Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
El martes 30 de octubre se vivieron momentos de extrema tensión en la Municipalidad de Concordia y a escasos metros del despacho del Intendente Enrique Cresto. Todo comenzó cuando una mujer y su niño con capacidades diferentes fueron a solicitar una ayuda alimentaria. La mujer comenzó a romper vidrios y a gritar, por lo que desde la Secretaría Privada, Claudia Villalba llamó a la Policía y allí comenzaron los incidentes.

Los hechos desembocaron en la detención de un funcionario municipal, el director de Cultos, Rafael Blanco, y de su hijo, también contratado municipal, Alejandro Blanco. Daniel Osuna, presidente de la Asociación de Pastores Unidos de Concordia, consideró apropiado y necesario hacer oír su voz, aportando una reflexión sobre lo sucedido. El religioso estima necesario que sean reconsiderados los protocolos de seguridad y de "atención inmediata y efectiva a casos de demandas asistenciales".

También, no duda en repudiar "el abuso de autoridad de la fuerza pública" a la par que se solidariza no sólo con la madre que fue a pedir ayuda sino también con el funcionario detenido y su familia.

Aquí, el mensaje completo:

En mi calidad de esposo, padre, pastor ,de presidente de la Asociación de Pastores Unidos de Concordia ,de hijo y ciudadano de esta ciudad y nación hago público mi enérgico repudio por lo acaecido en el edificio de nuestra municipalidad y que es de público conocimiento, quedando de manifiesta la urgente necesidad de re considerar el Protocolo de Seguridad, de atención inmediata y efectiva a casos de demandas asistenciales , además de repudiar el abuso de autoridad de la fuerza pública o de quienes en ese momento la representaron hiriendo la excelente imagen de la institución policial y de la mayoría de sus integrantes, en tiempos donde el género femenino está luchando por su merecido respeto y espacio social no puedo menos que expresar mi indignación .

Confío en que la justicia será justa y que se tomaran las medidas necesarias para que nunca más se vuelva a repetir este tipo de situaciones porque vivimos en un marco democrático y deseamos hacer honor al nombre de nuestra ciudad, en Concordia.

Vaya mi solidaridad a la madre e hija que fueron a solicitar asistencia alimentaria y también especialmente a Rafael, Gabriela y Alejandro Blanco.
Fuente: El Entre Ríos

Enviá tu comentario