Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
Al parecer se da el caso de empresas de la construcción de capitales nacionales quejosas, porque, aunque no sea más que parcialmente, el gobernador Bordet quiere imitar al presidente Trump, con la aparente adopción de la consigna “Primero Entre Ríos”.

Es que según se ha informado, existe una resolución ministerial de hace poco más de un año, con la que, según los quejosos, no se hace sino “cartelizar” la obra pública, es decir que en lugar de un monopolio se establece un oligopolio, una figura que no viene a ser otra cosa que un “monopolio atemperado”, ya que de esa manera se crea una suerte de “club cerrado” de posibles oferentes.

Al menos eso es lo que se escucha argüir por quienes entienden que con esa resolución “se establece un criterio de selección que otorga beneficios a las empresas que tienen Cuit”, situación que beneficia sobre todo a tres empresas, a las que se califica como "las mismas de siempre", y hasta se las menciona por su nombre, ya que se las señala como Losi, Pietroboni y Pitón.

Mientras tanto, esa información se conoce en circunstancias en que se ha declarado desierta por falta de oferentes la licitación de los trabajos de reconstrucción de la “ex” ruta provincial 26, en el tramo que va desde el arroyo El Doctor al Perrucho Verne en el Departamento Colón. Se habla de hacer ahora una contratación directa, previo concurso de precios.

Entretanto suena a chiste que desde fuentes oficiales se mencione como explicación de ese fracaso “las actuales condiciones archiconocidas de los mercados”. Explicación que no alcanza a una demora que se acerca, sino supera, los quince años en dar la solución que ostensiblemente exigía esa parte de la ruta.

Algo que no pareció ver el entonces gobernador Urribarri -célebre por su sembrado de autódromos y algún estadio- ni el actual gobernador Bordet, desde el mismo día de su mandato.

Lo que se nos ocurre como real explicación de lo ocurrido es que teniendo en cuenta la envergadura mínima de la reconstrucción, los potenciales oferentes la ven como “una obrita”, de la que ni vale siquiera pensar en ocuparse de su realización.

Y partiendo de ese presupuesto es de lamentar que autoridades y legisladores locales no hayan en su momento “ligado” la obra que nos ocupa a la construcción de las rotondas distribuidoras del tránsito, como las que se construyeron en su momento con un excelente resultado en la misma ruta en el tramo Colón-San José.

A la vez que se nos ocurre algo que somos conscientes de que puede ser tomado como una humorada y hasta cierto punto lo es: ¿no se podría pedirle a los llamados “los mismos de siempre” que se encarguen de la realización de la obra constituyendo una UTE (Unidad Temporal de Empresas), y cobrando únicamente el costo, “como yapa” a tantas otras obras con las que han sido favorecidos?

Mientras tanto, la conclusión que se puede sacar es el escaso “peso político” que tiene la comarca en el orden provincial, ya que de no ser así, de “otra forma hubiera cantado Gadel”.
Fuente: El Entre Ríos (edición impresa)

Enviá tu comentario