respecto a la obra pública, su naturaleza y el lugar de su emplazamiento.

Es que si bien por nuestra parte no dudamos de la necesidad imperiosa que se lleve a cabo esa “obra de mantenimiento” –la que dice mucho de la transgresión de una pauta de gobierno a la que nos hemos referido en forma reiterada, cual es que en materia de obra pública se debe priorizar la preservación de las existentes, antes de la iniciación de nuevas obras- entre las localidades mencionadas, la existencia de “una puja distributiva” a la que nos referíamos, queda en claro si se tiene en cuenta el insistente reclamo de toda la comarca en la repavimentación integral de la ruta…XXXXX.. entre Colón y Villa Elisa, la que en la mayor parte de ese tramo debe considerarse, por la intensidad de su tránsito, como una vía urbana. Y que quede bien claro que no es nuestro interés, terciar en esa puja con una pregunta –¿por qué a ellos y no a nosotros?- sino señalar la existencia de esa puja.

Sin siquiera sugerir que su resultado depende de la distinta habilidad y peso político de los diferentes legisladores lugareños, ya que no ponemos en duda ni la capacidad y empeño de ninguno de ellos, ni la imparcialidad de nuestro gobernador al momento de tomar éste una decisión a ese respecto. En las aludidas declaraciones, se hace referencia también a la “potenciación de la matriz productiva entrerriana”, en lo que no es sino la actualización de una expresión muy utilizada por el “primer kirchnerismo” – partiendo del supuesto que el actual sea el tercero”, cuando se hablaba de conformar para nuestra sociedad “una matriz productiva acumulativa y diversificada, con inclusión social”.

Sin desconocer que al expresarse de ese modo se lo hace de una manera correcta, más allá de la forma en que la misma se instrumente y los resultados que se obtengan de su aplicación; por nuestra parte preferimos aludir a la formulación de “políticas globales encaminadas a lograr el desarrollo integral de la sociedad entrerriana”. Ello así, por cuanto de esa manera se deja bien en claro, que se trata de metas en las que el corto plazo, es tan solo un paso o una etapa de una trayectoria con un horizonte más lejano, el que simbólicamente se viene a expresar en “ideas fuerza”. Tal como sucedió en el caso del programa que llevó al gobierno de Raúl Uranga, cuando hablaba de la necesidad de “sacar a Entre Ríos del barro”, una meta que casi siete décadas después no se ha terminado todavía de alcanzar.

Enviá tu comentario