Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
La justicia avanza en la investigación del extitular de Vialidad, del Sindicato Vial y de la obra social Ospa Vial. El levantamiento se produjo a pedido del Ministerio Público Fiscal, en relación a él, su esposa e hijos. De ese modo, la fiscal Patricia Yedro podrá requerir información a la Administración Federal de Ingresos Públicos, entidades financieras y bancos.

Dos afiliados presentaron una denuncia penal contra Lallana el año pasado. Lo hicieron luego de que fueran desatendidos por la obra social, ambos casos graves de salud. En la acusación formal, los empleados apuntaron presuntos delitos de “defraudación, corrupción y enriquecimiento ilícito”.

En el escrito señalaron el crecimiento patrimonial del referente gremial. Contaron que en sus comienzos al frente del sindicato, en agosto 1991, como secretario adjunto Lallana “tenía un Peugeot 504 blanco muy deteriorado y un departamento del Barrio Lomas del Mirador. En una vivienda de construcción social”. No obstante, tras ganar las elecciones en 1995, al quedar al frente del gremio porque el secretario general, Santiago Gaitán, comenzó a dedicarse a la política partidaria, “a partir de ese momento comienza el crecimiento económico de acelerado de Lallana. De un auto en malas condiciones, casi destruido, adquiere inmediatamente un VMW gol color bordó”, detallaron.

La denuncia también mencionó una “mansión de Lallana en Sauce Montrull, depto. en CABA a metros del Shopping Abasto, casa en Piedras Blancas, dptos. en la provincia más precisamente en Paraná, casa en Las Grutas provincia de Río Negro donde suelen concurrir los fines de semana largos o días de descanso”, aunque apuntaron que “nada tiene a su nombre; están a nombre de parientes e hijos o parientes políticos”. Y remarcaron: “Que quede claro: Juan Carlos Lallana no cobra gastos de representación ni sueldo ni en el sindicato ni en la obra social, solo percibe sus haberes como empleado de Vialidad”.

Más adelante, el escrito marcó que “en un plenario de secretarios generales en la Federación Argentina de Trabajadores Viales toma el cargo de Ospa Vial, la obra social del personal de la actividad vial. A partir de ese hecho es cuando toma mayor impulso su crecimiento económico personal y un notable cambio sustancial en la vida de toda su familia”.

También, se hizo referencia al distanciamiento de Lallana con Gaitán y el avance patrimonial del primero con distintos inmuebles y vehículos. Al respecto, indica la denuncia que Lallana se “moviliza en el vehículo de la obra social en forma permanente, haciendo rendición de cuentas a la obra social de todos los gastos que demanda dicha utilización como de combustibles, servicio técnico, arreglo, repuestos, seguros, cubiertas, etcétera”.

En un tramo del escrito, señalaron: “También es de suma importancia averiguar cómo se hacían las triangulaciones para el pago de las prestaciones que no se cumplían a través de la Mutual Dospav (Dirección Obra Social Personal Activo Vial) que Lallana preside junto a la obra social Ospa Vial, ya que es presidente del consejo directivo a nivel nacional de la obra social. A través del Código ‘Calidad de vida’, el descuento que pagamos todos los trabajadores cuentan con ‘ese servicio especial’ para las prestaciones de alta complejidad, es cobrado directamente por Dospav, sin necesidad de cubrir ninguna enfermedad de esas características, ya que el Programa Médico Obligatorio (PMO) se hace cargo a nivel nacional. ¿Y la Superintendencia de Seguro de Salud? Ospa Vial paga en forma directa per cápita y lo que se recibe por ‘Calidad de vida’ queda en Dospav, si concreta en ningún momento la prestación ya que Ospa Vial y PMO es la que se encarga de cumplir el pago de la prestación, una triangulación que nos perjudica, y ante que defender nuestros derechos utiliza su función para beneficio propio y de terceros”.

“Por estas particulares situaciones que llaman la atención, considero que habiendo tomado conocimiento acerca de estas cuestiones, se debería iniciar una investigación que pueda establecer si las personas físicas y/o jurídicas mencionadas a lo largo de esta presentación se encuentran involucradas en maniobras constitutivas de los delitos de enriquecimiento ilícito, defraudación, corrupción, lavado de dinero, figuras delictivas tipificados en el Código Penal de la Nación”, remarcaron en la denuncia.

Y subrayaron: “Para realizar maniobras delictivas, de adquisiciones de bienes de de grandes sumas de dinero que no compatibilizan con sus ingresos, se requieren dos cuestiones. La primera es estar asesorado por abogados, contadores y escribanos altamente capacitados. La segunda, es contar con la actitud complaciente de diferentes autoridades políticas y de los organismos de control para no alertar acerca de movimientos sospechosos de dinero”.
Patrimonio
En el marco del inicio de la causa, se le pidió a Lallana que entregue su declaración jurada en la justicia. Como no lo hizo, tuvo que pedirse a la Contaduría General de la provincia que informe sobre la declaración jurada sellada que deben entregar todos los funcionarios públicos. Así se conoció el 16 de agosto del año pasado en el programa “Cuestión de Fondo”. En respuesta a un oficio enviado por la fiscal Yedro, la Contaduría informó el 28 de junio de 2018 que Lallana jamás brindó detalles sobre la conformación de su patrimonio.
Hostigamiento laboral
Pero esa no es la única acusación que pesa contra Lallana. En febrero pasado una empleada de Ospa Vial denunció por hostigamiento laboral a tres superiores, entre quienes se cuenta el extitular de Vialidad.

Según el texto que se presentó en las oficinas del Programa Defender de la Secretaría de Trabajo de la provincia, la denunciante dijo haber trabajado “en negro” varios años y mencionó “acciones que menoscaban su persona como trabajadora, pero esencialmente como mujer”.

Se apunta a Lallana como “victimario por acción o comisión de persecución permanente mediante insultos, gritos y destrato”. Además, se denunció al extitular de Vialidad provincial por “acoso sexual con invitaciones deshonestas fuera del horario de trabajo, alusiones a la vestimenta interior de la denunciante y sus modos femeninos”.
Fuente: Análisis

Enviá tu comentario