Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
En este nuevo segmento nos proponemos generar un espacio en el que podamos compartir experiencias, conocimientos y herramientas de gestión que afectan a todo tipo de organizaciones tanto empresariales como en las distintas instituciones de la sociedad.

El liderazgo ha sido y es un tema de interés general, no solo en el ámbito de las empresas sino también a los vinculados con la administración pública, las universidades, hospitales, escuelas, ONG y demás instituciones de la comunidad.

Actualmente la actividad de los individuos (con raras excepciones) se encuentra inmersa en organizaciones y en este contexto una gran cantidad de personas se han visto en la situación de tener que asumir responsabilidades de conducción, muchas veces sin tenerlo como objetivo personal y mucho menos estando preparado para hacerlo pero sin embargo todos sin excepción nos vemos afectados por esas circunstancias.

La buena o mala calidad de gestión siempre impacta en cada uno de nosotros, la idoneidad en gestionar para obtener resultados o rendimientos superiores en las organizaciones de la sociedad determina la capacidad de generación de recursos y como consecuencia de ello en la calidad de vida de la mayor parte de sus habitantes.

Por ello podemos sostener que la buena gestión es el motor de la Sociedad y sus Instituciones y en tal sentido es una realidad que no se puede ignorar, que debemos asumir y evaluarla por su efectividad y eficiencia

Podríamos afirmar entonces que el liderazgo o la gestión es la función más importante en una sociedad compleja en permanente proceso de cambio, adaptación y renovación.

En estos tiempos que nos toca transitar sin tener en claro aún cuáles serán los impactos y consecuencias del Covid 19 en todos los ámbitos de nuestra vida, resulta imprescindible que quienes conducen sean conscientes del rol que deben asumir.

Si bien desde el punto de vista histórico evaluar la calidad de gestión se profundizó después de la segunda guerra mundial, entendemos que es necesario de modo permanente cuestionar y poner en evidencias las distintas modas, relatos, conocimientos poco fundamentados y contenidos pseudocientíficos que afectan negativamente a los conceptos de gestión.

En ninguna otra profesión sería factible tanta libertad y arbitrariedad para desplegar teorías o conceptos de modo casi irresponsablemente alegre. Imaginemos en las ciencias médicas, en las distintas ingenierías, en las finanzas o simplemente en un piloto de avión o en un cirujano que no se hayan capacitado y adquirido experiencia práctica antes asumir sus responsabilidades.

Sin más en el ámbito de la gestión política tenemos sobrados ejemplos de ineficiencia e ineficacia que nos afecta no solo el presente sino y aún más importante, el futuro.

En mis más de 40 años de profesión en gestión de personas y desarrollo organizacional, en empresas multinacionales, empresas del estado, reparticiones públicas, como docente universitario y consultor, he tenido la oportunidad de observar, conocer e intercambiar experiencias con gestores de todas las edades, de distintos niveles de dirección y de diversas regiones en el mundo.

Observar qué consideraban y consideran importante y qué no, cómo piensan y sienten, sus reacciones ante lo que pueden y lo que no, qué les resulta fácil y qué les cuesta. He conocido buenos y malos gestores, los que gestionaban bien y los que lo hacían mal o muy mal.

Compartir éxitos y fracasos, entender que liderar o conducir se debe asumir como una profesión y en consecuencia factible de aprender seguramente colisionará con las teorías que sostienen que quien no nació para conducir no tiene ninguna chance de hacerlo. Este concepto es demasiado simplista y lo pondremos en la mesa para rebatirlo.

Nadie ha nacido sabiendo por lo que implícitamente los atributos para ejercer una buena gestión se pueden aprender y además si entendemos a la gestión como una profesión se debe aprender.

Personalmente he tenido la oportunidad de conocer e intercambiar opiniones y experiencias con muchos especialistas en Liderazgo, pero en particular deseo destacar lo aprendido con el Profesor Doctor Fredmund Malik reconocido experto en Europa. Entre los libros que ha escrito recomiendo uno en particular: “Dirigir, Rendir, Vivir” del cual me permitiré recoger varios conceptos para compartir en el futuro con los lectores.

El objetivo primordial del El Entre Ríos es que esta columna sea un espacio de discusiones para plantearnos los grandes desafíos del liderazgo y del gerenciamiento, mucho más en esta época de absoluta incertidumbre y complejidad, analizar herramientas y procesos de gestión, la importancia de los recursos humanos, el rol de la administración pública, de los sindicatos, de los centros de formación, conceptos de productividad, competitividad y otros temas, siempre vinculados a la profesión de gestionar que surjan de este dialogo.

El período que transitamos es tal vez el de la mayor transformación en la historia de la humanidad. En la tecnología, en el cambio climático, en la distribución/composición demográfíca y en la globalización estamos experimentando transformaciones como nunca antes en nuestra existencia.

En este contexto el CONOCIMIENTO es el factor determinante de nuestro destino, por esta razón los invito a compartir, validar y aplicar lo que resulte de nuestro intercambio.

¡Están todos invitados!

Muchas gracias

Lic. Hugo Oscar Mayer
Fuente: El Entre Ríos

Enviá tu comentario