Mientras el campo será la recuperación económica para Entre Ríos cuando finalice la próxima campaña, el Estado limita en 300.000 hectáreas la superficie de la Provincia, con una medida ridícula y populista. PArece que lo que está prohibido es pensar y usar la inteligencia para resolver los problemas.

Mirá también

Enviá tu comentario